top of page

La hambruna como estrategia de agitación geopolítica y demográfica

En el Líbano, las espadas y la sangre siempre acaban levantando a la población y a la Iglesia, como en 1975, o la intervención diplomática y militar occidental, como en 1860. Las transformaciones demográficas no pueden lograrse mediante masacres y requieren una estrategia más artera, por lo que las acciones de 1860 y 1975 se reprodujeron unos cincuenta años después, pero sustituyendo la espada por el hambre y la emigración masiva.

maronitas

Por: Dr. Amine Jules Iskandar

Syriac Maronite Union-Tur Levnon

Asociado de maronitas.org

Escrito para Ici Beyrouth

Publicado el 3 de junio de 2023


A finales del siglo XIX, con la aparición del concepto de Estado-Nación, los otomanos intentaron homogeneizar la población de su imperio para construir una nueva realidad geográfica, histórica y demográfica. Para ello fue necesario exterminar a pueblos indígenas como los griegos en Asia Menor, los asirio-caldeos en la Alta Mesopotamia, los armenios y arameos siríacos en las provincias orientales y en Cilicia, y los montelibaneses en Levante.


Kafno: el Gran Genocidio por Hambruna
Kafno: el Gran Genocidio por Hambruna

A lo largo de la segunda mitad del siglo XIX se produjeron varias masacres, entre las que destaca la de 1860 en el Monte Líbano. Fue con la división de Europa durante la Primera Guerra Mundial cuando pudo llevarse a cabo el plan de exterminio total, ya que los alemanes se pusieron del lado de Turquía. Las masacres y deportaciones acabaron con la presencia cristiana en todas las provincias del Imperio Otomano.


Pero para el Monte Líbano, las cosas fueron más complicadas. Allí, la espada y la sangre siempre acabaron por levantar a la población y a la Iglesia, como en 1975, o la intervención diplomática y militar occidental, como en 1860. Las transformaciones demográficas no se consiguen con masacres y requieren una estrategia más retorcida, así que 1860 y 1975 tuvieron que repetirse unos cincuenta años después cada uno, pero sustituyendo la espada por la hambruna y la emigración masiva.


Hambruna


Ya incapaces de llevar a cabo deportaciones sangrientas como en Armenia y la Alta Mesopotamia, los otomanos optaron en el Líbano por fomentar una crisis económica coronada por la hambruna y la emigración relámpago para lograr el cambio demográfico deseado. A partir de 1914, se prohibieron las divisas y la libra otomana se hizo obligatoria para todas las transacciones alimentarias.


#Kafno, #hambruna, #maronites
Distribución de pan por Bkerke gracias a la ayuda de la red franco-libanesa del comandante Albert Trabaud y del obispo Paul Akl.

En cuanto los libaneses terminaron de cambiar todas sus divisas en libras otomanas, el gobierno procedió a depreciar la moneda 20 veces su valor. La población se vio completamente desposeída de todos sus ahorros y recurrió a la diáspora. Fue allí donde los soldados otomanos interceptaron el correo y robaron el dinero. En otros lugares, la confiscación de estas preciosas ayudas se llevaba a cabo oficialmente, ya que cualquiera que fuera sorprendido portando oro o plata era arrestado y ejecutado. Y por la más mínima razón era sometido a consejo de guerra con el pretexto de estar en contacto con el enemigo (Francia).


Todas las reservas de parafina fueron transportadas a Siria y la madera fue talada, dejando a los libaneses sin medios para calentar sus hogares. Las reservas de trigo que no pudieron ser transportadas fueron quemadas in situ o arrojadas al mar. Las farmacias fueron asaltadas y los medicamentos enviados a Siria para satisfacer las necesidades de los soldados en el frente, decían. Y, según el mismo argumento, los médicos también fueron llevados al frente. El pueblo libanés tenía que morir, de hambre o de epidemias, para sofocar cualquier embrión de sublevación o de inclinación a la independencia, como en Armenia.


