top of page

La cosmogonía fenicia de Sanchoniathon

Actualizado: 6 mar 2023

Convertido en arqueólogo en el siglo III, Sanchoniathon se dedicó a copiar los textos de las estelas repartidas por las ciudades y montañas de Fenicia. Gracias a estos documentos, pudo reconstruir la cosmogonía que trata de la creación del mundo y del Líbano, así como la naturaleza de las divinidades fenicias.

#sancharbel

Por: Dr. Amine Jules Iskandar

Syriac Maronite Union-Tur Levnon

Asociado de maronitas.org

Escrito para Ici Beyrouth

Publicado el 27 de febrero de 2023


En el siglo III a.C., durante la época seléucida (312-64), un fenicio llamado Sanchoniathon se enfrentó a la preponderancia de la cultura y la civilización griegas. Aunque estaba helenizado, como la mayoría de los fenicios de su época, no podía resignarse a ver desaparecer su historia y su patrimonio. Presa de un sentimiento patriótico, intentó reconstituir los fragmentos de su herencia y fijarla por escrito para poder transmitirla.


#maronitas
Estela fenicia de Yehawmilk, rey de Biblos, dedicada a Baalet Guebal, 450 a.C., Museo del Louvre. Foto de Wikipedia

Un renacimiento fenicio


Paradójicamente, fue en contacto con la cultura griega, cada vez más dominante y ampliamente asimilada, cuando los fenicios sintieron la necesidad de afirmar su identidad, provocando un cierto renacimiento. Para Sanchoniathon, era esencial recuperar sus orígenes y defender la versión fenicia de la historia, la mitología, la cosmogonía y la religión.


Pero, ante la falta de bibliotecas en un país que había inventado y entregado el alfabeto al mundo, Sanchoniathon se convirtió en historiador arqueológico. Fue a copiar los textos grabados en las estelas sagradas por todas las ciudades y montañas de Fenicia. Gracias a estos documentos y a los escasos relatos transmitidos oralmente, pudo reconstruir las ocho cosmogonías que tratan de la creación del mundo y del Líbano, así como de la naturaleza de sus divinidades. Y, en una época en la que predominaban el arameo y el griego, Sanchoniathon escribió voluntariamente su obra en fenicio.


Desgraciadamente, la versión original ha desaparecido, al igual que su traducción al griego por Filón de Biblos. Fue Ernest Renan quien consiguió reconstruir el texto de las ocho cosmogonías a partir de los extractos que nos han llegado a través de Porfirio y Eusebio de Cesarea. Renan presentó esta reconstrucción en una obra de 1858 titulada L'Origine et le caractère véritable de l'histoire phénicienne (El origen y el verdadero carácter de la historia fenicia), que lleva el nombre de Sanchoniathon (Académie des inscriptions et Belles-Lettres [Academia de inscripciones y Bellas Letras] ).


La utilización de diferentes textos antiguos queda delatada por la repetición de ciertas fórmulas y por la reiteración de las mismas ideas al principio de cada cosmogonía. Por esta razón, Renan considera a Sanchoniathon como un compilador que no omitió ninguno de los datos que le ofrecían los yacimientos libaneses. Observamos contradicciones, sobre todo en la octava cosmogonía, donde algunos hechos parecen ignorar los capítulos anteriores.


Filón de Biblos


La autenticidad se vio aún más perjudicada cuando, en tiempos de Adriano (117-138), otro fenicio, Filón de Biblos, tradujo la obra. También Filón estaba animado por un sentimiento patriótico y, como muchos de sus compatriotas, albergaba ciertos celos de los romanos, cuya cultura acabó eclipsando a la fenicia. Este estado de ánimo era común a todo Oriente y recuerda las condiciones en las que el judío Filón también escribió relatos históricos para afirmar el valor de su pueblo frente al mundo helenístico.


El deseo de glorificar su civilización, unido a la falta de dominio de su lengua fenicia, se refleja en la obra de Filón de Biblos desenmascarando su cultura de habla griega. Sin embargo, a pesar de los pocos errores que este último injertó en el relato del Sanchoniathon, su obra griega se mantiene bastante fiel al original fenicio. De hecho, es en el plano de la forma donde Filón hizo perder al relato fenicio un cierto arcaísmo semítico. En cuanto al contenido, si no nos permite apreciar la atmósfera intelectual de la antigüedad fenicia, sigue siendo para nosotros un precioso testimonio de la Fenicia tardía, fuertemente helenizada y romanizada.


A pesar de las numerosas alteraciones que sufrió el texto original, el espíritu cananeo sigue omnipresente. Muchas ideas e interpretaciones sólo tenían sentido para Ernest Renan cuando se traducían al siríaco, al fenicio o a una lengua afín como el hebreo. Además, el contenido es muy indicativo de la mentalidad semítica u oriental en general, y revela fuertes similitudes entre la cosmogonía fenicia y la génesis de los hebreos, sobre todo en el principio del evhemerismo (evemerismo) que diviniza a patriarcas y reyes.


Porfirio y Eusebio


Para Renan, «es a la polémica religiosa, tan viva en los siglos III y IV, a la que debemos la conservación de este monumento, al que nuestra pobreza, mucho más que a sus cualidades intrínsecas, da tanto precio». Durante este periodo, hubo polémicas entre paganos y cristianos. Así, para desacreditar el relato mosaico, Porfirio se refirió a «una mitología fenicia atribuida a Sanchoniathon y traducida al griego por Filón de Biblos», subrayando al mismo tiempo su autenticidad.


Irónicamente, nos dice Renan, el obispo Eusebio de Cesarea iba a utilizar esta misma fuente, legitimada por su adversario, para rebatir los argumentos de Porfirio y confundir el paganismo con su inmoralidad.



