top of page

Historia del Monte Líbano en el siglo V, con Abrahán de Ciro

Actualizado: 15 mar 2023

El Monte Líbano, desprovisto de tierras agrícolas, no parecía interesarle a nadie. Permaneció aislado entre sus profundos desfiladeros y sus cumbres nevadas. Los enviados bizantinos no consiguieron abrir la menor brecha en estas montañas, mientras que la costa fenicia era toda suya. Fueron, pues, misioneros más provincianos, con una cultura común y una lengua siríaca, los que pudieron penetrar en estos valles inhóspitos.


#sancharbel, san charbel

Por: Dr. Amine Jules Iskandar

Syriac Maronite Union-Tur Levnon

Asociado de maronitas.org

Escrito para Ici Beyrouth

Publicado el 11 de marzo de 2023


Si la historia oficial del Líbano relata el periodo fenicio pagano y el Líbano moderno del principado, acusa deliberadamente un absoluto ninguneo sobre el periodo intermedio, el de la cristianización de Fenicia y sus montañas. En los años ochenta, un monje antonino, el padre Jean Sader, fue en busca de esta historia intencionadamente ocultada.


#maronites
El monasterio antonino de Mar Achaya (San Isaías), en Broumana. Amine Jules Iskandar

Padre Jean Sader


En un día oscuro y helado del invierno de 1989, el campanario del monasterio antonino de San Isaías (Mar Achaya), en Broumana, apenas empezaba a abrirse paso entre la densa niebla que sepultaba la montaña. Atravesé el bosque helado camino de la cima para reunirme con el padre Jean Sader, o Yohanna en siríaco. El monasterio apenas era visible. Pero una vez allí, las ramas de los cedros empezaban a despegarse de la bruma. Caminé hacia el claustro dominado por los megalitos fenicios que conforman la puerta de la iglesia del monasterio.


#bechara, #rai, #Bkerke
Los megalitos fenicios de la iglesia de Mar-Achaya, Broumana. ©Amine Jules Iskandar

Desde allí me invitaron a entrar en un salón bañado por una fría luz azulada que se colaba desde el exterior. La niebla también parecía invitar a entrar. En este marco intemporal, pude ver la silueta negra de un monje antonino que se acercaba lentamente. Un rostro sonriente, bien protegido bajo su capó, se me apareció por fin en la penumbra. Era mi primer encuentro con el padre Jean Sader. El azul de sus ojos era aún más profundo que toda la atmósfera azulada que sepultaba, aquel día, las laderas boscosas del Líbano y la piedra caliza del monasterio.


Tras las presentaciones, este monje me habló de su último viaje a Europa, donde, durante un congreso, un experto francés le había dicho que los fenicios no existían desde hacía mucho tiempo. Los ojos azules del monje me miraron fijamente y, en el silencio de la penumbra invernal, dijo: «Pero yo soy fenicio», le contesté, «¡y estoy aquí delante de usted!». Dos días después, regresé a París con aquel momento inolvidable.


La montaña olvidada


Al padre Jean Sader le interesaba especialmente la Alta Edad Media. Este periodo, anterior a la llegada de los cruzados, era totalmente desconocido en los libros de historia libaneses. Pero contiene el inestimable eslabón perdido entre la antigüedad fenicia y el Líbano cristiano.


Si la cristianización de los fenicios helenizados de la costa se remonta a los primeros siglos de nuestra era, la de las poblaciones de las montañas fue extremadamente lenta. Las ciudades costeras ya contaban con basílicas prestigiosas en el siglo V, mientras que el interior montañoso seguía celebrando adonas en procesiones de bacantes y plañideras hasta las alturas de Aphqa.


El Monte Líbano, desprovisto de tierras agrícolas, no parecía interesarle a nadie. Permaneció aislado entre sus profundos desfiladeros y sus cumbres nevadas. Los primeros cristianos cruzaron la costa desde Jerusalén hasta Antioquía, sin preocuparse de lo que pudiera ocurrir en los oscuros bosques del Líbano. La política de los emperadores romanos se centraba en los asuntos del cedro.


