top of page

Etiopía y el Líbano

Frumencio de Tiro estableció su sede en Aksum (o Axum) e hizo bautizar allí al joven rey Aeizanas. Construyó un gran número de iglesias por toda Etiopía. La tradición lo venera en su propia lengua como «Abba Slama», el equivalente del siríaco «Abo Shlomo» (Padre de la Paz). También ha conservado el título siríaco «Abuna» (nuestro padre), pronunciado en Etiopía como en el Líbano.

Iglesia San Charbel

Por: Dr. Amine Jules Iskandar

Syriac Maronite Union-Tur Levnon

Asociado de maronitas.org

Escrito para Ici Beyrouth

Publicado el 18 de junio de 2023


Las relaciones entre el Líbano y Etiopía se remontan a la cristianización de esta última. Fue Frumencio de Tiro (+383) quien introdujo el cristianismo en Etiopía. En el siglo V, nueve monjes desarrollaron el monacato y la literatura etíope a partir de traducciones de obras griegas y siríacas. Se cree que al menos uno de estos monjes, Abba Libanos, procedía del Líbano.


San Frumencio


Se menciona a Frumencio como siríaco (es decir, cristiano) de Tiro. En su Historia Eclesiástica (I, 9), Rufino de Aquilea (345-410) cuenta que un filósofo siríaco llamado Meropio zarpó de Tiro en 316 con sus sobrinos y discípulos Frumencio (Frumentius) y Edesio (Aedesius). Tras un naufragio a orillas del Mar Rojo, la mayor parte de la tripulación fue masacrada, mientras que los dos jóvenes fueron llevados como esclavos a la corte de Aksum, en Abisinia. Allí acabaron ganándose el favor del rey y se convirtieron en instructores del príncipe. Más tarde, Aedesius regresó a Fenicia, y Frumentius fue consagrado obispo de Etiopía por el arzobispo Atanasio de Alejandría.


Frumencio estableció su sede en Aksum (o Axum) e hizo bautizar allí al joven rey Aeizanas. Hizo construir un gran número de iglesias por todo el reino, donde el sinaxario le reconoció como el «Iluminador de Etiopía». La tradición lo venera en su lengua semítica como «Abba Slama», el equivalente del siríaco «Abo Shlomo» (Padre de la Paz). También ha conservado el título siríaco «Abuna» (nuestro padre), pronunciado en Etiopía como en el Líbano.

Maronitas
Bet Medhane Alem, la mayor iglesia monolítica del mundo. Foto libretexts.org: Deborah y Zoe Gustlin Evergreen Valley College.

Los nueve santos


Fue en el siglo V, especialmente tras el Concilio de Calcedonia en 451, cuando monjes y ermitaños, en su mayoría siríacos, se trasladaron a Etiopía. Entre ellos, los más famosos son los nueve santos que estarían en el origen del monacato etíope. Eran Za-Mikael llamado Aragawi (el Viejo), Pantalewon (Pantaleón), Isaak llamado Garima, Gouba, Afse, Aleph, Matta (Mateo), Sehma y Libanos. Al igual que Frumentius y Aedesius, es posible que algunos de ellos fueran originarios del Líbano, en particular Abba Libanos, como sugiere su nombre.


La tradición les atribuye la traducción a ge'ez de varias obras teológicas como la Regla Monástica de San Pacomio, la Vida de San Antonio de San Atanasio y la colección de Qerillos que incluye el De recta Fide del patriarca Cirilo de Alejandría. De este modo, introdujeron el monacato y el eremitismo en Etiopía. Aún hoy, a los eremitas se les llama Tsadaqan, el equivalente del siríaco Zadiqe (los justos).


Una lengua y una montaña


Como en el caso del siríaco en el Líbano, el ge'ez se ha mantenido en Etiopía como lengua litúrgica, mientras que el amhárico se ha convertido en la lengua de la vida cotidiana. Al igual que la epigrafía libanesa, la etíope demuestra que el griego fue muy utilizado desde la Antigüedad hasta el siglo V, cuando empezó a perder terreno frente al siríaco y el ge'ez. Al igual que el Líbano, Etiopía experimentó una fuerte influencia latinizante a partir del siglo XVI, gracias al Colegio Maronita de Roma en el caso del primero, y a los portugueses en el del segundo.


