EL SEGUNDO LIBRO DE SIRÍACO PARA LEER: EL LIBRO DE LOS PASOS

Actualizado: hace 4 días

El original fue publicado en inglés el 13 de junio de 2020 por Syriac Christian Heritage (cortesía de: www.thehiddenpearl.org por el padre Armando Elkhoury)



Por Robert Kitchen

¿Por dónde comenzar a leer la literatura siríaca? Si uno ha trabajado con la Gramática Siríaca de Coakley-Robinson, y está listo para leer algo más pesado que las simples frases de ejercicio, no es una tarea fácil elegir el texto o libro correcto para leer. La Biblia o la Peshitta es una elección obvia ya que es una parte central para la adoración y la teología, y hay muchas traducciones en inglés disponibles, pero el siríaco es una traducción del griego, por lo que no es totalmente un texto nativo [1].


El consenso ha sido generalmente las veintitrés Demostraciones o ensayos de Afrahat el Sabio Persa, el último de los cuales data del año 345, escrito en algún lugar del Imperio Persa Sasánida durante la larga persecución de los cristianos por parte de Shapur II [2]. Se suele pensar que es la primera obra literaria siríaca de longitud y contenido. Las Demostraciones tratan sistemáticamente los temas teológicos clásicos –fe, amor, simplicidad, oración– y luego vienen una serie de discursos y sermones ocasionales sobre situaciones surgidas en la iglesia persa de aquellos días. El siríaco de Afrahat es elegante, pero lo suficientemente sencillo como para que un graduado de Coakley-Robinson se abra camino con un diccionario a mano.


Tengo otra sugerencia.


No tiene por qué ser el primer libro de siríaco que leas, pero no esperes demasiado: El Libro de los Pasos (ܟܬܳܒܳܐ ܕܡܰܣ̈ܩܳܬܳܐ), o como solía llamarse, el Liber Graduum. La edición crítica siríaca se publicó en la misma serie que las Demostraciones de Aphrahat en 1926 [3]. Martien Parmentier y yo publicamos una traducción al inglés y una introducción en 2004 [4].


El Libro de los Pasos es una singularidad para todo el cristianismo temprano, una colección de 30 mēmrē que documenta el desarrollo, el éxito y el fracaso de una comunidad cristiana en algún momento del siglo IV, también en el Imperio Persa Sasánida. El autor mantuvo intencionadamente su anonimato y ofrece sólo una referencia geográfica (¿sabes dónde está el río Zab Menor?) [5]. El Libro de los Pasos parece ser las obras recopiladas del líder espiritual y maestro de esta dinámica comunidad cristiana, y aunque cada uno de los 30 discursos lleva la etiqueta mēmrē, hay una gama de géneros literarios –reglas para la comunidad y sus individuos, sermones, interpretaciones bíblicas, debates sobre las críticas a sus puntos de vista teológicos– todos ellos llenos de imágenes de cómo funcionaba esta iglesia en la vida real. Lo singular de El Libro de los Pasos es que uno puede leer acerca de cómo una comunidad religiosa viva, con conflictos y todo, trató de vivir el Evangelio. El autor intentaba crear y alimentar una Iglesia Perfecta, pero de manera similar al Apóstol Pablo en sus cartas, estaba bastante dispuesto a veces a decirles lo imperfectos que eran.


El siríaco de este autor anónimo es también sencillo y manejable para un relativo recién llegado a la lengua. El anonimato de la obra se extiende también a su datación, ya que no hay referencias históricas que nos ayuden a precisar cuándo lo escribió, aunque es probable que fuera escrito en cuestión de años, si no es que décadas. Un reciente estudio sitúa la obra en la primera parte del siglo IV, antes de Afrahat [6]. 


La principal innovación de los escritos del autor y de la iglesia que trabajó para nutrir es su organización de la comunidad en torno a dos niveles consagrados: el de los rectos (kīnē - ܟܺܐܢ̈ܶܐ) y el de los perfectos (gmīrē - ܓܡܺܝ̈ܪܶܐ). Aunque no se observa ningún ritual de compromiso, ambos parecen ser grupos consagrados dentro de la iglesia. Se menciona que otros cristianos participan en el culto y las actividades de la iglesia sin adherirse a los estándares más altos de kīnē y gmīrē.


El kīnē está formado por laicos que pueden casarse y tener hijos, trabajar, poseer propiedades y posesiones y dinero - pero los rectos están llamados a servir a los necesitados, alimentar y vestir a los pobres, visitar a los enfermos y a los encarcelados, y proveer las necesidades de los Perfectos.


El gmīrē es considerado el grupo de élite que sigue todos los requisitos de los principales mandamientos de Cristo, como lo identifica el autor. Esto significa ser célibe, no tener posesiones, ni siquiera un hogar, y no trabajar –para vivir la vida de incesante oración, enseñanza y mediación de conflictos. La institución y la práctica del monacato no habían surgido todavía en este momento en este lugar, pero los Perfectos presentan un intrigante experimento que va en esa dirección, aunque todavía no eran "monjes" en las definiciones clásicas.