Ya en el siglo II, el emperador Adriano, por razones económicas, había decidido ser amable y amistoso con este territorio exportador de madera. Tratando de mantener buenas relaciones con los montañeses, les hizo restaurar varios templos, entre ellos los de Aphqa, Beit-Mere y Baalbek-Heliopolis. Incluso después del emperador Constantino (306-337), que había condenado el culto de Astarte, su sobrino Juliano el Apóstata volvió a fomentar la antigua religión, reconstruyendo los templos de Venus-Astarte en Baalbek, así como en Aphqa.


Un paganismo tenaz


Los montañeses del Líbano se aferraban ferozmente a sus tradiciones y sus aldeas seguían siendo inaccesibles para los misioneros. Prueba de ello son las cartas del arzobispo de Constantinopla, san Juan Crisóstomo. Se remontan a finales del siglo IV y principios del V. Algunas iban dirigidas a Constancio, el rey de Constantinopla. Algunas iban dirigidas a Constancio, jefe de la misión en Fenicia. Otra carta se dirigía a Nicolás, y trataba de las misiones encomendadas a Juan el Asceta y a Geronio el Sacerdote. Otras se dirigen directamente a Geronio o a Rufino de Aquilea.


Todas estas correspondencias ponen de manifiesto las dificultades y los fracasos de los misioneros de Constantinopla. En una carta a Rufino, Juan Crisóstomo escribía: «Me he enterado de que en Fenicia han vuelto a estallar graves desgracias. La furia de los paganos ha llegado allí a excesos deplorables, y entre los monjes empeñados en su conversión, varios han sido heridos, otros condenados a muerte».


En otro lugar, en su carta de 405, dirigida «a los sacerdotes y monjes de Fenicia, encargados de la instrucción de los catecúmenos», les exhorta a armarse de valor «para que ninguno de entre vosotros se vea inducido por los problemas actuales a abandonar Fenicia y a alejarse de ella».


Los enviados bizantinos no consiguieron abrir la menor brecha en las montañas, mientras que la costa fenicia era toda suya. Fueron, pues, misioneros más provincianos, con una cultura común y una lengua siríaca, los que pudieron penetrar en estos valles inhóspitos.


El valle del Adonis


Entre ellos, Abrahán de Ciro se dirigió a las montañas de Biblos y más concretamente a Lyban. Allí consiguió alquilar una casa haciéndose pasar por mercader de nueces, que era el principal producto de la localidad. Pero en cuanto se reveló su pertenencia a la comunidad cristiana, fue atacado en su casa y expulsado del pueblo.


Abrahán estaba a punto de reaparecer en la recaudación de impuestos, cuando los sargentos se dedicaron a molestar a los campesinos. Inmediatamente tomó su defensa, utilizando los cien ecus prestados por Emesa para pagar a los agentes del señor. Conmovidos por su acción, los aldeanos adoptaron a Abrahán en su pueblo, dándole por fin la oportunidad de evangelizarlo. Consiguió cristianizar toda la región y, a su muerte, el río de Adonis fue rebautizado con su nombre, Abrahán.


#maronitas
La iglesia en el emplazamiento del templo de Adonis en Mashnaqa. ©Amine Jules Iskandar

En Mashnaqa se construyó una iglesia junto a las ruinas del templo de Adonis. Los demás templos de El y Astarte se fueron transformando en santuarios, la mayoría de las veces dedicados a Nuestra Señora. En este campo, la toponimia libanesa es un tesoro de información. Nombres cristianos como Qadisha, Ibrahim (Abrahán) y Mar-Simaan (San Simeón), trazan la historia de la evangelización del país.


Al mismo tiempo, el gran número de yacimientos con nombres fenicios paganos sigue siendo una prueba de la fuerza del paganismo en el Líbano hasta una época tan tardía. Pueblos como Darbashtart, dedicado a Astarte, o Broumana, dedicado al dios Roumono de las tormentas, revelan aún los numerosos fracasos que sufrieron los misioneros cristianos.

 

Para leer el texto original en francés: Une histoire du Mont-Liban au Vᵉ siècle, avec Abraham de Cyr


Para leer el texto en inglés: En preparación por SyriacPress

112 visualizaciones

Comments


bottom of page