SINAXARIÓN

DEL CALENDARIO LITÚRGICO MARONITA

c | Marzo 07

SAN NARCISO, OBISPO DE JERUSALÉN († 216)

Fue consagrado Obispo de Jerusalén alrededor del año 180. Ya era un hombre viejo, y Dios atestiguó sus méritos con muchos milagros, que fueron largamente recordados por los cristianos de Jerusalén. Un Sábado Santo en la iglesia los fieles estaban en grandes problemas, porque no se podía encontrar aceite para las lámparas que se usaban en la fiesta pascual. San Narciso les pidió que sacaran agua de un pozo vecino y, rezando sobre ella, les dijo que la pusieran en las lámparas. Se convirtió en aceite, y mucho tiempo después, parte de este aceite se conservó en Jerusalén en memoria del milagro. Pero la misma virtud del Santo le hizo enemigo, y tres desgraciados le acusaron de un crimen atroz.
Confirmaron su testimonio con horribles imprecaciones: el primero rezó para que pereciera por el fuego, el segundo para que se desperdiciara por la lepra, el tercero para que se quedara ciego, si acusaban falsamente a su obispo. El santo obispo había deseado durante mucho tiempo una vida de soledad, y se retiró secretamente al desierto, dejando a la Iglesia en paz. Pero Dios habló por su siervo, y los acusadores del obispo sufrieron los castigos que habían invocado. Entonces Narciso regresó a Jerusalén y retomó su cargo. Murió en una vejez extrema, obispo hasta el final.

Fuente: Lives of the Saints, by Alban Butler, Benziger Bros. ed. [1894]

Otros Santos para hoy

SANTA FELÍCITAS Y PERPETUA, MÁRTIRES († 203)

Mártir de Cartago bajo Septimio Severo en el 203, Perpetua fue una dama noble y Felícitas la hija menor de sus siervos. Madre reciente la primera, a punto de dar a luz la segunda, se apoyaron mutuamente en la arena hasta el final. Perpetua retrató en su diario las miserias de las cárceles romanas.

Fuente: VaticanNews