#santosmaronitas
#santosmaronitas

SINAXARIÓN

DEL CALENDARIO LITÚRGICO MARONITA

d | Abril 08

Santos

SAN BARLAAM, MÁRTIR († 213)

san dimas el buen ladrón

Barlaam nació cerca de Antioquía de padres cristianos pobres, quienes lo educaron para amar las virtudes y los buenos modales.

Cuando surgió la décima persecución contra los cristianos, Barlam fue arrestado. Al confesar públicamente que es cristiano fue llevado a la ciudad de Antioquía, donde había experimentó una amarga agonía pero se mantuvo firme en su fe.

Después de sufrir muchas torturas, lo obligaron a ofrecer incienso al ídolo. Entonces pusieron fuego ardiente sobre el altar del ídolo, y pusieron incienso en su mano y lo arrojaron sobre el fuego para quemarlo. Sin embargo, no sintió el fuego ni el dolor. Su mano permaneció inmóvil hasta que el fuego le quemó la piel y las venas. Cayó inconsciente, triunfante con la corona del martirio en el año 213.

Fuente: www.maronitas.org

Otros Santos para hoy

MEMORIAL DEL SEPTIMO CONCILIO ECUMÉNICO: NICEA 787

san dimas el buen ladrón

Hasta el presente, los seis primeros concilios habían tenido un marcado carácter dogmático precisando la verdadera doctrina sobre la Santísima Trinidad y la figura de Cristo. Surge ahora una grave desviación en el culto y en la liturgia: la iconoclastia o persecución de los iconos e imágenes.

Éste es el último concilio ecuménico aceptado por católicos y ortodoxos. Y difiere bastante de los anteriores.
Hasta el presente, los seis primeros concilios habían tenido un marcado carácter dogmático precisando la verdadera doctrina sobre la Santísima Trinidad y la figura de Cristo. Surge ahora una grave desviación en el culto y en la liturgia, amparada de una manera eficiente por los emperadores bizantinos y es la iconoclastia o persecución de los iconos e imágenes.
La veneración a las imágenes representadas en pinturas y esculturas se remonta a la época de las catacumbas. Y la Iglesia nunca lo prohibió, salvo en alguna excepción por el peligro de idolatría. Al pueblo cristiano siempre agradó la veneración a las imágenes, pues a través de ellas contactaban con Dios, y veían en la Virgen y en los santos modelos de vida cristiana y de intercesores ante la divinidad. Algo parecido ocurrió con las reliquias. Fue el emperador León III el Isáurico el que inició la persecución iconoclasta. Los motivos no están del todo claros; unos piensan que se debe al influjo de los judíos, enemigos de las imágenes, otros que a la influencia de los musulmanes, otros que a la actitud de herejes y maniqueos.
Lo cierto es que en el año 727, León III mandó destruir la imagen de Cristo de uno de los palacios imperiales. El pueblo se amotinó asesinando a varios oficiales del emperador. Éste respondió con inusitada crueldad, con cárceles, destierros, mutilaciones, azotes. La persecución imperial se convirtió en un vandalismo feroz que destrozó innumerables obras de arte y que llevó al martirio a monjes, clérigos y laicos. Con Constantino V Coprónimo (740) hijo del anterior, la persecución se incrementó destruyendo reliquias e incluso azotando al patriarca y ensañándose contra centenares de monjes mutilándolos y asesinándolos.
En el 787 se celebró el II Concilio de Nicea, convocado por la emperatriz Irene. El papa Adriano (772-795) alabó las buenas intenciones de la emperatriz y envió dos legados. Asistieron más de 300 obispos. Los enviados pontificios leyeron una carta escrita por el propio papa y la asamblea exclamó: «así cree, así piensa, así dogmatiza todo el santo sínodo». De esta manera fueron anatematizados los defensores de la herejía iconoclasta. Se proclamó la licitud del culto a las imágenes, distinguiendo entre "prokynesis" (veneración y respeto) y "latreia" (adoración). A los iconos e imágenes se les venerará y no se les adorará. Destronada Irene, reapareció la persecución con León V el Armenio (813-820) y sucesores. Con la emperatriz Teodora (843) se impuso la paz definitiva. Desde entonces la Iglesia Oriental celebra anualmente la "fiesta de la ortodoxia" en recuerdo a los mártires víctimas del furor iconoclasta. Hoy nadie pone en duda la importancia de los iconos e imágenes en el culto cristiano.
Constituyen un medio adecuado que nos recuerda que los santos en el cielo son un modelo a seguir y unos intercesores a quienes invocar, evitando las posibles exageraciones que pueden darse en la veneración de sus representaciones pictóricas o escultóricas.

Fuente: diocesismalaga.es