top of page

La religión fenicia en el tríptico de Occidente

Actualizado: 22 abr 2023

Más que de un panteón unificado, se trata de un conjunto de panteones modelados según un modelo único, dando lugar a asociaciones de divinidades con nombres dobles. Cada ciudad-Estado tenía su propio Baal (señor) o versión femenina llamada Baalat. Estas tradiciones continuaron en la época helenística en Fenicia, y hasta el siglo V de la era cristiana en el Monte Líbano.


#noticiasmaronitas

Por: Dr. Amine Jules Iskandar

Syriac Maronite Union-Tur Levnon

Asociado de maronitas.org

Escrito para Ici Beyrouth

Publicado el 21 de abril de 2023


Pocas culturas se han asimilado tanto en la religión, cosmogonía y mitología como en las fenicias y griegas. No fue hasta el sincretismo grecorromano cuando se apreciaron más complementariedades. Fenicia ya había experimentado este fenómeno fusional un milenio antes con la civilización del Nilo. Se había expresado en las artes y en la mitología, personificada por la leyenda de Isis y Osiris.


#maronitas
El rapto de Europa. Cerámica del 490 a.C. en el Museo de Agrigento, Sicilia, Italia. Foto Wikimedia

El rapto de Europa


La historia greco-fenicia también tiene su leyenda con el «rapto de Europa», la princesa fenicia que dio nombre al continente. Mientras paseaba por la playa, Zeus, seducido por su belleza, se transformó en un toro alado para raptarla y llevársela a Creta. Su padre, Agenor, rey de Tiro, envió inmediatamente a sus tres hijos a buscarla. Fénix es considerado el antepasado de los fenicios, Cilix el antepasado de los cilicios y Cadmo el fundador de Cadmea en Tebas, en Beocia. Este último se llevó consigo el alfabeto, que enseñó a los futuros europeos.


De los amores entre Europa y Zeus nació Minos, el rey de Creta. La princesa fenicia se casó más tarde con Asterión, rey de Creta, que adoptó a los hijos que había tenido de Zeus, entre ellos Minos. Este último heredaría el trono cretense. Este relato mitológico nos dice mucho sobre el lugar que ocupaba Fenicia en el imaginario occidental.


Hipóstasis y asociaciones de divinidades


Las ciudades-Estado fenicias tenían todas la misma cultura, lengua y religión. Sin embargo, cada una tenía sus propias manifestaciones de la divinidad. Más que de un panteón unificado, se trata de un conjunto de panteones modelados según un modelo único, lo que da lugar a asociaciones de divinidades con nombres dobles. Para Cartago, Tanit no era otra que Astarte, diosa de la fertilidad. Para algunos, Tammuz no era otra cosa que la hipóstasis de Adonis. Melkart, el dios de la curación de Tiro, era el equivalente del Echmoun de Sidón, asociado a Asclepio, la encarnación griega de la medicina.


Por su proximidad a las ciudades griegas de Chipre, encontramos en la ciudad fenicia de Kition (actual Larnaca) un sincretismo entre Astarte y Afrodita, y entre Rechef y Apolo. En la ciudad etrusca de Pyrgi, Astarte estaba asociada a la diosa Uni.


Bechara Boutros Al-Rahi
Astarte, diosa de la fertilidad. Foto Museo Británico

Baal y Baalat


Cada ciudad tenía su propio Baal (señor). Baal Sidón dominaba el panteón sidonio con Echmoun y Astarte. Baal Har-Levanon era el señor del Monte Líbano, y Baal Marqot el señor de la tormenta y la danza, que residía en el templo de Beit-Merre. Cartago honraba a Baal Hammon con Tanit. En Biblos, Baal Chamim, señor del cielo, ilustra la asociación de estas divinidades con la naturaleza y el cosmos, expresada también en la cosmogonía fenicia de Sanchoniathon. Baal Berytos, vinculado al mar, se identifica con Poseidón, cuya representación adoptará en el siglo II a.C. al armarse con el tridente.


El impacto de la religión fenicia en la cuenca mediterránea queda de manifiesto en múltiples inscripciones como la de un alto dignatario chipriota del siglo VIII a.C. Se dirige a su «señor, el Baal del Líbano» en lengua fenicia presentándose como «gobernador de Qarthadacht»(probablemente Kition) y «servidor del rey Hiram de Sidón».


La versión femenina se denomina Baalat (Dama), la más famosa de las cuales, y cabeza del panteón giblita, era Baalat Gebal (la Dama de Biblos) honrada por el rey Yehawmilk. Era tanto una manifestación de Astarte como una reminiscencia de la diosa egipcia Hathor.


La divinidad femenina desempeña un papel central en la religión fenicia. En todo el Mediterráneo se encuentran estatuillas votivas de mujeres embarazadas u otras presionando sus pechos como ofrendas a Astarte, la diosa de la fertilidad. A veces está representada por la luna creciente o, como otras divinidades, por una estatua figurativa o un betylus (i.e. betiles).


Iglesia Maronita
El templo de Baal Marqod en Beit Merre. ©Amine Jules Iskandar

El culto fenicio


Los templos llevaban a veces dos nombres, el original cananeo y su correspondiente griego o romano. Esta identificación de las divinidades griegas con las fenicias, como en el caso de Zeus y Baal-Hamón, Afrodita y Astarte, Dioniso y Adonis, también se extendió más tarde al panteón romano con Júpiter, Venus y Baco.


La influencia de la cosmogonía, la mitología y la teogonía fenicias en los griegos es evidente. Señalemos la asociación de divinidades como para Melkart y Hércules, así como la presencia del mes de Phoinikaios señalado por Carolina López-Ruiz en el calendario corintio.


Numerosos exvotos enriquecieron el repertorio artístico y cultual en forma de estelas y obeliscos, como atestiguan los yacimientos de Cartago y el templo de los obeliscos de Biblos. El uso de huevos de avestruz se extendió por todas las colonias, fue muy apreciado en Fenicia y permaneció en la decoración litúrgica de la Iglesia Maronita hasta después de la Edad Media. Los frascos de perfume se encuentran en grandes cantidades, ya que se utilizaban tanto para fines cotidianos como para rituales funerarios. Los amuletos fenicios descubiertos en masa en ciertas necrópolis griegas también abogan por una influencia evidente en el arte y en la religión de las distintas poblaciones mediterráneas.


Las manifestaciones de las divinidades fenicias en toda la variedad de sus nombres e hipóstasis fueron honradas en la tierra de Canaán y en las numerosas fundaciones, en sus diversas expresiones y con originales evoluciones o adaptaciones locales. Incluso las comunidades fenicias establecidas en la región del Egeo o en las orillas del Nilo conservaron sus prácticas religiosas y cultuales. Estas prácticas se mantuvieron durante el periodo helenístico en Fenicia, y hasta el siglo V de la era cristiana en el Monte Líbano. Su constancia y durabilidad contradicen el mito de una cultura heterogénea, esporádica e indefinible.

 

Para leer el texto original en francés: La religion phénicienne dans le triptyque de l’Occident


Para leer el texto en inglés: En preparación por SyriacPress

91 visualizaciones

Comments


bottom of page