El Levante Antioqueno: Pueblo, identidad y Sociedad

Actualizado: 22 oct 2021

Entre la conspiración y la firmeza Conferencia del Secretario General del MECC, el Dr. Michel Abs, en el simposio de la Fundación One Voice, titulada «One Voice Lebanon, the Homeland of Man» y una presentación detallada sobre el Levante Antioqueno

#maronites, maronitas
Levante Antioqueno. Imagen cortesía del MECC

Por: Dr. Michel E. Abs Secretario General del Consejo de Iglesias del Oriente Medio

Desde el Monasterio de Saydet El Bir, el Líbano, 16 de octubre de 2021 Vivimos en una zona geográfica culturalmente civilizada que ha sufrido tantas crisis y ha sido designada con una plétora de nombres tan grande que ha perdido su identidad. Algunos lo llaman «Levante», otros «Levante árabe», otros «Creciente fértil» y otros «Souristán». Todos estos apelativos se refieren a una región de diversas etnias, profundamente dividida, abundante en conflictos, que en su historia ha estado expuesta a lo que ninguna otra región del mundo ha estado expuesta en términos de invasiones y calamidades. La geografía ha jugado en contra de la historia de esta región y de la estabilidad de sus pueblos y civilizaciones. En la Iglesia universal, esta zona se llama «Antioquía y todo el Oriente». Por eso, cuando el sacerdote presenta al patriarca en la Puerta Real, lo designa, después de mencionar su nombre, «patriarca establecido sobre la gran ciudad de Dios, Antioquía, Siria, Arabia, los dos ríos y lo que hay entre ellos: Mesopotamia, el país de Georgia y todo el Oriente». Con esta frase, el texto resume el abanico socio-cultural en el que se extendió el cristianismo primitivo antes de llegar a su vecino más cercano, Armenia y Anatolia —también designado como Levante—, y luego a la Península Arábiga, después al Valle del Nilo y al Gran Magreb, y desde allí se extendió hacia el este y el oeste al resto del mundo. Desde la bahía de Iskenderun, la región saqueada, para la que la Iglesia ha elegido recientemente un pastor que sustituya a su pastor secuestrado, partieron pescadores no versados y recorrieron el mundo, predicando a todas las naciones en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, y bautizando a todos los pueblos. El himno pentecostal expresa este camino, tal y como se recoge en su texto: Bendito seas, oh Cristo, Dios nuestro, que hiciste a los pescadores totalmente sabios enviando sobre ellos al Espíritu Santo Y, a través de ellos, atraer al mundo. ¡Oh Amoroso, gloria a Ti! Qué fuerte es la fe de esta nación, qué aguda es su determinación y qué abundante es el amor de sus hijos por el mundo, pues desde los albores de la historia han emitido los fundamentos más básicos de la civilización humana. Muchos conquistadores han pasado por la historia en nuestra región, y han dejado sus huellas en ella. Algunos de nuestros pueblos caminaron sobre sus huellas, subsistieron con sus migajas, se mancharon y cumplieron con ellos, en una época en que el pueblo honorable de esta nación resistió a los conquistadores y sacrificó sangre y alma para preservar su identidad y dignidad. Así es siempre la vida, en la que el humilde suplica por sus derechos y el orgulloso no conoce otra postura que la del orgullo. Decíamos que la situación geográfica de esta región ha jugado un papel muy negativo para sus pueblos y su civilización, ya que se encuentra en la intersección de tres continentes, y no es de extrañar que por ella pasen las rutas comerciales entre Oriente y Occidente, como la región de «Al-Darbasiyah» —la ruta de Asia— en el norte de Siria-Sham y otras zonas como Tikrit, derivada de «Tgurto» —la zona comercial—, al norte de Beth Nahrain —Mesopotamia. Esta presencia geográfica en la intersección de tres continentes tuvo, como contrapartida a sus características positivas, muchas negativas, siendo la más importante las sucesivas conquistas que no permitieron a esta región gozar de estabilidad política, económica ni de civilización. No nos remontaremos a la antigüedad para comprender nuestra estructura y las dinámicas que rigen nuestros caminos, sino que nos contentaremos con algunos puntos destacados sobre las políticas y los acontecimientos que produjeron algunas de las constantes sobre las que funciona nuestra región y que rigen su vida y su destino, lo que se traduce en un inequívoco carácter conspirativo.

