top of page

Art Nouveau (modernismo)

A lo largo de los siglos, a través de modas y movimientos, la trifora ha demostrado su maleabilidad adoptando muchas formas e influencias diferentes. Nunca se ha rendido y siempre se ha reinventado. Metamorfoseando sus tres arcos en una sola curva, se ha rediseñado para adaptarse a los gustos actuales, de modo que pueda seguir dejando su huella en el paisaje, donde su identidad es innegable.


#maronitas


Por: Dr. Amine Jules Iskandar

Syriac Maronite Union-Tur Levnon

Asociado de maronitas.org

Escrito para Ici Beyrouth

Publicado el 6 de enero de 2024


El Art Nouveau (o modernismo) abarca principalmente el periodo comprendido entre 1890 y 1910, pero fue sobre todo la Primera Guerra Mundial la que puso fin a esta viva expresión creativa. Este estilo surgió como reacción al excesivo racionalismo y frialdad de la industrialización, pero también como forma de romper con el academicismo, dependiente de los prototipos del Renacimiento. Reacio a repetir las formas del pasado, el Art Nouveau pretendía ir más allá, ofreciendo una alternativa al historicismo oficial. Era una búsqueda de inventiva y creatividad, para expresar la sensibilidad de forma contemporánea.


Sensualidad femenina


El Art Nouveau se caracteriza por su diseño naturalista y femenino y su saturación decorativa, invadida por las curvas, los colores potentes y la asimetría generada por los caprichos de la naturaleza. La musa femenina es aquí etérea, misteriosa, sensual y erótica. Como las ondulaciones y curvas de los fluidos entrelazados, es viva, libre, incierta y esquiva. El Art Nouveau se rebeló contra la uniformidad y prosperó en la diversidad. Su lema era lograr la unidad del arte y la vida.


Era una búsqueda de nuevas formas, acompañada de una ornamentación inspirada en la flora y la fauna, e inspirada en la paleta de colores vivos de las estampas japonesas que invadían los interiores de moda. La obra científica Formes artistiques de la nature, del biólogo alemán Ernst Haeckel, publicada entre 1899 y 1904, fue una importante fuente de inspiración. Los artistas también se inspiraron en láminas de obras sobre botánica, anatomía y zoología, así como en ilustraciones de libros de Julio Verne.



#patriarca #maronita

La naturaleza como modelo


Como ya decía Eugène Viollet-le-Duc en el siglo XIX, la arquitectura debe seguir la lógica de la naturaleza. Este sería el credo del Art Nouveau, que pretendía evolucionar con la misma flexibilidad orgánica. Los tres arquitectos emblemáticos de este movimiento siguieron los pasos de Viollet-le-Duc. En Bruselas, fue Victor Horta. En Cataluña, Antonio Gaudí, arquitecto de la Sagrada Familia, describió la obra de Viollet-le-Duc como «su biblia arquitectónica». En Francia, Hector Guimard diseñó fundiciones industriales siguiendo el estilo gótico preconizado por su gran maestro.


La fuerza de estos arquitectos artísticos reside en su capacidad para sugerir en sus obras organismos en crecimiento, más que productos acabados. Inyectaban vida como la savia que riega las plantas, a través de las venas y los movimientos en las ondulaciones. Liberaron curvas infinitas que abrazan la madera y la piedra, el acero y el cristal. Victor Horta jugó con estos materiales en el Hôtel Tassel de Bruselas en 1892. Antonio Gaudí hizo lo propio en Barcelona en la Casa Milà (1910), el Parc Gùell (1900-1914) y la Sagrada Familia.


Arte joven


El Art Nouveau es el arte de una joven generación de artistas. En Alemania se conoce como Jugendstil, que significa «estilo juvenil». Tenía todas las características de un «arte total», que abarcaba desde la arquitectura hasta los objetos cotidianos, los carteles, los mosaicos, las vidrieras, la escultura y la ebanistería. El arquitecto belga Henry Van de Velde extendió la dinámica de sus curvas a sus diseños de vestidos femeninos. En su publicación Le Déblaiement d'art, intelectualizó el principio de continuidad entre las artes decorativas y las llamadas artes nobles.


El nombre «Art Nouveau» parece haber sido inventado por Van de Velde. Pero fue en París donde el término se generalizó, con la apertura en diciembre de 1895 de la galería de Siegfried Bing conocida como la «Maison de l'Art Nouveau». Ofrecía cristalería y muebles de Tiffany, Lalique, Van de Velde, Gaillard y De Feure.


En algunos lugares, el Art Nouveau dejó su impronta en los espacios públicos con fachadas de tiendas, entradas de edificios y, sobre todo, las entradas del metro de París en 1900, obras maestras del joven Hector Guimard, que aún no había cumplido los treinta años. Algunos edificios parisinos de estilo haussmaniano adoptaron las curvas y asimetrías que el Art Nouveau tomó prestadas de la naturaleza. Este arte fue esencialmente urbano, floreciendo en grandes ciudades como París, Bruselas, Viena, Glasgow y Barcelona, así como en Reims y Nancy.


#Lebanon

La trífora libanesa


En el Líbano, el Art Nouveau parece haber debutado únicamente en el mobiliario y los objetos decorativos. En el campo de la arquitectura, hubo que esperar hasta el final de la Primera Guerra Mundial para que aparecieran algunos arcos que abarcaran de un solo golpe las tres arcadas libanesas. Este periodo coincidió con la aparición, en los años veinte, de un nuevo estilo, el «Art Déco», que rápidamente suplantó al Art Nouveau y dominó el paisaje arquitectónico libanés, sobre todo en las zonas urbanas. Como en Europa, incluso las casas de campo Art Nouveau fueron siempre encargadas por habitantes de las ciudades.


Con la excepción de la casa del jardín de Arts et Métiers de Beirut (Sanayeh), rebosante de formas y colores en un florecimiento de asimetrías, el Art Nouveau en Líbano se redujo a esbeltas arcadas subdivididas en tres partes, en sustitución de la tradicional trifora (triple crujía). Rara vez se extendía al hierro forjado o a la carpintería de puertas y ventanas.


En el interior de los pisos, encontrará servicios, aparadores y percheros enriquecidos con curvas y formas vegetales. Aquí y allá, encontrará cubiertos de plata, encuadernaciones de libros adornadas con ondulaciones doradas, litografías al estilo de Toulouse Lautrec o Pierre Bonnard, adornadas con letras de estilo Art Nouveau a la manera de Jules Chéret. Junto a ellas, jarrones y otros objetos decorativos de pasta de vidrio. Algunos son auténticas piezas del artista naturalista Émile Gallé, tan popular entre la alta sociedad parisina a finales de la década de 1890.


Flexibilidad y ergonomía


El mobiliario Art Nouveau adopta formas orgánicas, incluso ergonómicas. La madera esculpida de las sillas evoca una impresión de suavidad adaptada al cuerpo humano. Las líneas son flexibles, ondulantes y fluidas, borrando cualquier discontinuidad impuesta por las divisiones técnicas. Muy pocas piezas sobrevivieron a la guerra libanesa de los años setenta y ochenta. A veces, en pisos o casas de campo descuidados, un perchero de la Belle Époque sigue en pie en un rincón de la entrada.


En Europa, la Primera Guerra Mundial puso fin abruptamente a esta búsqueda creativa de ideas despreocupadas, tiernas, esperanzadoras y llenas de vida. El Art Déco pasó a primer plano después de la guerra, con sus formas viriles, cubistas e industriales. Pero entre estos dos movimientos, el trifora libanés se adaptó rápidamente. Metamorfoseando sus tres arcos en una sola curva, se ha rediseñado para adaptarse a los gustos actuales, y sigue dejando su huella en el paisaje, donde forma parte innegable de su identidad.


Un arte nacional


A lo largo de los siglos, a través de modas y movimientos, la trifora ha demostrado su maleabilidad adoptando una amplia gama de formas e influencias. Nunca ha flaqueado y siempre se ha reinventado. El gran intelectual del movimiento Art Déco, John Ruskin, escribió con razón en Las siete lámparas de la arquitectura que «la arquitectura de una nación sólo es grande cuando es tan universal y firme como su lengua, y cuando las diferencias provinciales de estilo no son más que otros tantos dialectos».


Así, en Líbano, como en Cataluña y Hungría, el Art Nouveau se apartó de su regla universalista para desarrollar una arquitectura nacional que florecería aún más en el Art Déco. Beirut exportó estas nuevas formas a otras ciudades de Levante, como ya había hecho cuando era capital del vilayato otomano.


#libano

 

Para leer el texto original en francés: L’Art nouveau


28 visualizaciones

Comments


bottom of page