PERIODEUTA

Por: Alberto Meouchi

Era el sacerdote visitador que actuaba como representante del obispo en las aldeas, pueblos, ciudades o monasterios. No era obispo ni corepíscopo.

En la actualidad, aunque puede desempeñar el papel de representante del obispo en alguna visita pastoral, es más un nombramiento de honor que conlleva el título de monseñor.

Una vez nombrado por el patriarca (por motu proprio o por petición del obispo del sacerdote) se realiza el rito litúrgico de su nombramiento con un oficio que suele hacerse dentro de la celebración de la Misa, ceremonia presidida ordinariamente por el eparca del lugar al que pertenece el sacerdote, o por un representante del obispo, y en pocas ocasiones, por el propio patriarca. Por extensión se le llama a este oficio “ordenación de periodeuta”, pero no implica una ascenso en el sacramento del orden. El sacerdote sigue teniendo el grado de presbítero sacramentalmente hablando.

La palabra procede del griego περιοδευτής (periodeutis), que significa viajero. Al arameo pasó como ܦܶܪܝܳܕܶܘܛܳܐ (peryodewṭo). Al oficio de Periodeuta se le llama Oficio Periodututo, palabra del arameo ܦܶܪܝܳܕܽܘܛܽܘܬܳܐ (peryoduṭuto).

Los Periodeutas fueron también llamados Circuitores (del latín circulāris, circular) o Lustradores (del verbo transitivo poco usado en español: lustrar, que significa andar o peregrinar por un país o comarca).
Según el jesuita francés Petavio (1583-1652) eran simplemente unos procuradores y vicarios de los obispos, que sin estar adscritos a ninguna parroquia, recorrían la diócesis para vigilar sobre la cura de las almas.

Tanto el Concilio de Laocidea (s. IV) en su canon 57, como Justiniano (s. V) y Gregorio Magno (s. VI) los enuncian en listas cuando dan algunas indicaciones; por ejemplo: “ningún obispo, o corepíscopo, o periodeuta, o presbítero, u otro eclesiástico de cualquier dignidad […]” (Ritter Von Riegger, 1838).

Algunos autores como Pedro de Marca (De C. S. et 1, lib. 2, cap. 13), Gotofredo (Ad. leg. 42, § 9, cod. de E. et C.) o Salmasio (Lib. de Prim. Papæ) los homologan con los corepíscopos, pero esta opinión no es acorde con la tradición maronita que, hasta la fecha, distinguen entre Periodeutas y los corepíscopos.

Bibliografía:

RIGGER, Paul Joseph Ritter Von, Instituciones de Jurisprudencia Eclesiástica. Traducida del latín por LUMBRERAS, Joaquín bajo el titulo Lecciones de Disciplina Eclesiástica. Tomo I. Madrid: Imprenta de Marcelino Calero, 1938.

Ver voces:

Cómo Citar:

MEOUCHI, Alberto. Diccionario Enciclopedico Maronita. Chihuahua, Mexico: iCharbel.editorial (2019). Sitio web: https://www.maronitas.org

© Diccionario Enciclopédico Maronita

® Eparquia de Nuestra Señora de los Mártires del Líbano