Icono de Nuestra Señora de Elige, Líbano

Notre_Dame_Ilige.jpg

NUESTRA SEÑORA DE ELIGE

 

 

Este bello icono, también conocido como Nuestra Señora de los Maronitas, representa a la Virgen-Madre sosteniendo en su regazo al Niño de sus entrañas: ¡ Jesucristo ! (un tema favorito de San Efrén).

 

Fue descubierto en la Iglesia Patriarcal de Elige, en el Líbano (Notre Dame d'Ilige, Liban), y está fechado en torno al siglo X u XI. Después de descubrir varias capas pictóricas diversas, este icono ha sido revelado y marca un acontecimiento histórico en la historia de la iconografía siro-maronita.

 

Esta pintura continúa la tradición iniciada por el manuscrito Rabbula del siglo VI.

La antigüedad y la autenticidad de este icono parecen estar respaldadas y verificadas por los siguientes elementos:

 

  • Los colores de las vestiduras de María (azul intenso) y de Cristo (púrpura intenso) son fieles a la tradición siríaca que data del siglo VI.

  • El azul (tono celeste) significa divinidad, y el púrpura (regio), realeza.

  • Los halos de ambas figuras son una simple banda ancha (dorada) típica de la iconografía siríaca y libre de influencias bizantinas, a saber, una cruz en el halo de Cristo y las letras de la «Madre de Dios» en el de la Señora.

  • La profesión de fe se hace mediante la forma simbólica de bendición de la mano derecha de Jesús, es decir, tres dedos unidos (para significar las tres Personas en un solo Dios), y el índice y el otro dedo (significan que Cristo es Dios y hombre). 

  • Lo que no se ve en su mano izquierda es el típico pergamino que sostiene Jesús (se refiere a Isaías en el AT y al Apocalipsis en el NT)

  • Además, la mano derecha de la Señora declara la misma fórmula de fe calcedoniana: las dos naturalezas de Cristo: divina y humana.

  • Como es típico en los iconos siríacos, el cabello de la Virgen Madre está completamente oculto y cubierto por la diadema que se usaba en la cultura semítica.

  • Los dos símbolos en forma de estrella en la cabeza y el hombro de María representan su virginidad duradera antes y después del nacimiento de Cristo.

  • Según San Efrén, «la primera Eva, al "oír" a la serpiente, dio la muerte al mundo; la segunda Eva, al "oír" al ángel, dio la VIDA al mundo».

  • Los rasgos faciales de ambas figuras (oriente siríaco) revelan la delicada, suave y transparente presencia divina. El arte del Occidente latino representa los rostros mayormente humanos, mientras que el del Oriente bizantino, mayormente divinos.

 

Madre de Dios, eres la montaña sagrada

de la que fue tallada la Roca, sin manos humanas

manos humanas. Generaciones del cielo y de la tierra se unen para decir

 

   Bendita seas, arca de los Misterios

   Bendita seas, altar del primer fruto

   Bendito seas, valle fértil

   Bendita seas, brillante amanecer.

   Bendita seas, alegría de la maternidad. 

 

Te pedimos, oh Cristo, por las oraciones de

tu santa Madre, renueva la faz de la tierra 

que creaste por amor a nosotros. Donde 

hay muerte y decadencia, devuelve la vida; donde 

donde hay hambre y sufrimiento, trae alivio; donde

donde la tierra está reseca e inflexible, haz que llueva.

Bendice los campos con grano, los árboles frutales con 

con flores y a los arbustos con un nuevo crecimiento.

Restaura la obra de tus manos, para que la tierra y 

para que la tierra y todo lo que hay en ella te adoren ahora y siempre. 

 

(Tomado del Sedro del Fenqitho Maronita de la fiesta de «Nuestra Señora de la Siembra»

 

La composición original de Nuestra Señora de Elige (Ilige) revela una Hodigitria de tipo sirio, de venerable antigüedad. Los estudios de laboratorio mediante diversas radiaciones, análisis de pigmentos e investigaciones binoculares han permitido reconstruir la morfología iconográfica de la obra y su tecnicidad: se trata de un fresco sirio del siglo X.

