top of page

La Iconografía etíope y siríaca

Actualizado: 11 jul 2023

Los cánones iconográficos son comunes a todas las tradiciones cristianas. Sin embargo, las herencias etíope y siríaca se han acercado gracias al papel desempeñado por evangelizadores y misioneros en Etiopía. La proximidad de las lenguas semíticas ge'ez y siríaca también contribuyó a reforzar ciertas similitudes. El Evangelio siro-maronita de Rabbula desempeña un papel central en esta iconografía.

Iglesia san charbel

Por: Dr. Amine Jules Iskandar

Syriac Maronite Union-Tur Levnon

Asociado de maronitas.org

Escrito para Ici Beyrouth

Publicado el 25 de junio de 2023


Fue en su evangelización y en la cristianización de su cultura donde Etiopía conoció al Líbano. Primero, en el siglo IV, con Frumencio de Tiro, y después, en el siglo V, con los monjes siríacos. Estos últimos desempeñaron un papel esencial en la formación del monacato etíope y de la literatura ge'ez a través de las traducciones. Su influencia en la lengua y en el arte etíopes es innegable y se manifiesta especialmente en los cánones y temas iconográficos.


El arco


En las representaciones etíopes, las figuras se aíslan en composiciones de arcos sobre columnas según una tradición cristiana general que se remonta al evangelio siríaco maronita de Rabbula (Codex Rabulensis), que data del año 586 y se conserva en Florencia bajo el código Laur. Plut. I. 56. El concepto de estas arcadas fue iniciado por el obispo Eusebio de Cesarea (+340) para codificar las correspondencias entre los cuatro Evangelios.


Eusebio dividió los textos evangélicos en una multitud de versículos numerados, y luego agrupó los números de los versículos en los que dos, tres o los cuatro evangelistas relatan el mismo acontecimiento. Las listas numéricas así obtenidas se colocan entre dos columnas bajo arcos que forman una arquitectura particular que se ha convertido en típica de estas tablas aritméticas de concordancia conocidas como los Cánones de Eusebio.


Estos arcos abrazan también os personajes en un simbolismo que confiere al Hombre una nueva dignidad al situarlo en un espacio intemporal. El Codex Rabulensis también definió la fisonomía de los apóstoles, respetada hasta la Edad Media, tanto en Oriente como en Occidente, como un código de reconocimiento. Así, «Marcos y Lucas están pintados en la flor de la vida», dice Jules Leroy, «mientras que Mateo es un anciano». Todos obedecen al principio de frontalidad, inmovilidad, espiritualidad y hieratismo.


Los evangelistas


Los Apóstoles y los Evangelistas están enmarcados por una arcada montada sobre esbeltas columnas. Los temas que rodean y embellecen esta arquitectura caprichosa beben de una herencia iconográfica pagana que va del árbol de la vida a los pájaros, las fuentes, los entrelazos y diversos animales enfrentados. Las similitudes entre ejemplos de distintas tradiciones cristianas pueden ser sorprendentes. Por ejemplo, la postura de San Lucas en el manuscrito etíope de Kebran (monasterio de Kebran Gabriel, 1420) es muy similar a la de San Juan en el manuscrito siro-maronita de Rabbula. Ambos están sentados e inclinados hacia la derecha mientras escriben sus Evangelios.



Iglesia Maronita
Izquierda: San Lucas escribiendo en un edículo. Manuscrito etíope Kebran. Fechado en 1420 Foto: Ethiopia-Painted manuscripts New York Graphic Society - Unesco 1961 / Derecha: San Juan escribiendo en un edículo a la izquierda, frente a San Mateo a la derecha. Manuscrito siríaco maronita de Rabbula «Laur. Plut. I. 56». Fechado en 586 (Biblioteca Medicea Laurentiana, Florencia).

Ambos manuscritos utilizan la misma composición, con una multiplicación concéntrica de arcadas decoradas con rombos o esvásticas. Aquí y allá, adornos y pájaros enriquecen el cuadro decorando la arcada del edículo.


Además de este arquetipo general, existen grandes composiciones que representan escenas de la vida de Cristo. Entre las más monumentales se encuentran la Dormición, la Entrada de Cristo en Jerusalén, la Crucifixión, la Resurrección y la Ascensión.


La Dormición


La Dormición de la Madre de Dios fue objeto de una composición teatral. La encontramos en el fresco medieval de San Chárbel en Maad (siglos XII-XIII) y en el manuscrito Bar-Jul. Eth.5 (s. XVIII-XIX) dedicado a la historia de Santa María.


En estos dos ejemplos, la Virgen está reclinada en el centro de la composición simétrica, según la tradición iconográfica. Está rodeada por los apóstoles, con Pedro a la cabeza y Pablo a los pies. Hacia el fondo, el arcángel Miguel corta el brazo de Jefonías, que intentaba volcar el lecho. En estas dos obras libanesa y etíope, las figuras, con sus expresiones estereotipadas, se llevan las manos a la cara para expresar el dolor de su tristeza.