Al igual que el Líbano, Etiopía es un país montañoso cuya topografía lo protegió de los avances de los árabes. Su capital actual, Addis-Abeba (Nueva Flor), situada a más de 2,000 metros de altitud en el corazón del país, sigue recordando el parentesco entre las lenguas semíticas, ya que la flor figura como Habobo en los manuscritos siríacos maronitas.

#NoticiasMaronitas
Lalibela, la Nueva Jerusalén en el corazón de África. Imagen libretexts.org: Deborah y Zoe Gustlin Evergreen Valley College.

Lalibela


La capital religiosa de Etiopía es la majestuosa Lalibela, situada a más de 2,600 metros de altitud. Fue fundada como ciudad monástica en el emplazamiento de la antigua ciudad de Roha por el rey Gebre Mesqel Lalibela (1172-1212) para sustituir la peregrinación a Jerusalén, inaccesible desde las invasiones islámicas. Este rey fue canonizado por la Iglesia Etíope, y Lalibela, que lleva su nombre, se ha convertido en la nueva Jerusalén de la que es una réplica, con su Gólgota, su Jordán, su Tumba de Cristo e incluso su Sinaí. Es un mundo troglodita que exalta la arquitectura monolítica, con sus once iglesias excavadas en la roca y catalogadas como Patrimonio de la Humanidad desde 1978.


Las obras maestras de esta Jerusalén de África se extienden a ambos lados del río Jordán. Al norte del río se encuentran las iglesias de Bet Mesqel (Casa de la Cruz), Bet Maryam (Casa de María), Bet Mikhael, Bet Gologotha, Bet Ghel y, sobre todo, Bet Medhané Alem (Salvador del Mundo) que, con su peristilo, está considerada la iglesia monolítica más grande del mundo. Un poco más lejos, la impresionante Bet Guiorguis (o iglesia de san Jorge) está tallada en forma de cruz ortodoxa a 15 metros de profundidad. Al sur del Jordán se encuentran Bet Gabriel-Ruphael, Bet Amanuel, Bet Merkorios y la asombrosa Bet Abba Libanos, que se aferra a la montaña sólo por su tejado. Su nombre equivale al siríaco Beit Abo Libanos (Casa del Abad Libanos).


#noticias
Bet Guiorguis. Foto tomada de la cuenta de Facebook de Lalibela.

Arte sacro


Mientras que en el campo de la arquitectura Etiopía se ha mantenido fiel a la antigua civilización aksumita, es en el arte sacro donde se aprecian las huellas de estos intercambios. Las influencias siríacas del arte griego, armenio y latino también se encuentran en el arte etíope en cuanto a temas iconográficos, composiciones y detalles.


Sin embargo, el arte etíope está marcado por su personalidad africana, lo que le confiere un carácter especial dentro del mundo cristiano oriental y lo sitúa en la encrucijada de los mundos semítico, bizantino y africano. Este arte, que Jules Leroy califica de siro-bizantino, se desarrolló en el ámbito oficial del fresco, el icono y el manuscrito como una continuación de la iconografía copta, pero con un carácter negroafricano. El dibujo es más primitivo y los colores más exóticos. El grafismo del artista etíope expresa fuerza y un gesto confiado.


Patriarca Maronita
Bet Abba Libanos unida a la montaña por su tejado. Foto libretexts.org: Deborah y Zoe Gustlin Evergreen Valley College.

Esta iconografía es aún más explícitamente africanizada en el ámbito menos oficial de los llamados pergaminos mágicos. Aquí, el diseño expresionista del ojo protector se utiliza junto a cruces y arcángeles, y el estilo hierático es aún más exagerado.


La comparación entre los temas iconográficos etíopes y los del códice siríaco maronita de Rabbula (586 d.C.) es cautivadora. A pesar de su estilo expresionista y sus colores vivos, el artista etíope utiliza temas, composiciones y cánones siro-bizantinos.


Las grandes composiciones son típicas de este arte cristiano. Entre las más emblemáticas están la Crucifixión, la Resurrección y la Ascensión. Pero también están la Anunciación, la Dormición y la Entrada de Jesús en Jerusalén. Todas estas representaciones se basan en códigos iconográficos cristianos que se encuentran en las diversas tradiciones griega, latina, armenia, copta y siríaca.

 

Para leer el texto original en francés: L’Éthiopie et le Liban




48 visualizaciones

Comments


bottom of page