La tradición teológica antioquena, que desempeñó un papel primordial en la formulación de los dogmas de la Encarnación y la Maternidad Divina, dio lugar a las primeras representaciones de la Hodigitria o Virgen Conductora, "pintadas por el evangelista San Lucas".

El origen de Nuestra Señora de Elige (Ilige) hay que buscarlo en el mundo sirio-edésico con influencias asirio-babilónicas y persas, lejos de la heliconización en curso en las grandes ciudades mediterráneas de la época. Esta representación de la Madre de Dios con el gran brazo de bendición también se inspiró en el antiguo mito de la diosa Madre Tierra.

La bendición Madre de Dios se encuentra ya en la Anunciación del Codex Rabbulensis y en el Manuscrito Sirio de París 33.

Esta Hodigitria de tipo sirio fue difundida en Italia por colonias sirias de desertores. En Roma hay dos representaciones famosas:

- Sancta Maria Antiqua (siglos V-VII).

Transición de la Madre de Dios del Sinaí a la bendición Hodigitria. - Salus Populi Romani, en Santa Maria Maggiore.

La capa visible está fechada en el siglo IX. Los misioneros jesuitas propagaron este icono por todo el mundo cristiano, hasta China y Etiopía.

En el Líbano, tenemos varias representaciones del siglo XVI: Saidet et-Talleh en Deir El-Qamar; Saidet el-Hosn en Akkar; Saidet el-Bawabe en Jbeil, Saidet el-Abrage en Ghazir. Una pequeña copia está en la Universidad del Espíritu Santo Kaslik, etc. La composición de Nuestra Señora de Ilige ha sido reelaborada a lo largo de los años en un intento de ajustarse a la Salus Populi Romani.

El descubrimiento de varias capas pictóricas -incluido el original- en el lienzo de Nuestra Señora de Ilige es un acontecimiento importante en la historia de la iconografía siromaronita. Los datos aportados por la sucesiva reelaboración del cuadro arrojan luz sobre un periodo iconográfico que ha permanecido en la sombra por falta de documentos. En adelante, Nuestra Señora de Ilige puede tomar el relevo del Codex Rabulensis (siglo VI) en su función de "testigo" cultural-histórico de los orígenes. La Madre de Dios de Ilige resume por sí sola un periodo iconográfico que va desde el siglo X hasta la actualidad.

La historia de Ilige sigue siendo imprecisa. El primer registro escrito data de 1120.

Flanqueada por las personificaciones del Sol (Helios) y de la Luna (Selene), Nuestra Señora de Ilige es una interesante variante de la Hodigitria siria, atestiguada en la región sirio-edesa ya a principios del siglo X.

Al igual que las antiguas Hodigitrias, la composición de Nuestra Señora de Ilige se basa en la estructura en forma de X (de Xristos).

Siglo X - XIII:

- Repintes en las caras y otras partes deterioradas. Se respeta la composición original. La Edad Media:

Reelaboración completa de la composición. Influencia bizantina.

- Los pigmentos utilizados y la técnica revelan un entorno monástico todavía acostumbrado a las iluminaciones. Siglo XIV:

- Más vueltas. La técnica local y el desconocimiento de la tradición son evidentes.

Siglo XV - XVI:

- Algunos repintes dispersos, probablemente para restaurar zonas deterioradas.

Siglo XVII:

- Nueva elaboración para conformar la composición con La Madonna Salus Populi Romani.

- A finales de siglo: Algunos repintados para restaurar las zonas deterioradas, tratando de ajustarse a la Madonna della Strada.

Siglo XVIII:

- Reelaboración completa de la composición siguiendo un gusto local occidentalizado. Influencia georgiana. A finales de siglo y principios del XIX: Algunos repintados.

Por lo tanto, hubo cinco alteraciones importantes y al menos ocho repintes o retoques puntuales.

Tras las investigaciones y el meticuloso trabajo de desmontaje de las capas posteriores que no interesaban, la restauración pictórica reconstituyó la composición original con la misma técnica y los pigmentos naturales encontrados en la obra.

El lienzo es propiedad del Monasterio de Nuestra Señora de Mayfouq, de la Orden Libanesa Maronita.

____

Otra explicación:

En la profundidad de este notable icono, conocido como Nuestra Señora de Elige, se esconde una larga historia de devoción a la Santa Virgen, en el Monte Líbano. 

