KAFNO (ܟܰܦܢܳܐ)

Publicación y traducción al español por Maronitas.org con autorización y cortesía de Tur Levnon.

El original fue publicado en L'Orient-Le Jour


Por: Dr. Amine Jules Iskandar

Presidente de la «Syriac Maronite Union-Tur Levnon»

Asociado de «maronitas.org»


Entre 1914 y 1918, durante la Primera Guerra Mundial, el Líbano experimentó un verdadero genocidio. Sin embargo, todavía se enseña en nuestras escuelas que la hambruna que diezmó a la mitad de los libaneses en ese momento se debió a la desafortunada coincidencia de factores dispares. Según la historia oficial, estos fueron el bloqueo marítimo de los Aliados, el bloqueo terrestre otomano y la invasión de las langostas.


Sin embargo, los franceses que controlaban el mar abierto rechazaron su responsabilidad señalando que la mayoría de los cereales y otros productos alimenticios solían proceder de los lados de la Beqaa y de Hauran. Las importaciones en el lado del mar eran muy secundarias. Además, el bloqueo terrestre del Líbano seguía siendo estratégicamente inexplicable y sin una razón convincente.


En 1916, a pesar de la invasión de langostas, todavía había grandes depósitos de trigo que fueron destruidos y quemados por orden de Jamal Pashá (o Cemal Bajá). Todos los datos prueban que esta fue una hambruna intencionada y provocada. Fue investigado, planeado, organizado y llevado a cabo con una meticulosa atención a los detalles.


Todo comenzó con la abolición, en 1914, de las capitulaciones firmadas entre las potencias cristianas y la Sublime Puerta (i.e. otomanos), que garantizaban la seguridad de los cristianos del imperio. Entonces la autonomía del Monte Líbano fue abolida. A partir de entonces, se tomarían una serie de medidas draconianas, abriendo inexorablemente las puertas del infierno.


Enver Pashá (o Enver Bajá) delegó entonces en Jamal Pashá la tarea de exterminar a los cristianos del imperio. A partir de entonces llevó el apodo de Jamal Pashá al-Saffah (“el sanguinario”). Para este hombre astuto y maquiavélico, no era cuestión de repetir el error de 1860. La espada utilizada en las regiones armenia, siríaca o asirio-caldea no podía utilizarse en el Líbano sin correr el riesgo de un nuevo desembarco francés. El experimento se llevó a cabo en 1860 en el Líbano, que estaba demasiado cerca de Europa. Las masacres de esa época condujeron a la intervención militar de las tropas de Napoleón III y a la restauración de la autonomía libanesa garantizada por las cinco potencias. Ahora era necesario proceder de manera diferente en el Monte Líbano en comparación con las otras regiones cristianas del imperio.


Jamal Pashá comenzó preparando el terreno y el marco de su misión. A diferencia de Armenia y la Alta Mesopotamia, el Líbano estaba muy conectado con Europa. Necesitaba ser aislado de los medios de comunicación y diplomáticamente antes de imponer un aislamiento físico y un bloqueo alimentario. Con este fin, el Pashá instituyó inmediatamente la censura general. Pero una ventana siempre abierta en Europa fue la de un personaje específico del Líbano: estaba constituida por la Iglesia y especialmente por los misioneros católicos, sus monasterios y escuelas. Todas estas propiedades y lugares fueron requisados, transformados en cuarteles o depósitos militares. Expulsados, los misioneros ya no podían servir como testigos y observadores. Solo quedaron los obispos maronitas, y también los roums (ortodoxos griegos) o melquitas. Los más activos fueron los exiliados, pues algunos obispos maronitas fueron incluso juzgados en consejo de guerra y colgados.


Con todas las comunicaciones con el mundo exterior cortadas, el genocidio podría seguir su curso. Jamal Pashá hizo requisar todo el trigo, el queroseno, las bestias de carga, las aves de corral y el ganado.


En 1916, los soldados otomanos incluso destruyeron las plantaciones, huertos y bosques. Las colinas del Líbano quedaron completamente desnudas bajo el pretexto de suministrar carbón a los trenes. Las viejas fotografías en sepia del Líbano aún muestran estas zonas antes desoladas y ahora boscosas.


También se incautaron trigo y otros cereales con el pretexto de las necesidades militares. Y aún así, cuando los otomanos no podían llevarse las cantidades disponibles, les prendían fuego. Esto es lo que Jamal Pashá hizo en 1916. Los soldados alemanes también, durante su última debacle, tiraron el trigo al mar antes de huir.

¿Todavía es posible enseñar en las escuelas libanesas que la hambruna se debió a una excepcional invasión de langostas?


Jamal Pashá requisó materiales de construcción, madera e incluso bosques. Los cristianos que morían de hambre y ya habían vendido sus muebles, y luego sus ropas, terminaron vendiendo las vigas de sus casas. Los techos se derrumbaron y las familias se encontraron en las calles sin nada en sus cuerpos. Los esqueletos vivientes vagaban por aquí y por allá en el barro y la nieve. Apenas se podía distinguir a los vivos de los muertos. Los carros arrojaban unos 100 cuerpos al día sólo en la ciudad de Beirut en fosas comunes.


En estas condiciones de frío, desnutrición y falta de higiene, las epidemias pasaron factura. El tifus, el cólera, la peste y otras enfermedades de otra época se sumaron a las desgracias de los libaneses.



Fue aquí donde el genio otomano salió a la luz. Se robaron farmacias, se requisaron medicinas de todo tipo, siempre para las necesidades de la tropa. Como la Sublime Puerta necesitaba médicos para tratar a sus soldados en los frentes, se movilizaron médicos de todas las ciudades y pueblos. La crueldad del invasor no tenía límites.


La corrupción otomana estaba en pleno apogeo. Incluso algunos cristianos participaron en ella. El gobernador del Líbano, Ohannes Kouyoumdjian, que era demasiado honesto y recto, fue sustituido por Ali Mounif. Este último llegó al Líbano sin dinero y salía de él con dos millones de francos de oro.


¿Necesitamos más pruebas para reconocer que esta hambruna no fue accidental?


Las cartas diplomáticas entre las cancillerías occidentales están llenas de ellas. A veces son los jesuitas quienes escriben para denunciar el crimen que describen como “la estela del genocidio armenio”. A veces es el embajador francés en El Cairo, Defrange, que está cerca de la comunidad libanesa en Egipto, quien escribe a Brian del Ministerio de Asuntos Exteriores francés. Este último compartió entonces la información y las alarmantes noticias con Barrère, su embajador en Roma, pero también con la Santa Sede, con Washington (16 de mayo de 1916) y con el muy cristiano Rey de España. Las atrocidades se describen en todas estas cartas. Todos llegaron a la misma conclusión: una intervención militar en el Levante sería fatal para los cristianos del Líbano. Podría empujar a los otomanos a acelerar su trabajo y, por qué no, a pasar a la espada. En cuanto a la ayuda alimentaria, fue sistemáticamente confiscada y desviada por los otomanos.


Se acordó entonces que la ayuda financiera debería ser enviada, particularmente, en forma de monedas de oro. La isla siria de Arwad estaba en manos de los franceses, bajo el mando de Albert Trabaud. La ayuda de la diáspora libanesa se canalizaba entonces hacia la isla y se transportaba por la noche a la costa libanesa. La primera parte del viaje se hizo en barco, mientras que la segunda parte se completó nadando. El oro fue entregado a los enviados del Patriarca Maronita. Las sumas recaudadas en Bkerke se utilizaron luego para comprar cantidades de alimentos que se distribuyeron a la población a fin de limitar la carnicería en la mayor medida posible.


De una población libanesa de 450, 000 personas, murieron unas 220, 000. Y la mitad de los sobrevivientes se exiliaron.


Somos los descendientes del pequeño barrio que queda. ¿Qué hemos pasado a las generaciones siguientes del heroísmo de sus antepasados que murieron en un terrible sufrimiento? Más de 200, 000 víctimas inofensivas y desarmadas cuyo único crimen fue ser cristiano. ¿Qué hemos guardado de la memoria de Albert Trabaud que contribuyó a la supervivencia de nuestros antepasados? ¿Una calle en Ashrafieh? ¿Pero por cuánto tiempo más? ¿Qué hemos hecho por nuestros 200, 000 mártires cristianos? ¿Un museo, un monumento, una plaza pública, un día nacional, una mención en los libros de historia?


