top of page
#santosmaronitas
#santosmaronitas

SINAXARIÓN
DEL CALENDARIO LITÚRGICO MARONITA

h | Agosto 05

JASON DE TESALÓNICA, MARTIR (s. I) | SAN CRISTÓBAL DE LICIA (CRISTÓFORO), MÁRTIR (♰ 250)

san dimas el buen ladrón

JASON DE TESALÓNICA

Jasón de Tesalónica (griego: Ίάσων ό Θεσσαλονικεύς) fue un judío converso y uno de los primeros creyentes cristianos mencionado en el Nuevo Testamento en Hechos 17, 5-9 y Romanos 16, 21.

Relato bíblico

En Hechos 17, la casa de Jasón en Tesalónica estaba siendo utilizada como refugio por los apóstoles Pablo, Silas y Timoteo. Algunos judíos tesalonicenses estaban molestos con los comentarios de Pablo en su sinagoga y, al no encontrarles a él y a Silas, arrastraron a Jasón y a algunos de los otros discípulos cristianos ante las autoridades de la ciudad, donde fue multado y puesto en libertad[1]. Jasón es acusado específicamente de haber "acogido" a los apóstoles.

Pablo se refirió a Jasón, Lucio y Sosípater como sus "paisanos" (griego: οἱ συγγενεῖς μου) en Romanos 16,21, lo que ha llevado a algunos a llamarle "Jasón de Tarso" (ya que Pablo era de Tarso). Sin embargo, la mayoría de los eruditos entienden que el uso que hace Pablo de "compatriota" aquí y en otros lugares significa "compatriota judío". Ambas referencias a Jasón apuntan "muy probablemente" a la misma persona.


_________

SAN CRISTÓBAL DE LICIA (CRISTÓFORO)

Era un cananeo de 5 codos de altura (unos 2,30 metros) y un rostro temible. Tras servir en el reino de Canaán, se le ocurrió ir a servir "al mayor rey que existiese". Fue a servir al rey que tenía la reputación de ser el más grandioso pero un día vio que ese rey se santiguaba ante la mención del Diablo. Por ello supo que ese rey le tenía miedo al Diablo, por lo que partió a buscar al demonio. Se topó con una banda de merodeadores y uno de ellos le declaró que era el Diablo, de modo que Cristóbal decidió servirle. Pero cuando él vio que su nuevo amo se apartaba de una cruz en el camino, se dio cuenta de que tenía miedo de Jesucristo, así que lo dejó para preguntarle a la gente dónde estaba Cristo. Así conoció a un ermitaño que le instruyó en la fe cristiana. Cristóbal se preguntaba a sí mismo cómo podía entonces servir a Jesús. Cuando el ermitaño le sugirió que ayunara y rezase, Cristóbal replicó diciendo que él no estaba dispuesto a realizar ese servicio. El ermitaño le sugirió entonces que, a causa de su gran tamaño y su fuerza, podría ayudar a Cristo ayudando a la gente a cruzar un peligroso río donde la gente solía perecer en el intento. El ermitaño le prometió que ese servicio le complacería a Cristo.

Cuando Cristóbal ya llevaba un tiempo realizando ese servicio, un niño pequeño le pidió que le ayudara a cruzar el río. Durante la travesía, el río creció y el infante parecía tan pesado como el plomo, hasta tal punto que Cristóbal apenas lo podía llevar y se encontró con una gran dificultad. Cuando finalmente alcanzó el otro lado, le dijo a la criatura: “Me has puesto en el mayor peligro. No creo ni que el mundo entero sea tan pesado en mis hombros como lo has sido tú”. Y el pequeño respondió: “Tú no sólo has tenido en tus hombros el peso del mundo, sino al Hombre que lo creó. Yo soy Cristo, tu Rey, a quien has servido en este oficio”. El niño luego se desvaneció.​

Cristóbal visitó posteriormente Licia y allí consoló a los cristianos, que estaban siendo martirizados. Fue llevado ante el rey local, y se negó a realizar sacrificios a los dioses paganos. El rey intentó ganárselo con riquezas y enviándole a dos bellas mujeres para tentarlo. Cristóbal convirtió a las mujeres al cristianismo, como ya había convertido a cientos en la ciudad. El rey ordenó matarlo. Tras varios intentos fallidos, Cristóbal fue decapitado.


Fuente: maronitas.org

Otros Santos para hoy

SAN LUIS GONZAGA, RELIGIOSO (1568-1591)

san dimas el buen ladrón

Memoria de san Luis Gonzaga en la liturgia Maronita el 5 de agosto (nota: el calendario litúrgico de la iglesia latina lo celebra el 21 de Junio)

Jesuita italiano conocido por su coraje en el servicio a los enfermos y por su dedicación a la educación de jóvenes estudiantes.

Proveniente de una familia noble en Castiglione, Italia, el padre de San Luis, el marqués de Castiglione, lo preparó para una carrera militar. A la edad de cuatro años, San Luis comenzó a servir en la corte del gran duque Francisco I de Médici y luego, lo enviaron a Florencia para completar su educación formal.

Poco después, San Luis comenzó a sufrir de insuficiencia renal, lo que él consideró como una bendición porque le permitió tener tiempo para reflexionar y orar. Fue durante este período que el sintió su llamado al sacerdocio. Recibió su primera comunión de San Carlos Borromeo en julio de 1580.

A raíz de su enfermedad, en vez de continuar con su entrenamiento militar, San Luis se dedicó a enseñar catecismo a los jóvenes pobres. Contra los deseos de su padre, San Luis anunció su intención de unirse a la Compañía de Jesús. A los dieciocho años de edad, renunció a su título y a sus tierras.
El marqués se lleno de rabia al escuchar que su heredero quería renunciar a todo lo que con tanto cuidado había preparado para él. Sin embargo, la determinación del hijo fue más fuerte y su padre terminó por dar su consentimiento.

En 1585, San Luis se unió a los jesuitas y estudió bajo la tutela de San Roberto Belarmino, SJ, quien era su consejero espiritual. Profesó sus primeros votos en 1587 y estudió en el Colegio Romano.

En 1591, la peste se extendió por Roma. San Luis se ofreció como voluntario para servir en el hospital jesuita, donde él y sus compañeros jesuitas atendían directamente a los infectados. San Luis rogó por las almas de las víctimas y también trabajó con cada uno de los enfermos y limpió aquellos afectados por la epidemia. Contrajo la peste y su salud declinó rápidamente.

Confesó a su director espiritual, Roberto Bellarmino, que había tenido el presentimiento de que moriría pronto. Y así fue, en pocos días murió. Se conserva una carta que escribió a su madre poco antes de morir: “Al llegar tu carta, me encuentro todavía en esta región de los muertos. Pero un día u otro ha de llegar el momento de volar al cielo, para alabar al Dios eterno en la tierra de los que viven”.

San Luis Gonzaga murió en Roma el 21 de junio de 1591 a la edad de 23 años. Fue canonizado en 1726 por el papa Benedicto XIII. San Luis es el santo patrón de la juventud, alumnos, y enfermos de SIDA y cuidadores.


Fuente: maronitas.org

bottom of page