El Sistema Millet otomano Los gobernantes otomanos se dieron cuenta de la diversidad de las comunidades religiosas y étnicas que componían el imperio, por lo que organizaron una serie de negociaciones privadas con los jefes de los grupos religiosos, que dieron lugar a lo que se conoció como el Sistema de Millet, que significa en turco «comunidad religiosa» o «pueblo», o incluso «nación». Este nombre se aplica a algunas minorías no musulmanas, especialmente cristianos y judíos. Bajo este sistema, estos grupos organizaron su presencia en el imperio y continuaron mediante un sistema generalizado de tolerancia imperial y de intensas negociaciones. En el heterogéneo Imperio Otomano (1300-1923), un Millet era una comunidad religiosa independiente y autogobernada, cada una de ellas organizada según sus propias leyes y dirigida por un líder religioso, que era responsable ante el gobierno central del cumplimiento de las responsabilidades y deberes de la comunidad, especialmente los relacionados con el pago de impuestos y el mantenimiento de la seguridad interna. Este sistema profundizó el distanciamiento entre los grupos que componen la sociedad levantina antioquena y contribuyó a la instauración del sectarismo político en el Líbano, la mejor receta para inducir el enfrentamiento civil y encubrir la corrupción. Lo mismo ocurre con los demás países de la zona, que, aunque tienen sistemas políticos aparentemente laicos, el sectarismo ha permanecido latente en sus estructuras psicológicas y sociales, lo que hace que se agudice su cuerno de vez en cuando, cuando surge la necesidad. La Declaración Balfour La Declaración Balfour aplica el dicho «Quien no posee da a quien no merece» , una designación que ha constituido un punto de inflexión en la historia y la identidad de la región del Medio Oriente. Tuvo un profundo impacto en el curso de los acontecimientos en el Levante árabe en su conjunto, y podemos considerar sus efectos como una de las causas del subdesarrollo, la pobreza y los conflictos en la región. Según el sistema de «Mandato» establecido por el Tratado de Versalles de 1919, se encomendó a Gran Bretaña la administración de Palestina, en el entendimiento de que actuaría en beneficio de sus poblaciones judía y árabe. Pocas explicaciones se necesitan para concluir lo que debe concluirse en él. El Acuerdo Sykes-Picot El «Acuerdo de Asia Menor», nombre oficial del «Acuerdo Sykes-Picot», data de 1916. Fue el resultado de las deliberaciones secretas entre el funcionario británico Mark Sykes y el diplomático francés François Georges-Picot y fue oficializado por las naciones aliadas en la Primera Guerra Mundial con la Conferencia de San Remo en 1920. El «Acuerdo Sykes-Picot» creó el Medio Oriente moderno. La Conferencia de San Remo La Conferencia de San Remo se celebró en 1920 y su objetivo era asignar a la Sociedad de Naciones el mandato de administrar tres regiones otomanas indefinidas del Medio Oriente: «Palestina», «Siria» y «Mesopotamia». A la conferencia asistieron Chaim Weizmann, Nahum Sokolow y Herbert Samuel, que presentaron un memorándum a la delegación británica sobre el acuerdo final en el Mediterráneo Oriental. El ministro británico de Asuntos Exteriores, Arthur Balfour, fue convocado para consultar y, a pesar de la objeción de Francia a incorporar la Declaración Balfour a las decisiones de la conferencia, la presión británica hizo que Francia la respaldara. He aquí un extracto del informe de la conferencia de San Remo:

«Los Estados del Mandato serán responsables de llevar a cabo la declaración hecha por el Gobierno británico el 8 de noviembre de 1917, adoptada por las demás Potencias Aliadas, en favor del establecimiento en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío. Queda claramente entendido que no se hará nada que perjudique los derechos civiles y religiosos de las comunidades no judías que viven en Palestina, o los derechos y el estatus político de que gozan los judíos en cualquier otro país».