Bechara Rai
Izquierda: La Dormición de la Madre de Dios. Iglesia Maronita de San Chárbel en Maad, Líbano. Siglos XII-XIII ©Amine Jules Iskandar / Derecha: La Dormición de la Madre de Dios. El manuscrito etíope «Bar-Jul. Eth.5». Siglos XVIII-XIX. Foto: Biblioteca Bar-Julius Lebanon.

La entrada en Jerusalén


En el manuscrito etíope de Kebran (1420), la Entrada en Jerusalén representa a Cristo, montado en un asno, caminando sobre las ropas que la gente extiende a su paso. Es esta escena del Domingo del Hosanna la que encontramos en varias tradiciones cristianas, incluido el manuscrito siríaco maronita Syr. 118 de la Biblioteca Apostólica Vaticana.


Se trata de la Colección de las Homilías de Santiago de Sarug, que se dice que data del siglo X-XI. Aquí, como en el manuscrito de Kebran, los apóstoles se agrupan en un único cuerpo compacto del que sobresalen multitud de halos. En estos dos ejemplos, las figuras que extienden las vestiduras en el suelo están pintadas más pequeñas que los apóstoles, según la lógica de la escala de importancia.

#maronitas
Arriba: La Entrada de Cristo en Jerusalén. Manuscrito Maronita «Vat. Syr. 118» conocido como «de las Homilías de Santiago de Sarug». Siglo X-XI. Foto: Biblioteca Apostólica Vaticana / Abajo: La Entrada de Cristo en Jerusalén. Manuscrito kebran etíope. Fechado en 1420 Foto: Ethiopia-Painted manuscripts New York Graphic Society - Unesco 1961.

La Crucifixión


En el Codex Rabulensis, la Crucifixión aparece en el registro superior de un folio que también representa la Resurrección. El marco escalonado, típico del arte siríaco, se encuentra también en la iconografía armenia y etíope. En el siglo XV, el manuscrito etíope de Kebran representa esta misma escena. Así, en una composición simétrica, aparecen los dos ladrones, el legionario con la lanza atravesando el costado de Cristo a la izquierda y el que lleva la esponja empapada en vinagre a la derecha.


Tanto en el ejemplo siríaco como en el etíope aparecen las dos estrellas. Según San Efrén, el sol atestigua la divinidad de Cristo, mientras que la luna atestigua su humanidad. Según Jules Leroy, la Crucifixión de Kebran «es totalmente coherente con el esquema bizantino expresado por primera vez en un manuscrito siríaco de 586± (el Codex Rabulensis).

St Sharbel
Arriba: La Crucifixión. Manuscrito etíope Kebran. Fechado en 1420 Foto: Ethiopia-Painted manuscripts New York Graphic Society - Unesco 1961 / Abajo: La Crucifixión. Manuscrito siro-maronita de Rabbula «Laur. Plut. I. 56». Fechado en 586. Foto: Biblioteca Laurenciana Médicis de Florencia.

La Ascensión


En los ejemplares siríacos y etíopes del Codex Rabulensis y del Kebran, el tema de la Ascensión se ilustra mediante una composición monumental en dos registros. Aquí y allá, en el registro superior, Cristo está representado en una mandorla sostenida por dos ángeles, mientras que está coronado por las alas de querubines, que revelan los cuatro símbolos del Evangelio. Podemos ver el león de Marcos, el águila de Juan, el toro de Lucas y el rostro de Mateo.


En el registro inferior, la composición respeta la simetría de la parte superior. María está en el centro, con seis apóstoles a cada lado. En el primer plano del grupo de la derecha, en el Rabulensis, reconocemos los rasgos iconográficos de San Pedro, mientras que en el grupo de la izquierda, en primer plano, distinguimos a San Pablo gracias a su aspecto calvo y barbado. En el manuscrito de Kebran, al igual que en el modelo siríaco, los apóstoles que presencian el acontecimiento están algo agitados. Algunos levantan las manos al cielo, señalando a Cristo.


Estos cánones iconográficos son comunes a todas las tradiciones cristianas. Sin embargo, las herencias etíope y siríaca se han acercado gracias al papel desempeñado por los evangelizadores y misioneros en Etiopía. La proximidad de las lenguas semíticas ge'ez y siríaca también ha contribuido a reforzar ciertas similitudes.

#maronites
Izquierda: La Ascensión. Manuscrito siríaco maronita de Rabbula «Laur. Plut. I. 56». Fechado en 586 d.C. Foto: Biblioteca Laurenciana Médicis de Florencia Derecha: La Ascensión. Manuscrito etíope Kebran. Fechado en 1420. Foto: Ethiopia-Painted manuscripts New York Graphic Society - Unesco 1961.
 

Para leer el texto original en francés: L’iconographie éthiopienne et syriaque




159 visualizaciones

תגובות


bottom of page