En el principio fue Calcedonia

Por lo tanto, es Calcedonia la que está en el origen de esta Iglesia que se hizo una con el Líbano. Para defender su fe calcedoniana, las comunidades de Beit Maron se constituyeron en Iglesia autocéfala y comenzaron su simbiosis con el sagrado Líbano.

#maronitas, #maronites

Por: Dr. Amine Jules Iskandar

Syriac Maronite Union-Tur Levnon

Asociado de maronitas.org

Escrito para Ici Beyrouth

Publicado el 21 de agosto de 2022


En el año de gracia 451, el emperador bizantino Marciano y su esposa Pulqueria convocaron el Cuarto Concilio Ecuménico de la Cristiandad en la Iglesia de Santa Eufemia de Calcedonia. El concilio afirmó claramente el diofisismo, o las dos naturalezas, humana y divina, de Cristo, verdaderamente hombre y verdaderamente Dios. «Un solo Cristo reconocido en dos naturalezas, sin confusión, sin cambio, sin división y sin separación», dice la profesión de fe conocida como «símbolo de Calcedonia».


Estatua de San Marón en Bkerke con la confesión de fe calcedoniana.
Escultura de San Marón en Bkerke con la confesión de fe calcedoniana.

Monofisismo


A los siríacos, cuyo enfoque teológico era más antropológico que filosófico, les resultaba difícil comprender estas sutilezas, sobre todo porque su vocabulario no incluía todos estos matices. Algunos siríacos reconocían la humanidad y la divinidad del Salvador, pero las veían fundidas en una sola naturaleza, tal como la definía el miafisismo. Sin embargo, serían acusados de monofisismo, que es una doctrina que en realidad predica sólo la naturaleza divina de Cristo.


Más allá del problema teológico, estos cristianos sospechaban un riesgo de asimilación política y cultural en el Imperio bizantino de habla griega. Apegados a su lengua y a su identidad siríaca, prefirieron rechazar Calcedonia en bloque, rechazando lo espiritual con lo temporal. Por estas mismas aspiraciones de independencia cultural, les seguirían los coptos y los armenios que, en esencia, nunca condenaron la doctrina calcedoniana.


Dado que los siríacos orientales ya estaban separados de la Iglesia universal desde el Concilio de Éfeso en 431, fueron los siríacos occidentales los que se encontraron con la controversia desencadenada por el Concilio de Calcedonia. Se sentían condenados a tener que elegir entre la unidad de la Iglesia, por un lado, y la salvaguarda de su cultura frente a la asimilación de Bizancio, por otro. Este dilema ocasionó la aparición de tres corrientes que darían lugar a tres iglesias distintas entre los siríacos occidentales.


El "símbolo de Calcedonia" grabado en la estatua de San Marón en Bkerke.
El «símbolo de Calcedonia» grabado en la escultura de San Marón en Bkerke.

Grupo 1: los rum


Un primer grupo optó por la unidad de los cristianos, adoptando el Concilio con todas sus implicaciones litúrgicas, culturales e incluso identitarias. Aunque siguieron hablando siríaco para el uso diario, estos fieles adoptaron el griego para su liturgia. El resto del pueblo siríacos se refería a ellos como «Rum» en su lengua, que significa bizantinos. De ahí surgió el nombre de «griegos». Este primer grupo formó así la Iglesia Rum o Griega-Ortodoxa, de la que se separó en 1724 una rama uniata, conocida como Griega-Católica o Melquita.


Grupo 2: Siríaco-Ortodoxo


El segundo grupo, muy apegado a su filiación cultural, rechazó el concilio en su conjunto. Calificados desde entonces como monofisitas, fueron conocidos en la Edad Media como jacobitas, en relación con su santo, Jacobo Baradeo. Al rechazar estas dos denominaciones, adoptó el nombre de Iglesia Siríaca-Ortodoxa, de la que se separó en 1662 una rama uniata, llamada Siríaca-Católica.


San Juan Marón está coronado por el lema patriarcal que asocia a su Iglesia con el Líbano: "La gloria del Líbano le es dada".
San Juan Marón está coronado por el lema patriarcal que asocia a su Iglesia con el Líbano: «La gloria del Líbano le es dada».

Grupo 3: Beit Maron


El tercer componente prefirió hacer una apuesta atrevida. La de la unidad de los cristianos, aunque dependa de un concilio celebrado por los bizantinos, y la del apego inquebrantable a la lengua, la cultura, la identidad y la espiritualidad siríaca. Este grupo conocido como Beit Maron, o comunidades de San Marón, acabó estableciéndose como Iglesia independiente con un patriarcado, a finales del siglo VII, con San Juan Marón.


La Iglesia maronita


Es notable que el apego a la lengua siríaca aparece claramente en el origen de la formación de esta Iglesia. Sin este valor, que les era inalienable, podrían haber trabajado por la unidad de los cristianos mediante su disolución en el mundo bizantino. Lejos de ello, sacralizaron su lengua tanto como su pertenencia a la Iglesia universal. En su opinión, ninguno de estos dos valores es negociable y ninguno puede ser condicionado. Está en juego su propia existencia, pues sobre esta doble dimensión se construyó su fe y su presencia.


Por lo tanto, es Calcedonia la que está en el origen de esta Iglesia que se ha unido al Líbano. Para defender su fe calcedoniana, las comunidades de Beit Maron se constituyeron en Iglesia autocéfala y comenzaron su simbiosis con el sagrado Líbano.


Todavía hoy, en la entrada de la sede patriarcal de Bkerke, se encuentra el «símbolo de Calcedonia» grabado en siríaco en la estatua contemporánea de San Marón. Dice: «Trein kionin, had Aloho, kad lo plig, oflo mechtahlaf», es decir, «dos naturalezas, un solo Dios, indivisible e inmutable». Esta confesión de fe está ahí para afirmar lo que hace a esta Iglesia y lo que la hace tan especial entre sus hermanas siríacas.



#siriacas, #siriacos
Esquema de las Iglesias Siríacas

Charles Malek


Para el filósofo Charles Malek, la lengua, que es «el fenómeno más significativo de las civilizaciones», determina la pertenencia, la identidad y la nación. En el caso del Líbano, es tanto el vínculo con sus raíces como la continuidad con su diáspora. Habiendo rastreado en la historia y en la espiritualidad maronita, hace de la lengua siríaca el soporte de la proyección hacia el futuro otorgándole una responsabilidad y un deber de paz en esta región del mundo.


Fue a finales de la década de 1970 cuando Charles Malek, en sus Dos cartas a los maronitas (Deux lettres aux maronites), asoció su patrimonio lingüístico con la razón de ser del Líbano y su misión. Se pregunta por qué los maronitas han conservado hasta hoy su lengua siríaca en esta región sometida a una cultura única durante siglos. Como buen creyente, rechazó la noción de coincidencia y prefirió la intervención de la Providencia.


En su opinión, la región de Levante y Oriente Medio seguirá siendo inestable mientras se apoye sólo en dos cimientos: los árabes y los hebreos. En este sentido, la introducción de una tercera fundación es necesaria para restablecer el equilibrio. Aquí es donde entra el componente siríaco, representado por los maronitas, que transformaría la dualidad en estabilidad.


La tradición maronita se impuso con Calcedonia para preservar su lengua siríaca durante su proceso de apertura al mundo. Para el gran filósofo griego ortodoxo Charles Malek, ahora le corresponde a la tradición maronita preservar esta identidad lingüística para participar en el acercamiento de los pueblos y la construcción de la paz.


 

Para leer el texto original en francés: Au commencement était Chalcédoine

39 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo