SINAXARIÓN

DEL CALENDARIO LITÚRGICO MARONITA

d | Abril 03

SAN ISIDORO DE SEVILLA († 636)

1. Patrón del Internet
«Dios no hizo todas las cosas de la nada, sino algunas de algo y otras de la nada. De la nada creó el mundo, el ángel y las almas». Puede ser sorprendente que un obispo que vivió entre los siglos VI y VII y que escribió en latín fuera propuesto como el santo patrón de Internet. Ocurrió durante el pontificado de Juan Pablo II y aunque faltó la proclamación oficial, fue sin embargo un gran reconocimiento atribuido a uno de los más prolíficos Doctores de la Iglesia de todos los tiempos.

2. Cuando la santidad es «casera»

Isidro nació en una familia de Cartagena y pronto se quedó huérfano de padre. Creció criado por su hermano mayor Leandro -que le precedió en la cátedra de Sevilla- junto con un hermano y una hermana, todos ellos se hicieron religiosos y luego fueron venerados como santos por la Iglesia. Motivos que pusieron en evidencia la naturaleza extraordinaria de esta familia. Una leyenda cuenta que cuando el pequeño Isidro tenía sólo un mes de edad, un enjambre de abejas voló sobre su cuna y depositó un riachuelo de miel en sus labios como un deseo de la dulce y sustancial enseñanza que un día fluiría de esos mismos labios - así como de su pluma -.
En su mocedad, Isidro es un estudiante perezoso y poco entusiasta, que a menudo escapa de las lecciones, hasta que un día le llega una brillante inspiración y se da cuenta de que la constancia y la buena voluntad pueden llevar a un hombre muy lejos.

3. Un episcopado de 36 años

Es así que leyendo a San Agustín y San Gregorio Magno, Isidro se convirtió en el hombre más culto de su tiempo. Pero también se convirtió al mismo tiempo en uno de los obispos más populares y queridos. Cuando su querido hermano Leandro murió, él, ya clérigo en Sevilla, le sucedió en el episcopado. En 36 años se esforzó por difundir la verdadera doctrina, contra las herejías de su tiempo - como el arrianismo - y luchó por la conversión de los visigodos, tanto que presidió el Concilio de Toledo en 633. Dio gran importancia a la liturgia, reforzando el uso de los himnos, cantos y oraciones que constituyen el rito mozárabe, también conocido como "Isidoriano".
Convencido de la necesidad de que los candidatos al sacerdocio estuvieran particularmente bien preparados y educados, fundó el primer colegio, predecesor de los seminarios modernos. Todo esto sin descuidar las prácticas de piedad, oración, penitencia y meditación en cada momento del día.

4. El saber humano

A menudo se utiliza, en el lenguaje común, la hipérbole "todo el saber humano", para indicar un conocimiento monumental, que nadie puede abarcar en su totalidad. Isidro, sin embargo, lo logra. Escribe mucho, escribe de todo y sobre todo porque su curiosidad es inmensa e inagotable, su mente está entrenada para analizar y comprender los más diversos temas. Su obra más famosa, de hecho, se llama «Etimologías», y es un compendio de sus conocimientos contemporáneos, considerada la primera enciclopedia de la historia, dividida en 20 libros y ordenada por argumentos, separados según la materia, ya sea gramática, retórica, dialéctica, matemáticas, música, medicina, agricultura, astronomía, idiomas o teología. También escribió los «Comentarios sobre los libros históricos del Antiguo Testamento».

Fuente: VaticanNews

Otros Santos para hoy

SAN JUAN, OBISPO DE NAPOLES († 432) | SAN SIXTO I, PAPA († 125)

San Juan de Nápoles
A Juan, obispo de Nápoles en un período sumamente turbulento, se lo recuerda por haber trasladado los restos de San Jenaro del Agro Marciano al cementerio extra-urbano. Murió la noche del Sábado Santo del año 432 mientras comenzaba la celebración litúrgica, y fue sepultado en la fiesta de Pascua.

___________

San Sixto I
1. Papa
Sixto es hijo de dos pastores, originario de la VII zona de la Urbe llamada via Lata, cerca de la actual via del Corso, donde todavía hay una avenida con este nombre. En realidad se llamaba "Xystus", nombre probablemente de origen griego, que luego se confunde con Sixto, pues en realidad será el séptimo Papa, es decir, el sexto después de Pedro.

2. El sexto pontificado después de Pedro

Elegido alrededor del 115, a él se le atribuyen ciertamente algunas normas de culto muy importantes. Es Sixto, por ejemplo, quien decide que durante la consagración nadie fuera de los ministros de culto pueda tocar el cáliz sagrado y la patena; también introduce en la misa, después del Prefacio, el rezo del "Santo" en forma conjunta entre el sacerdote y la asamblea y, al parecer, también la fórmula final del "Ite missa est", aunque esto no esté históricamente comprobado.
Parece más seguro que haya establecido que los obispos que han visitado la Santa Sede deban volver a sus diócesis con una carta del Papa que demuestre su plena comunión con el sucesor de Pedro. No es seguro, finalmente, si fue él quien introdujo el uso del agua en el rito eucarístico y del agua bendita para las abluciones, mientras que se le atribuyen dos cartas sobre cuestiones doctrinales: una sobre la Santísima Trinidad, la otra sobre la primacía del obispo de Roma, que sin embargo algunos consideran apócrifas.
Durante su Papado probablemente comenzaron los primeros enfrentamientos con las Iglesias Orientales, mientras que parece que fue él quien envió a los primeros misioneros a evangelizar la Galia, incluyendo a San Pellegrino.

3. La incerteza sobre el martirio y las reliquias

Sixto muere alrededor de 125, posiblemente decapitado, y es inicialmente indicado como un mártir. Sin embargo, como no se conocen más detalles sobre su martirio, el Calendario Universal de la Iglesia no lo incluye actualmente entre los mártires. Inicialmente enterrado en la necrópolis del Vaticano, diez siglos después de su muerte sus restos son transportados a Alatri. Desde entonces, esta ciudad se disputa con la cercana ciudad de Alife - en la zona de Caserta - San Sixto como patrón. En realidad, según las últimas verificaciones, reliquias de su cuerpo se conservan en ambas. Hay también reliquias atribuibles a San Sixto I en la iglesia del mismo nombre en la Vía Appia de Roma e incluso en una capilla de la Catedral de la Asunción de Savona, donadas a la ciudad por el Papa Pablo V.

Fuente: VaticanNews