 

El icono original, que se remonta al siglo X, procede de un lugar indeterminado del mundo sirio y se instaló en la iglesia patriarcal de Elige, en la zona de Mayfouq, en el distrito de Biblos. Representa a la Virgen Madre sosteniendo al Niño divino en su regazo, un tema que, según se dice, era el favorito de San Efrén... 

 

Dentro de un tiempo, este icono, que se conocerá como Nuestra Señora de los Maronitas, acompañará a los Patriarcas Maronitas desde el año 1121 hasta el año 1545. Y después de su partida al Valle de Qannoubine, el icono permaneció allí reservado en una caja, pero no se preservó de muchos factores destructivos, como el fuego y la distorsión como fruto amargo de la persecución. 

 

Años más tarde, después de que el monasterio que alberga la antigua pieza haya pasado a ser propiedad de la Orden Maronita Libanesa, ésta tomó la decisión de restaurarla. Las monjas de clausura del Carmelo de la Madre de Dios y de la Unidad -en Harissa- fueron las encargadas de llevar a cabo esta delicada misión que duró cinco años.  Y el trabajo avanzado en él descubrió el hecho de que este icono está construido sobre cinco o seis capas incrustadas a lo largo de los siglos. Así, toda la tarea marcó un acontecimiento en la historia de la iconografía sirio-maronita.

 

Cabe destacar el primer diseño de la base, en el que el icono ilustra a la Virgen Hodegetria, que significa literalmente = "La que muestra el camino": aquí la representación de la Virgen María se planificó de manera que mostrara al Niño Jesús a su lado mientras lo señalaba como fuente de salvación para la humanidad. El diseño está influenciado por la tradición que se inició a partir de las miniaturas de los manuscritos del Evangelio sirio iluminado de Rabbula del siglo VI.

 

Ahora bien, los iconos siempre formaron parte de la predicación y la enseñanza de la Iglesia... Y el icono de Nuestra Señora de Elige no es una excepción en este ámbito:

 

Se basa en la letra X, que es la primera letra del nombre griego de Cristo: Christos (Christos-Χριστός), este personaje se encontrará en el centro, combinando a María y a su hijo Jesús.

 

La virgen se muestra con los ojos muy abiertos en señal de entrar en el mundo de Dios, un mundo de gloria. Su manto es de color azul intenso, fiel a la tradición siríaca .... El azul ha sido un color asociado a la realeza, la paz y la naturaleza, como el mar y el cielo. Por eso tiene sentido que las representaciones artísticas de María representen a la Reina del Cielo y de la Tierra de color azul. Y como es característico en los iconos siríacos, el cabello de la Virgen Madre está completamente oculto y cubierto por la diadema que se usa en la cultura semítica.

 

Sobre la cabeza y el hombro de María parecen brillar dos estrellas: Éstas representan su virginidad permanente antes y después del nacimiento de Cristo; como declara San Efrén "la primera Eva, al "oír" a la serpiente, dio la muerte al mundo; la segunda Eva, al "oír" al ángel, dio la VIDA al mundo".

 

Luego pasamos a comentar su mano derecha: con ella, la Virgen declara la dualidad de las naturalezas de Cristo: divina y humana. 

 

En cuanto al Divino Niño: Está sentado en la púrpura real que significa la realeza. Su velo blanco, simboliza la luz, la pureza y la soberanía. Da su bendición con su mano derecha, con sus 3 dedos unidos para significar las tres Personas en un solo Dios; mientras que el índice y el otro dedo señalan que Él es tanto Dios como hombre. Los halos de ambas figuras son una simple banda de oro ensanchada, típica de la iconografía siríaca.

 

Ante este icono perfumado con el incienso de las oraciones de los antepasados, podemos contemplar los rostros que fortalecieron los corazones fieles en los periodos más duros de nuestra historia sirio-maronita.... En sus capas ocultas se puede seguir el rastro del pueblo pascual: aquellos que bajo el manto de la Santa Virgen y el liderazgo de nuestro salvador "no se abandonaron a la desesperación y ¡Aleluya fue su canto!