#maronites
Estelas de Tiro (n° 188 y n° 189) y Sidón (n° 190), con el disco alado de Helios, emblema de las estelas y templos fenicios. ©Mission de Phénicie, Calmann-Lévy, 1864; dibujos de Édouard Lockroy.


La religión fenicia


La religión fenicia parece casi idéntica a la de Mesopotamia. Para Renan, casi podría considerarse como una versión occidental de la civilización babilónica. La Tríada es el elemento principal de las creencias de estas dos civilizaciones y la prostitución sagrada de ciertas sacerdotisas sigue siendo una de sus prácticas bastante características. Para llegar a la relación entre las mitologías fenicia y egipcia, sólo podemos insistir en la presencia expresiva de Thot. Este dios, tomado de Egipto, es quien escribe la historia para legarla a las generaciones siguientes.


Los intercambios culturales con los griegos parecen aún más decisivos. Bajo la influencia de Grecia se escribió la historia fenicia. Fue Grecia quien dio a los pueblos del Líbano el nombre de fenicios, y a Guebal el de Biblos. La leyenda de Europa no es sino el reflejo mitológico de la complementariedad greco-fenicia con la hija de Agenor, rey de Tiro, Europa que dio su nombre al continente, su hermano Cadmo, portador del alfabeto, y Adonis, adoptado por el panteón griego.


Para Renan, la cosmogonía fenicia conserva, a pesar de todo, un sabor fundamentalmente semítico. Está incluso más cerca de la Mesopotamia caldea, con la que comparte un espíritu científico, mientras que la génesis de los hebreos se caracteriza más bien por un alto grado de «espiritualismo y simplicidad». Pero al margen de estos matices, Renan señala que entre todas las tradiciones del antiguo Oriente y hasta los primeros siglos del cristianismo, observamos un «sincretismo de mitologías griegas, egipcias, persas, babilónicas, fenicias y tradiciones hebreas».


 

Extractos seleccionados de cada una de las ocho cosmogonías de Sanchoniathon


Primera cosmogonía


En el principio era el Caos y el Caos era oscuro y turbulento, y el Aliento se cernía sobre el Caos.


Y el Caos no tenía fin, y así fue durante siglos de siglos.


Y el Aliento amaba sus propios principios, y hubo una mezcla, y esta mezcla se llamó Deseo.


Y el Deseo era el principio de la creación de todo. Y el Aliento no conocía su propia creación.


Segunda cosmogonía


En el principio era el Caos.


Y el Aliento flotaba sobre el Caos.


Y el Aliento y el Caos se mezclaron, y nació Môt.


Y de Môt salieron todas las semillas de la creación, y Môt fue el padre de todas las cosas.


Y Môt tenía forma de huevo.


Y brillaban el sol y la luna y las estrellas y las grandes constelaciones.


Y había criaturas vivientes sin sentimiento, y de estas criaturas vivientes surgieron seres inteligentes, y fueron llamados Zophezamin.


Y los hombres, hombres y mujeres, comenzaron a moverse.


Tercera cosmogonía


En el principio era el Caos.


Y el Aliento se cernía sobre el Caos.


Y el Aliento engendró el Viento del Norte, el Viento del Sur, el Viento del Este y el Viento del Oeste.


Y el Caos y el Viento del Oeste se unieron, y dieron a luz a Ulom y Kadmon.


Y de ellos nacieron Tholedeth y Moledeth, varón y hembra.


Y habitaron primero en Fenicia, y adoraron a Beelsamin.


Cuarta cosmogonía


Y Ulom y Kadmon engendraron hijos, cuyos nombres fueron Luz, Fuego y Llama; y éstos inventaron el uso del fuego.


Y engendraron hijos que se llamaron Casio, Líbano, Anti-Libán y Tabor, y fueron gigantes en la tierra.


Y de éstos nacieron Sammum y Uso.


Y Sammroum habitó en la isla de Tiro.


Y Sammerum tuvo hijos e hijas, y de él nació Sidón, que inventó la pesca y la caza, y fue padre de los sidonios.


Quinta cosmogonía


Chusor estableció el orden y la armonía en el mundo.


De él nacieron Kaín y Adán.


Sexta cosmogonía


Y de ellos nacieron titanes y gigantes.


Y de ellos nacieron Amine y Mag, que inventaron la agricultura.


Y de ellos nacieron Misor y Sydyk.


Y de Misor nació Thoth, que inventó las letras.


Séptima cosmogonía


Elión y Baal-Berita, dios supremo.


Él produce a Adán y la raza de los hombres.


Estos habitan primero en Biblos.


Octava cosmogonía


Elión el Altísimo produce el Cielo y la Tierra.


El Cielo y la Tierra producen a El, Betel, Dagón, Atlas, adúltero del Cielo.


El, por consejo de Ateneo y Toth, inventa el arpa y la lanza.


El construye la ciudad de Biblos.


El Cielo intenta seducir a El por medio de sus tres hijas, Astarté, Rea y Baalti, y luego por Imarméné y Hora.


El Cielo inventa los Betyls, piedras vivas.


Dagón inventa el cultivo del trigo y el arado.


De Sydyk y una de las Titánides nace Eschmoun.


En el año 32 de su reinado, El mutila el Cielo, cuya sangre tiñe los ríos y las fuentes.


El entrega la ciudad de Biblos a Baalti, Beryta a Posidón, Sidón a los Cabires.


Toth inventa las imágenes de los dioses, los caracteres sagrados, los emblemas religiosos, y crea las insignias de la realeza de El.


Los siete Cabires y su hermano Eshmun escriben todas estas cosas por orden de Thot.

 

Para leer el texto original en francés: La cosmogonie phénicienne de Sanchoniathon


Para leer el texto en inglés: The Phoenician Cosmogony of Sanchuniathon

96 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page