ACEMETAS (Άκοίμηται), MONJES

Por: Alberto Meouchi

Los Acemetas fueren unos monjes cuya espiritualidad monacal consistía en “rezar sin cesar” para que se conservara una “salmodia perpetua”, pues buscaban cumplir la sugerencia de Jesús cuando, en san Lucas 18, 1, “les proponía una parábola sobre la necesidad de orar siempre y no desfallecer”.

Etimológicamente la palabra Acemeta significa “el que no duerme” (που δεν κοιμάται = el que no duerme / ακοίμητος: ά = no / sin, κοιμάται = durmiendo / dormir), de ahí que este término se refiera a los monjes que no dormían para rezar las 24 horas del día. Evidentemente, no se trata de una persona sin dormir, sino de una comunidad que, por turnos, estuvieran en continúa oración, sin dejar, en el monasterio, ningún momento sin que algunos estuvieran rezando. En arameo los llamaban los ܫܰܗܳܪܶܐ (shahore), los vigilantes.

Los monjes Acemetas se dividían en tres coros, y cada uno de ellos cantaba los salmos en y por su turno, relevándose alternativamente, con el fin de que la oración fuera ininterrumpida todas la horas del día y de la noche.

Este estilo de vida se le atribuye, comúnmente, a Alejandro el Acemeta († 430), quien había sido, antes de retirarse a la vida monástica, un oficial del emperador Teodosio I el Grande († 395), “pero Nicéforo les da por fundador a un tal Marcelo que algunos modernos llaman Marcelo de Apamea” (André, 1847). [Nota: Nicéforo I (758-829) fue un escritor cristiano bizantino y Patriarca de Constantinopla (fl. 806-815) | Marcelo († ca. 404), obispo de Apamea y mártir].

Sus orígenes se sitúan en Siria (a orillas del Éufrates), pero sus monasterios prosperaron sobre todo en Constantinopla y en las orillas del Mar Negro, pues en Antioquía se les fue impedido fundar monasterios por su postura contraria al obispo de Antioquía Faviano I († 404). Por esta misma causa, y a pesar de que su influencia fuera notoria en la época (su primer monasterio llegó a tener más de 300 monjes), san Teodoreto de Ciro († ca. 458 [o 466]) no menciona a san Alejandro el Acemeta entre los santos monjes ejemplares en su libro Historia de los Monjes de Siria (Naaman, 2009).

Bibliografía:

ANDRÈ, Michel, Diccionario de Derecho Canónico, Madrid: Imprenta de don José de la Peña, 1847; BERGIER, Nicolás Silvestre, Diccionario de Teología, Tomo I: A-Cur, 2 ed. Madrid: Sociedad Eclesiástica de esta Corte, 1845: NAAMAN, Paul, The Maronites. The Origins of an Antiochene Church. A Historical and Geographical Study of the Fifth to Seventh Centuries, Kentucky: Cistercian Publications, 2009, 103.

Ver voces:

VIDA MONACAL EN LA ANTIGUA SIRIA, TIPOS DE.

Cómo Citar:

MEOUCHI, Alberto. Diccionario Enciclopedico Maronita. Chihuahua, Mexico: iCharbel.editorial (2019). Sitio web: https://www.maronitas.org