Este mandato fue ratificado el 24 de julio de 1922 por el Consejo de la Sociedad de Naciones, la organización mundial de posguerra y predecesora de las Naciones Unidas.

El Tratado de Sèvres El Tratado de Sevres se celebró en 1920 entre los aliados de la Primera Guerra Mundial y el Imperio Otomano. El Tratado cedía grandes partes del territorio otomano a Francia, el Reino Unido, Grecia e Italia, y además establecía amplias zonas de ocupación también dentro del Imperio Otomano. La Comisión de King-Crane La Comisión fue nombrada a petición del presidente estadounidense Wilson durante la Conferencia de Paz de París en 1919 para determinar las actitudes de las poblaciones de Siria y Palestina hacia un asentamiento en sus tierras después de la Primera Guerra Mundial. La Comisión recorrió Siria y Palestina entre el 10 de junio y el 21 de julio de 1919, solicitando peticiones a la población local, y descubrió que la gran mayoría de los árabes estaba a favor de una Siria independiente, libre de cualquier mandato francés, y rechazaba la idea de establecer un hogar nacional para los judíos en Palestina. De las 1,875 peticiones recibidas, el 72% eran hostiles al plan sionista de un hogar nacional judío en Palestina. Estos resultados, junto con las conversaciones sionistas sobre el despojo de las propiedades de los árabes, llevaron al comité a aconsejar una seria modificación del programa de inmigración sionista en Palestina. División, adjudicación y despellejamiento Desde la caída del Levante enfermo y la colocación de la mano occidental sobre los países que lo constituyen, las plumas de los delegados occidentales han estado dividiendo y despellejando el país simplemente como si fueran niños jugando con absurdos dibujos sobre papel. Los experimentos de división dieron como resultado lo siguiente: A. La zona del mandato se dividió en seis estados: 1- Damasco (1920) 2- Alepo (1920) 3- Alawitas (1920) 4- Jabal al-Druze (1921) 5- Sanjado independiente de Iskenderun (1921, ahora llamado Hatay) 6- El Gran Líbano (1920), que luego se convirtió en el Líbano moderno B. Los Sanjados de Alejandría y Antioquía fueron preparados para separarlos de la madre patria: Entre ellos se encuentran Antioquía y todas las ciudades desde las que los apóstoles se extendieron al resto del mundo, como Mersin, Adana, Tarso. A Antioquía se le concedió la autonomía para preparar su separación de Siria y entregarla a Turquía durante la época del presidente francés León Blum, cuyo nombre fue inmortalizado por los sionistas al llegar a designar un asentamiento en la tierra de Palestina. C. Los diversos tratados segmentaron muchas de las cinco regiones cristianas, a saber: 1- Cilicia 2- Alexandretta - Iskandaroun 3- Meseta de Aintab 4- Isla del Alto Éufrates 5- Zona de Hakkari