El autor había construido una estricta división de obligaciones y deberes para los dos niveles: a un grupo no se le permite hacer el trabajo del otro, y en particular, el Perfecto nunca debe tratar de hacer algo que sólo los rectos están asignados a hacer. Al no permitírsele trabajar, el Perfecto no puede ayudar a alguien necesitado, hambriento o sediento, o herido, ya que ese es el papel del recto. El autor insiste en que una vez que los Perfectos se alejan de su vida de incesante oración y se involucran en los problemas de la gente común, han caído de su llamado –caen al nivel de los rectos. Las altas barreras que el autor había erigido en su descripción de esta forma superior de vida cristiana probaría ser la caída parcial de su Iglesia Perfecta. Hay más que hablar sobre esto en otro momento.


La regla de no trabajar se ha destacado como el requisito más poco ortodoxo y llamativo para los Perfectos, especialmente a la luz del movimiento monástico que insistiría en el trabajo manual de los monjes como parte esencial de su disciplina espiritual. Hay un buen fundamento teológico para este no trabajar, enraizado en la comprensión siria clásica de la creación de Dios.


El reino de los cielos es una imagen muy utilizada para la salvación en la iglesia siríaca y otras, pero para la mentalidad siríaca, la salvación final significa volver al Jardín del Edén, antes de que Adán y Eva comieran la higuera (en la tradición siríaca, ¡esa es la fruta!). ¿Cómo era antes del higo? Adán y Eva ni siquiera sabían que estaban desnudos, así que no había sexualidad. Y no funcionaban porque Dios les proporcionaba todo. El autor incluso dice que Dios les habría proporcionado niños. Pero después de la higuera, fueron enviados a soportar el dolor del parto y el sudor del trabajo para poder comer.


El autor del Libro de los Pasos tomó esto muy en serio como un modelo para la vida espiritual perfecta, madura y completa. Sin embargo, no tiene sentido sólo pensar en ello. La manera de lograr tal vida y volver a entrar al Edén es empezar a vivir en el Jardín ahora mismo. Las dos reglas principales para los Perfectos eran el celibato y no trabajar, y por lo tanto depender de otros para proveerlos. Escuchando al autor en muchas de sus mēmrē, esto no funcionó bien y fracasó miserablemente. Eso necesita muchas explicaciones, de nuevo para otro día.


Lo último que hay que mencionar por ahora son los últimos días de El Libro de los Pasos. El mēmrā 30 es el segundo más largo de la colección, y concluye sin insinuar que este es el final. No estoy seguro de que el autor lo supiera en ese momento, pero era el final. No se ha escrito nada más, nadie sabe qué le pasó a esta comunidad cristiana, ni siquiera dónde se encontraba exactamente. Y todavía no sabemos quién fue el autor. Un pensamiento aleccionador para una iglesia que pensaba que podía ser perfecta. Pero tenemos el diario de su pastor y vale la pena leerlo y escucharlo varias veces por lo menos.


Lee el Peshitta, por supuesto, y quizás las Demostraciones de Aphrahat, si quieres; pero tienes que leer el Libro de los Pasos. Escribiré más sobre sus puntos más finos dentro de poco.



[1] Gorgias Press has just issued Syriac-English New Testament, a bi-lingual version of the New Testament, Syriac text with facing English translation.

[2] The critical edition of the Syriac text is in J. Parisot, Aphraatis Sapientis Persae Demonstrationes (Patrologia Syriaca, vol. 1-2; Paris, 1894-1907). English translations are by Adam Lehto, The Demonstrations of Aphrahat, the Persian Sage (Piscataway, New Jersey: Gorgias Press, 2010) and Kuriakose Antony Valavanolickal, Aphrahat. Demonstrations (Mōrān ’Eth’ō 23-24; Kottayam: St. Ephrem Ecumenical Research Institute, 2005).

[3] M. Kmosko, edit., Liber Graduum (Patrologia Syriaca 3; Paris, 1926).

[4] R. A. Kitchen & Martien F. G. Parmentier, The Book of Steps: The Syriac Liber Graduum (Kalamazoo, MI: Cistercian Publications, 2004).

[5] A tributary of the Euphrates in northeast Iraq, south of Erbil.

[6] René Roux, ”Antimarcionitica in the Syriac Liber Graduum: A Few Remarks”, Augustinianum 53:1 (2013): 91-104.

Para obtener un ejemplar de libro en amazon.com

0 vistas

© 2018-2020  de  Meouchi-Boustani
Creado por iChárbel.digital

Chihuahua, Chih., México

Nihil obstat: Mons. Georges Saad Abi-Younes