La Iglesia Siria Ortodoxa Universal de Antioquía celebra el año jubilar 1500 de Mor Jacob de Serugh

Por: Dra. Theodora Issa


El texto original fue publicado en World Council of Churches el 20 de julio de 2021. Traducción y publicación por Maronitas.org con autorización y cortesía de la Dra. Theodora Issa.


En 2021, la Iglesia Siria Ortodoxa Universal de Antioquía, conocida por sus venerados santos, como Efrén el Sirio (+ 373) o la santa y mártir Fabronia (+ 304), celebra el Año Jubilar 1500 de Mor Jacob de Serugh (Santiago de Sarug).

Mor Jacob de Serugh, Santiago de Sarug
Santiago de Sarug. Crédito de la imagen: WCC-Oikoumene
«Acuérdense de tus pastores, que proclamaron la palabra de Dios, e imiten su fe, considerando el buen final de su conducta» (Hebreos 13, 7).

Este fue el versículo que Su Santidad Moran Mor Ignatius Aphrem II, Patriarca de Antioquía y de todo el Oriente, Cabeza Suprema de la Iglesia Siria Ortodoxa Universal de Antioquía, incluyó en una encíclica en la que declaraba el año 2021 como el Año Jubilar 1500 de Santiago de Sarug, el arpa del Espíritu Santo.


En esta encíclica, Su Santidad animó a todos los fieles a contemplar la vida de este gran santo, tomándolo como ejemplo a seguir, y del que aprender, para mantener la fe ortodoxa y las correctas enseñanzas apostólicas.


Me gustaría compartir con nuestros hermanos cristianos y compañeros ecuménicos algunos puntos sobre la vida de Santiago de Sarug.


Este santo nació en la aldea de Kurtam, cerca de Sarug (Serugh), en Mesopotamia, en el año 451.


Estudió en la escuela de Urhoy (Edesa), donde dominó la lengua siríaca y la teología.


Su padre era sacerdote. Acompañando a su papá a la iglesia, cuando aún tenía tres años, el Espíritu se le apareció en una escena milagrosa. Los que estaban en la iglesia vieron a este niño Jacob, en ese momento, y, para los presentes en la iglesia, les dio la impresión de verlo beber de un torrente de agua que apareció frente a él tres veces.


La gracia divina lo enriqueció abundantemente hasta convertirlo en una gran fuente de sabiduría que guiaba a otros a caminar en el temor de Dios.


Fue ordenado sacerdote en el año 503, y más tarde fue nombrado delegado apostólico (visitador) antes de empezar a enseñar a los monjes en el monasterio.


Sus discípulos —por ejemplo, Habib de Urhoy y Daniel el Ermitaño— escribieron sus poemas, cuyo número superó los 760. Utilizaba una métrica poética especial que recibió su nombre y que se conoció como métrica Serughian (n. del t.: métrica de Santiago o métrica de Sarug).


Para intentar dar una idea de la abundante obra de este santo, basta un ejemplo: uno solo de sus poemas que trata de la Creación realizada por Dios Todopoderoso, aparte del de la creación de Adán por Dios, tiene 151 páginas, ¡o sea 3,000 versos!


Articuló religiosamente las doctrinas teológicas para que los monjes combatieran las herejías. Empleó la poesía para formular una enseñanza teológica pura y clara, utilizando la evidencia bíblica.


En el año 519, a una edad avanzada, fue consagrado obispo de Batman en Sarug, que era uno de los obispados dependientes de la arquidiócesis de Urhoy (Edesa). Ocupó este cargo durante sólo un año y 11 meses, pues dejó esta vida terrenal el 29 de noviembre del 521. Su cuerpo fue enterrado en la iglesia de Nuestra Señora de Dyarbaker, en Mesopotamia (actual sur de Turquía).


Por ello, la Iglesia Siria Ortodoxa conmemora a este santo anualmente el 29 de noviembre.


Como nos dice la encíclica citada, este santo pasó la mayor parte de su vida componiendo poemas siríacos y transmitiendo sermones en los que enseñaba a los creyentes a ser firmes en su fe, evitando las discusiones teológicas y las disputas que generaban dudas, instándoles a aceptar la fe con amor y sencillez. A este respecto, leemos en el comienzo de uno de sus Memre (palabra siríaca que significa «poemas»), lo que puede traducirse al español de la siguiente manera:


Hermanos, evitemos los asuntos ocultos que no pueden ser examinados y alabemos las cosas reveladas que no pueden ser captadas. La investigación tiene un veneno mortal para quien se acerca a ella, mientras que la fe da luz y vida a quien la ama. El daño llega a quien indaga incesantemente, mientras que el amor genera beneficio a quien lo busca. La investigación es para el alma como el ácaro para la madera podrida; la corrompe y le hace perder su belleza espiritual.

Aunque la conmemoración principal será el 29 de noviembre de 2021, Su Santidad Aphrem II en su paternal encíclica, insta a los fieles a estudiar los poemas de este santo, a celebrar reuniones virtuales para hablar de su vida, y a enseñar a la nueva generación la grandeza de este santo.


Su Santidad Aphrem II ha sido el primero en poner en práctica los consejos de su encíclica: en su encíclica para la Gran Cuaresma de 2021 (según el calendario oriental), compartió un poema de este gran santo sobre el ayuno. A continuación se citan algunos versos:


Al comienzo de la Cuaresma, ofrezcamos una oración suplicante, para que a través de ella nos libremos de todo mal.
Al comienzo de la Cuaresma, despreciemos el sueño y seamos siempre diligentes en nuestro servicio.
Al comienzo de la Cuaresma, distribuyamos misericordiosamente las limosnas para que el Señor se complazca tiernamente con nuestro ayuno.
Al comienzo de la Cuaresma, odiemos totalmente el pecado y amemos de todo corazón el camino de la verdad.

Y el poema continúa.


Además, nuestro monasterio de Alemania, que lleva el nombre de este santo, ha sido muy activo en las actividades conmemorativas.