____

Por su parte, Abouna Christopher nos comenta:

La imagen que aparece aquí a la derecha (abajo si está viendo este sitio web en un teléfono inteligente) es de Nuestra Señora de Ilige (il-eej), también conocida como Nuestra Señora de los Maronitas y también el icono Patriarcal. Me han dicho que, a partir de los últimos 15-20 años, nuestras iglesias maronitas comenzaron a exhibir réplicas de este icono en sus santuarios. ¿Por qué? ¿De dónde viene?

Cuando era seminarista, me llevaron a una iglesia en el Líbano, cerca de la ciudad natal de uno de mis amigos que ahora es sacerdote (Abouna George Hajj).  La iglesia de Nuestra Señora de Ilige se encuentra en el pueblo de Mayfouq, en el distrito de Jbeil. Se construyó en el emplazamiento de un antiguo templo pagano, y partes de esa estructura aún son visibles en el edificio de la Iglesia.  La palabra Ilige deriva del nombre del templo, que honraba a un dios pagano de la época precristiana. Se afirma que los cristianos convirtieron el lugar en una iglesia en tiempos apostólicos, dedicándolo a la Madre de Dios como Nuestra Señora de Ilige. Desde el siglo XII hasta mediados del XV, esta iglesia fue el refugio, el cobijo y a veces el hogar de los patriarcas maronitas, los sacerdotes y los obispos que vivían con el Patriarca.  A veces eran atacados por los enemigos de la Iglesia, y esta iglesia, con sus compartimentos ocultos que se encuentran en las paredes del edificio de la iglesia y la sala oculta sobre la capilla, les proporcionaba refugio.

El icono original (o la pintura, si se quiere) de Nuestra Señora de Ilige estaba en realidad enterrado bajo muchas, muchas capas de pintura (la imagen de la izquierda es una réplica de la imagen "pintada" - la de la derecha *abajo para los espectadores de teléfonos inteligentes* es el icono original restaurado).   Se cree que los intentos de "mejorar" o ajustar el icono a lo largo de los siglos se debieron, en parte, a sutiles latinizaciones cuando los maronitas se encontraron con cristianos europeos que pasaron por allí como parte de las Cruzadas. Como resultado, el icono estuvo oculto durante siglos, hasta que se descubrió en la restauración llevada a cabo en la década de 1980. Para sorpresa de las monjas carmelitas encargadas de la restauración, se fue descubriendo capa tras capa hasta revelar el original: un icono de auténtico arte religioso sirio maronita que data del siglo X. A medida que se iban añadiendo capas, el icono se volvía menos libanés/medioriental y más europeo.  Esto tiene sentido porque, como ya se ha dicho, los maronitas se encontraron con los católicos romanos y recibieron su influencia desde la época de las Cruzadas, que eran básicamente europeos.

Esta restauración por parte de las monjas carmelitas hizo que este antiguo ejemplo de la Virgen maronita con el Niño llamara nuestra atención. Por esta razón, comenzó a exhibirse en nuestras iglesias. Es nuevo para nosotros, pero es uno de nuestros iconos más antiguos conservados, que perteneció a los Patriarcas que vivían como casi monjes en cuevas e iglesias como la de Mayfouq.  Es un tesoro que cuenta una historia única, la de los maronitas, y la del Líbano.  Como occidental, estoy acostumbrado a ver este tipo de imágenes con María y el niño Cristo representados como europeos, en los rasgos faciales y en la ropa.  

 

Sin embargo, aquel día en el barrio de Batroun, en el Líbano, con mi amigo y futuro hermano sacerdote, tuve la más bella constatación: María era de Oriente Medio, de Tierra Santa, por lo que debía tener el aspecto de las mujeres de esa zona.  Le dije a mi amigo Abouna George, que me había llevado a ver la antigua iglesia, "se parece a nuestras mujeres". Él sonrió de esa manera emocionada en que a veces sonríe, y señaló lo que yo había dicho.  Pensó un momento y dijo algo así como "Aino, eres maronita no sólo según el derecho canónico, sino según tu corazón: ¡eres de los nuestros!".  Hasta el día de hoy esta imagen auténtica y única y mi recuerdo del viaje me llenan de orgullo y alegría. Para leer más sobre este auténtico icono verdaderamente libanés, pero también verdaderamente maronita.

Imágenes del Monasterio de Elige en Mayfouq