La resistencia


Frente a estas intenciones genocidas, la Iglesia Maronita se vio obligada a crear una resistencia, a la que se unió inmediatamente con Francia. Para ello, el Patriarca delegó en el obispo Paul Akl la dirección de una red de sacerdotes de la resistencia apoyados por una milicia. El obispo también se encargaba de los contactos secretos con el mayor Albert Trabaud, gobernador de la base militar francesa de la isla de Arwad.


Muchos siguen afirmando hoy que la hambruna se debió al bloqueo naval impuesto por los franco-británicos. Sin embargo, los archivos de los jesuitas, el Quai d'Orsay y otros lugares están llenos de detalles que describen cómo la ayuda fue transportada a Bkerke por la red franco-libanesa de Paul Akl y Albert Trabaud.


La ayuda fue transportada de noche en barcos franceses frente a Bouar, al norte de la bahía de Jounieh, para ser recogida por nadadores libaneses. Estos últimos llegaron a la costa y entregaron el oro al segundo grupo, que lo llevó a Bkerke. Al mismo tiempo, el dinero era enviado a Beirut para ser cambiado por moneda otomana. Todos los miembros de esta red corrían el riesgo de ser condenados a muerte en cualquier momento.


#Bechara Pedro Rai Maronita Patriarca
Padres e hijos arrastrados a fosas comunes. © Colección privada de Ibrahim Naoum Kanaan. Todos los derechos reservados.

El periodo de entreguerras


Tras la Guerra Mundial, que cobró millones de vidas, los diversos pueblos liberados del yugo otomano procedieron a construir sus identidades basándose en el renacimiento de la lengua, la escritura de la historia, la cultura, las artes, la mitología y la novela nacional. Su futuro y las naciones que planeaban construir sólo podían edificarse sobre la conciencia cultural, las lecciones de la historia y la veneración por los sacrificios de héroes y mártires. Se erigieron monumentos en plazas públicas de Serbia, Armenia y Grecia. Se crearon versiones modernas del serbio, armenio, griego, hebreo, siríaco... y se convirtieron en lenguas nacionales oficiales, mientras que unas décadas antes estaban moribundas.


El genocidio se convirtió en Tseghaspanoutioun para los cristianos de Armenia, y en Sayfo (la espada) para los de la Alta Mesopotamia. En el Líbano, el genocidio que costó la vida a la mitad de la población no se llevó a cabo con la espada sino con el hambre, de ahí el nombre de Kafno (hambre) en la lengua siríaca del Monte Líbano.


Iglesia San Charbel
Recolección de cadáveres y moribundos para ser depositados indistintamente en fosas comunes.

24 de abril o la negación


Pero, ¿quién ha oído hablar de Kafno? Mientras los descendientes de los supervivientes de Tseghaspanoutioun y Sayfo conmemoran cada año a sus mártires el 24 de abril, mientras luchan por este reconocimiento en todas las capitales del mundo, en el Líbano aprendemos que las masacres de 1860 se debieron a un juego de canicas y que la Gran Hambruna de 1914-18 fue culpa de las langostas.


#maronites
Familias maronitas moribundas. © Colección privada de Ibrahim Naoum Kanaan. Todos los derechos reservados.


«Cuando un pueblo ya no se atreve a defender su lengua, está maduro para la esclavitud», decía Rémy de Gourmont. Y cuando un pueblo ya no se atreve a escribir su historia y honrar a sus mártires, está maduro para la supresión. No conmemorar Kafno, no enseñar su proceso tortuoso y planificado, es condenarse a revivir la confiscación de sus ahorros en divisas, la devaluación de la moneda nacional, la expropiación, el expolio, el robo de combustible, medicinas y alimentos, la marcha voluntaria o involuntaria de médicos y jóvenes, los asesinatos y explosiones, los trastornos demográficos, la confiscación de su país, de su tierra, de sus hijos y de su vida. El descenso a los infiernos comienza cuando ya no se atreven a confesar su identidad y su historia, ni a practicar su lengua y su cultura.


#Monte-Libano
Niños del Monte Líbano.
 

103 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page