top of page
#santosmaronitas
#santosmaronitas

SINAXARIÓN

DEL CALENDARIO LITÚRGICO MARONITA

g | Julio 12

SANTAS RUFINA Y SEGUNDA, MÁRTIRES

san dimas el buen ladrón

Rufina y Segunda eran hijas de un senador romano llamado Asterio. Una de ellas estaba prometida a Armentario y la otra a Verino. Ambos jóvenes eran cristianos, pero apostataron durante la persecución de Valeriano. Las dos santas se negaron a seguir el ejemplo de sus prometidos y huyeron de Roma, pero su fuga se descubrió pronto.

Rufina y Segunda fueron arrestadas cerca de Roma y conducidas ante el prefecto, Junio Donato. Éste trató de hacerles apostatar con amenazas y halagos. Como todo resultase inútil, mandó azotar a Rufina; entonces Segunda exclamó: «¿Por qué consideras a mi hermana digna de ese honor y a mí me juzgas indigna de él? Mándame azotar también, puesto que también yo he confesado a Cristo».

Las dos hermanas fueron torturadas y decapitadas juntas. Una matrona llamada Plautilla, dueña de las tierras donde ambas murieron, les dio sepultura y se convirtió al cristianismo tras ver a las hermanas en un sueño, en el cual ambas le indicaron el lugar del martirio además de instarla a convertirse.

El sitio de la sepultura de las mártires se llamó en un tiempo «Silva Nigra» (Selva Negra) ; pero desde que las santas fueron sepultadas ahí, empezó a llamarse «Silva Candida» (Selva Blanca). Sobre la tumba se erigió una iglesia, y alrededor de ésta se formó la población de Silva Candida o Santa Rufina, que llegó a ser sede episcopal y cardenalicia.

Las reliquias de santa Rufina y santa Segunda fueron trasladadas en 1154 a la basílica lateranense, cerca del bautisterio de Constantino. La iglesia romana dedicada a nuestras santas fue construida, según la tradición, en el sitio que ocupaba antiguamente la casa de Rufina y Segunda.

Fuente: maronitas.org

Otros Santos para hoy

SANTA SUSANA, MÁRTIR (s III)

san dimas el buen ladrón

Es hija de Gabino, hermano del Papa Cayo Santo, de familia cristiana de larga tradición de honor, estaba emparentada con el rey Diocleciano y juró su virginidad a Dios. Cuando murió la esposa de Maximiano, pariente del rey, éste quiso casarlo con Susana, por lo que envió a su pariente, Claudio, a hablar con su padre al respecto. Ella les respondió que se había dedicado a Jesucristo. Luego explicó a Claudio la validez de la fe cristiana y el honor de la virginidad. Sus palabras afectaron su corazón y le pidió que aprendiera sobre la religión cristiana. Ella le dijo: Ve donde mi tío, el Sumo Pontífice, y él te guiará a lo que te salvará.

Entonces Claudio acudió al Papa, quien le enseñó las leyes de la fe y lo bautizó con su familia. Cuando el rey retrasó su regreso, le envió al Príncipe Máximo, quien vino y lo encontró arrodillado y orando. Máximo se conmovió, creyó, se bautizó, vendió sus propiedades y distribuyó su dinero entre los pobres. Cuando el rey supo de Claudio y Máximo, ordenó que los mataran en el fuego y fueron coronados con el martirio.

bottom of page