top of page
#santosmaronitas
#santosmaronitas

SINAXARIÓN

DEL CALENDARIO LITÚRGICO MARONITA

k | Noviembre 04

SAN CARLOS BORREMEO, OBISPO (1538-584)

san dimas el buen ladrón

Cada 4 de noviembre la Iglesia celebra a San Carlos Borromeo, el Santo Patrono de San Juan Pablo II y muy ligado a la vida del Pontífice polaco.

San Carlos Borromeo nació en Italia en 1538 en una familia muy rica. Fue sobrino del Papa Pío IV y ocupó altos cargos eclesiásticos, llegando a ser Arzobispo de Milán y Cardenal.

Su participación en el Concilio de Trento fue clave para que éste se llevara a término, en la que se aprobaran muchos decretos dogmáticos y disciplinarios.

San Carlos se preocupó mucho por la formación de los sacerdotes. Destituyó a algunos presbíteros indignos y los reemplazó por personas que restauraran la fe y las costumbres del pueblo.

La vida de San Carlos Borromeo corrió grave peligro cuando la orden religiosa de los Humiliati, que poseía muchos monasterios, tierras y miembros corrompidos, intentaron desprestigiarlo para que el Papa anulase las disposiciones del Santo. Al no conseguir su cometido, tres priores de la orden armaron un complot para matarlo.

Jerónimo Donati, un mal sacerdote de la orden, aceptó asesinarlo por 20 monedas de oro, y le disparó cuando se encontraba orando en la capilla de su casa, pero la bala sólo tocó la ropa y el manto del Cardenal.

Cuando en Milán se propagó una terrible peste, San Carlos se consagró al cuidado de los enfermos. Como su clero no se daba abasto para asistir a las víctimas, pidió ayuda a los superiores de las comunidades religiosas y de inmediato muchos religiosos se ofrecieron como voluntarios.

Borromeo no se contentó con orar y asistir personalmente a los moribundos, sino que también agotó sus recursos para ayudar a los necesitados y contrajo fuertes deudas.

Fue amigo de San Francisco de Borja, San Felipe Neri, San Pío V, San Félix de Cantalicio, San Andrés Avelino y de muchos más. Llegó incluso a darle la primera comunión al adolescente San Luis Gonzaga.

Partió a la Casa del Padre el 4 de noviembre de 1584, siendo pobre y diciendo: "Ya voy, Señor, ya voy".

San Carlos Borromeo y San Juan Pablo II

Aunque vivieron en épocas diferentes, los dos están unidos al tener historias parecidas que el mismo San Juan Pablo II resaltó en su audiencia del 04 de noviembre de 1981.

La primera similitud está en el nombre. “Karol” Wojtila en español es “Carlos”, nombre con el cual San Juan Pablo II fue bautizado, quedando bajo la protección del Santo para crecer en la misión de ser hijo adoptivo de Dios.

“He aquí el papel que San Carlos realiza en mi vida y en la vida de todos los que llevan su nombre”, destacó.

La segunda similitud está en una pistola. Así como se buscó acabar con la vida del Arzobispo de Milán en el S. XVI, el Papa peregrino enfatizó que el atentado de bala que sufrió en mayo del ´81 le había permitido “mirar la vida de modo nuevo: esta vida, cuyo comienzo está unido a la memoria de mis padres y simultáneamente al misterio del bautismo y al nombre de San Carlos Borromeo”, señaló.

El tercer parecido está en los Concilios. San Borromeo participó en el Concilio de Trento y San Juan Pablo II hizo lo mismo en el Vaticano II. Al igual que su patrono, el Santo del Siglo XX también introdujo las enseñanzas del Concilio en su propia Arquidiócesis.

Por último está el amor a los pobres y los enfermos. Juan Pablo II es recordado por visitar a los más necesitados y Borromeo no dudó en asistir personalmente a los afectados por la peste.

Se dice que San Carlos Borromeo fue tan querido que en Milán casi nadie durmió la noche que él agonizaba y Juan Pablo II mantuvo en oración al mundo antes de morir.

“Mirando mi vida en la perspectiva del bautismo, mirándola a través del ejemplo de San Carlos Borromeo, doy las gracias a todos los que hoy, en todo el período pasado, y continuamente, también ahora, me sostienen con la oración y a veces incluso con grandes sacrificios personales”, dijo aquel entonces el Santo Polaco.


Fuente: maronitas.org

Otros Santos para hoy

SAN VITAL (TB. VIDAL) y AGRÍCOLA, MÁRTIRES (♰ 304) | SAN PORFIRIO, MÁRTIR (♰ 275)

san dimas el buen ladrón

San Vidal y Agrícola
Agrícola era uno de los nobles de la ciudad de Bolonia en Italia. Vidal era su sirviente y ambos eran cristianos. El gobernador de su ciudad los arrestó y confesaron su fe cristiana. Los amenazó con torturas y muerte. Ellos no hicieron caso a su amenaza, por lo que ordenó que azotaran primero a Vidal, para intimidar a su amo. Lo golpearon con barras de hierro. hasta que su sangre fluyó y sus huesos fueron quebrados.

Saber ora diciendo:

“Oh Señor Jesucristo, acepta mi alma porque tanto anhelo la corona en la mano de tu ángel”. Porque vio a un ángel que llevaba una corona preparada para él. Dijo esto y entregó su alma en manos de Dios.

En cuanto a Agrícola, no se dejó intimidar por el tormento de su siervo, sino que se hizo más fuerte y más deseoso de alcanzarlo: los griegos volaron sobre él y lo clavaron en una cruz, como su maestro, el divino Redentor. Su espíritu se desbordó cuando dijo: “En tus manos, oh Señor, encomiendo mi espíritu”. Esto fue en el año 304 de su oración con nosotros. Amén.


Fuente: maronitas.org

___________


San Porfirio
Vivió durante el reinado del emperador Aureliano (270-275 d.C.) y era de la ciudad de Éfeso. Desde muy joven se crió en el teatro con los mimos, es decir, aquellos que representaban todas las formas y movimientos de las personas.

Un día actuaba en una obra que despreciaba la fe y se burlaba de los misterios de los cristianos, donde fue bautizado por otro mimo que fingía falsamente ser un obispo.

El obispo cristiano, Aureliano, lo invitó a bautizarlo, así que lo metió en el agua, diciéndole: “Que Porfirio sea bautizado, en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo”.

Inmediatamente aparecieron unos ángeles llevando una túnica blanca, que vistieron sobre Porfirio, y cantaban el verso: "“Vosotros, los que habéis sido bautizados con Cristo, estáis revestidos de Cristo" (Gálatas 3, 27). Ahora, después de ser bautizado, se puso la vestimenta blanca, como es costumbre de los bautizados, y ¡Oh, el milagro! - Aceptó la fe cristiana, la gracia de El Espíritu Santo tocó el corazón de Porfirio, y creyó en Cristo, declarando su fe.

Cuando el gobernador se enteró de esto, fue arrestado. Le mandó negar su nueva fe, pero a él no le importó, sino que se mantuvo firme, dispuesto a derramar su sangre por amor de Cristo, así que lo decapitó y coronó su cabeza con el martirio en el año 275.
Que sus oraciones estén con nosotros, Amén.


Fuente: maronitas.org


bottom of page