El Gran Líbano prefirió a los 40 mártires de la Plaza de los Cánones, que ahora lleva su nombre. De hecho, sus orígenes multirreligiosos satisfacen mejor la imagen que se busca para el joven Estado. Pero, ¿puede su memoria, por muy noble que sea, oscurecer, o incluso sacrificar, la de nuestras 200, 000 víctimas inocentes? ¿Cuándo tendrán derecho a una plaza pública y a un día nacional?


Nuestros antepasados tenían tal respeto por sus mártires que les dedicaron el pico más alto del Líbano: Qornet Sodé (en siríaco: la Cuerno de los Mártires). Pero allí también, transcrito al árabe, que no conoce las vocales "o" y "e", se convirtió en Qornet al-Sawda. Es como si el destino se inclinara hacia nuestros héroes. ¿Dónde están sus monumentos? ¿Dónde están los tribunales y las reclamaciones de indemnización?


El Dr. Antoine Boustany, autor de la Historia de la Gran Hambruna en el Monte Líbano, se pregunta qué pasó con los cristianos del Monte Líbano por haber adoptado este extraño comportamiento. Se pregunta de dónde pudo venir tal cobardía, porque para él, no hacerlos responsables es un crimen en sí mismo. Luego citó al mariscal Foch cuando dijo que un “pueblo sin memoria es un pueblo sin futuro”. E inmediatamente cita a Elie Wiesel, un sobreviviente de Auschwitz, quien escribió que “el genocidio mata dos veces, la segunda por el silencio”.



¿Puede un pueblo, que ha abandonado todo lo que lo constituye en todas sus especificidades humanas y culturales, encontrar su lugar en la historia? ¿Qué elegimos hacer en 1920 y especialmente en 1943?


Para construir el Gran Líbano, no había necesidad de sacrificar el Líbano histórico. Debería haber sido el alma del nuevo estado y no ser considerado como un obstáculo. No fue necesario abandonar su lengua e identidad siríaca, ni ocultar su historia cristiana hecha de la sangre de sus mártires. No podemos construir y evolucionar como pueblo, ni construir una nación sobre la denigración de lo esencial, lo existencial. Consideramos que las diferencias entre los habitantes del Líbano histórico y los de las regiones periféricas son obstáculos para la convivencia. Estas diferencias culturales, históricas y lingüísticas que podrían haber constituido nuestra riqueza han sido sacrificadas en el altar de la unidad nacional.


Los componentes de la identidad no pueden ser parte de concesiones y compromisos. Es la esencia de lo que somos. No construimos una nación con mentiras, y mucho menos con amnesia.


Rémy de Gourmont escribió: “cuando un pueblo ya no se atreve a defender su lengua, está maduro para la esclavitud”.


Es como si lo hubiéramos abandonado todo, hasta nuestras más profundas aspiraciones, hasta nuestra voluntad como hombres libres. Pero la historia es despiadada con los débiles.


Hoy tenemos un deber, que es el de la resistencia cultural, por respeto a nuestros antepasados que derramaron su sangre. Esta resistencia se está desarrollando en varios frentes. El del patrimonio natural y arquitectónico, el de la cultura y la historia, el del lenguaje y la identidad, el de la memoria y la espiritualidad. Somos los descendientes del barrio que sobrevivió y permaneció en el Líbano. De este grupo, tres cuartas partes también han emigrado. Así que ahora sólo somos un cuarto del cuarto. Seamos conscientes y modestos frente a todo este legado del que somos responsables hoy en día.


El genocidio de los cristianos de Oriente, “tseghaspanoutioun” para los armenios, “seyfo” (espada) para los cristianos de la Alta Mesopotamia, y “kafno” (hambre) para los cristianos del Líbano, es un deber de memoria.


Un pueblo no puede ser asesinado dos veces; primero por la muerte, luego por el silencio y el olvido. Es un deber nacional que debe tenerse en cuenta a nivel de las instituciones estatales, religiosas y culturales.


Syriac Maronite Union-Tur Levnon



21 vistas