Todas ellas son regiones y ciudades que habían sido testigos durante siglos del crecimiento del cristianismo y de la prosperidad que acompañaba a dicho crecimiento en los campos de la ciencia, la cultura y las artes. Así, el Levante antioqueno entró en la nueva era dividido, disperso y saqueado, perdiendo sus potenciales y riquezas, y perdiendo los dos polos simbólicos del cristianismo, Antioquía y Jerusalén. No entraremos a narrar y analizar las épocas que siguieron a la descolonización de nuestra región, las fluctuaciones políticas, militares y económicas que experimentó, y la importancia de la caída de Jerusalén Este, Cisjordania y la Franja de Gaza en manos de la entidad sionista injertada artificialmente en la tierra de Palestina. En lo que sigue reflexionaremos sobre la secuencia de guerras en la región: en primer lugar, la devastación y la pérdida de Palestina, y todos sabemos el alcance de la prosperidad científica y económica de la que habían disfrutado. En segundo lugar, la guerra del Líbano, que fue resultado, aunque sea parcialmente, de la devastación de Palestina. El Líbano perdió sus componentes básicos y todavía se tambalea por las consecuencias de la guerra que duró una década y media. Luego la guerra contra Irak, que se atrevió a ganar la capacidad tecnológica y revertir la fuga de cerebros, por lo que mereció la destrucción basada en una mentira sionista y en la complicidad de un presidente estadounidense y de su concomitante ministro de Asuntos Exteriores, ambos sin conocer el significado del término vergüenza. El resultado fue la tragedia de millones de personas muertas, heridas y discapacitadas en Irak y terminó con la palabra «perdón» para que nadie rindiera cuentas ni fuera castigado. En cuanto a los últimos capítulos de las tragedias de la región, se originaron en forma de una guerra mundial emprendida contra Siria-Sham, en la que participaron combatientes de ochenta nacionalidades, destruyendo la economía árabe más sana y equilibrada y dispersando a toda una población en la indigencia y la pobreza. Menciono todo esto sin ninguna referencia a las posiciones políticas, positivas o negativas, de ninguno de los regímenes de los países árabes ni de sus direcciones políticas. Sólo nos fijamos en las familias sin hogar, en sus casas destruidas, en los niños hambrientos y en los grupos humillados, y no nos preocupa nada fuera del ámbito puramente humano. Es la carnicería en movimiento que afecta a la región más importante del mundo desde el punto de vista espiritual, cultural e histórico, y su eslabón más débil son los cristianos, que disminuyen en número y que pierden paulatinamente sus rangos políticos, económicos y de otro tipo con la escalada de su tendencia a la fragmentación y la emigración. Pero cabe señalar que esta tendencia migratoria se ha generalizado y ya no se limita a los cristianos, pues incluye a todas las élites científicas y económicas de la región debido a las dificultades de inestabilidad en todas las dimensiones de la vida que experimentan desde hace décadas. Hoy esta región sufre problemas de todo tipo: - Demográficos: el éxodo de los jóvenes, sobre todo de los que están cualificados en uno u otro campo - Asilo: la situación de los refugiados, así como la falta de vivienda en cifras que superan a las de cualquier otra región del mundo - Medio ambiente: el declive de la agricultura, la pérdida de agua y la desertización progresiva que la afecta al estar asediada por las presas - Político: la incapacidad de estas sociedades para producir sistemas políticos adecuados que expresen los intereses de la sociedad y las aspiraciones de las generaciones futuras - Subdesarrollo social: estancamiento de las estructuras sociales, políticas y económicas, y dominio de todas las formas de feudalismo y monopolio - Pobreza: el grado de miseria y la incapacidad de crear un sistema económico desarrollado que garantice un aumento del nivel de vida y frene el aumento del desempleo, además de un profundo desequilibrio en el sistema de distribución de la renta - Inseguridad: como resultado de la incapacidad de permitir transiciones políticas pacíficas, además de la violencia social resultante del desempleo, la pobreza y la falta de aplicación de las leyes - La escalada de los fundamentalismos religiosos, raciales, étnicos y de otro tipo, y lo que ello conlleva de degradación del otro por diversos medios

¿Cuál es el camino para salir de todo esto? No repetiré con Imru' al-Qays: «De pie llorando por el recuerdo de un amante en el valle... podríamos decir "entre Jerusalén y Antioquía"». No somos vestigios arruinados para que se nos reconozca nuestro estatus o para que los que nos envidian nos compadezcan Somos vida y la vida no acepta el vacío, ni vive aislada. Nuestro pueblo tiene la vitalidad, la creatividad y el coraje que lo capacitan para salir de sus apuros en un tiempo récord si se une y conoce el significado de la integridad de espíritu y la unidad de dirección. La sensibilización y la acción cultural son las principales vías que debemos adoptar, sin olvidar la importancia de la dimensión de la vida humana. En este contexto, estoy seguro de que todo lo que se está produciendo en términos de pensamiento y cultura debe dar sus frutos en algún momento, aunque se tarde en hacerlo. Somos una de las organizaciones que operan sobre el terreno en varios países del Levante Antioqueno, y estamos, con todo nuestro conocimiento, determinación y recursos, al servicio de este pueblo sometido al olvido permanente que se desplaza de una región a otra. Por supuesto, ocupamos una posición privilegiada porque representamos a las iglesias de la región, pero no hay que ignorar lo que hacen otras organizaciones, y consideramos que todos estos recursos intelectuales, culturales y financieros que fluyen al servicio de la gente serán una herramienta para un impulso de cambio que se está produciendo lentamente, debido a la propia naturaleza de las estructuras sociales. Entre los programas de nuestra organización, uno de los objetivos más importantes es el de preservar y fortalecer la presencia cristiana en Oriente Medio —en el Levante Antioqueno—, que muchos evitan designar como tal. Este objetivo nunca ha sido uno que conduzca a la división, la sedición y la discriminación. La historia del Consejo de Iglesias del Oriente Medio es testigo de esta tendencia. Lo que proponemos o aplicamos en términos de planes, programas y proyectos se dirige a todos los pueblos del Levante herido. Estamos en Palestina desde la Nakba, en el Líbano desde que se trazaron las líneas de demarcación, en Irak desde que los asesinos de fin de siglo lo traicionaron y en Siria desde que sus ciudades fueron destruidas. Si hemos lanzado proyectos de ayuda, reconstrucción y sensibilización, éstos se dirigen a toda persona que lo merezca, y si hoy nos disponemos a lanzar el Proyecto Dignidad Humana – Exploración y Restauración, éste implica a todo ser humano que vive en esta parte de la tierra donde la dignidad ha sido pisoteada y el hombre ha sido tratado de una manera no aceptada por Aquel que lo creó a su imagen y semejanza. En todo lo que hacemos, pretendemos construir el Alma y la Piedra en un enfoque armónico material-espiritual que considere todos los componentes del ser humano. Trabajamos en la ayuda, la asistencia sanitaria, la educación, la rehabilitación profesional, la rehabilitación institucional, el desarrollo rural, la capacitación de las mujeres, la rehabilitación de los jóvenes y la ayuda a los refugiados, y especialmente en la construcción del capital social, así como en la rehabilitación del sistema de valores desintegrado por las guerras y el desarraigo. También trabajamos en el pensamiento y los medios de comunicación, comunicamos nuestras creencias y nuestros valores a todas las partes del mundo, defendemos nuestros temas, destacamos la justicia y corregimos el pensamiento local y occidental torcido por los medios de comunicación engañosos y sesgados que distorsionan los hechos y niegan a los titulares de derechos sus derechos. En nuestro trabajo, decimos a la gente que vuestra identidad es la creada por Dios, que es la identidad de la humanidad, y que la discriminación racial, étnica o sectaria que convirtió vuestro Levante antioqueno en islas racistas cada una de las cuales busca ayuda en el extranjero no es auténtica en la historia de vuestra civilización, sino ajena a ella. Nuestra salida dibujada es que cada uno de nosotros grite en voz alta: ¡Basta de hipocresía, de doble moral y de manipulación de los intereses y sentimientos de la gente! La salida para nosotros es gritar a la gente: ¡Conoce la Verdad, y la Verdad te hará libre!

 

Para leerlo en inglés

Para leerlo en en árabe

44 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo