MENSAJE DE NAVIDAD 2020 DEL PATRIARCA MARONITA

Su Beatitud Bechara Pedro cardenal Rai

Patriarca de Antioquía y de todo el Oriente


Publicación y traducción al español por Maronitas.org con autorización de Mons. Georges Saad Abi-Younes, Eparca Maronita de México y cortesía del Patriarcado Maronita.

Patriarca Maronita. Crédito de la foto: Bkerki.org

BKERKE, JUEVES 24 DE DICIEMBRE DE 2020


“El pueblo que andaba en tinieblas vio una gran luz” (Is 9, 1)


Queridos hermanos,


Santos abades y abadesas generales,


Padres, monjes y monjas,


Queridos hermanos y hermanas del Líbano, en el territorio patriarcal y en los países de expansión,


Amados todos,


¡Cristo ha nacido! ¡Aleluya!


Me complace saludarlos a todos, y les expreso mis más sinceras felicitaciones y mis más nobles deseos por una Feliz Navidad y un próspero Año Nuevo 2021, y les envío un cordial saludo a los abades y abadesas generales, regionales y locales, agradeciéndoles por mantener esta tradición anual, a pesar de la pandemia del coronavirus, de rezar juntos y de intercambiar felicitaciones por las fiestas navideñas. Le agradezco las amables palabras que expresó en su nombre el santo abad Nehmah Allah el Hashem.


Le pedimos a Dios que bendiga a sus monasterios y asociaciones, santifique a sus miembros, y que tenga misericordia de nosotros, para que sane a los afectados por la epidemia del coronavirus, elimine esta epidemia con Su poder divino y restaure a la tierra su vida normal.


1. El Verbo Divino, el más radiante que el sol, en el corazón de la noche, encarnado en la Virgen por el poder del Espíritu Santo nació Niño como el Hijo del Hombre, que es Jesús, la Luz del Mundo. El profeta Isaías había profetizado acerca de él hace setecientos años, diciendo: “El pueblo que andaba en tinieblas vio una gran luz” (Isaías 9, 1). Esto significa que la luz de Cristo es más fuerte que toda oscuridad, tal como el apóstol Juan presentó su evangelio: “y la luz brilla en las tinieblas, y las tinieblas no la vencieron” (Juan , 5).


2. ¡Cuántas tinieblas nos rodean y constriñen los corazones humanos, pero la luz de Cristo es más fuerte! ¡Qué oscuras son las relaciones personales, familiares y sociales, pero la luz de Cristo es más fuerte! ¡Cuántos conflictos políticos, económicos, geopolíticos y ambientales hay, pero la luz de Cristo es más fuerte! ¡Cuántas tinieblas financieras y existenciales, pobreza y miseria, pero la luz de Cristo y los testigos de su amor son más fuertes! ¡Cuán oscura es la desesperación y la desesperanza entre nuestra juventud y nuestras fuerzas vivas, pero la luz de la firmeza en Cristo es más fuerte!


3. En su encíclica “Todos somos hermanos («Fratelli tutti») firmada el 3 de octubre de 2020 en la tumba de San Francisco de Asís, en la víspera de su fiesta, Su Santidad el Papa Francisco en su primer capítulo, repasó las tinieblas que hoy envuelven el mundo bajo el título: “Sombras de un mundo cerrado” y las enumeró en diez puntos, por citar alguno de entre ellos:

  • Sueños que se rompen en pedazos ante las fuerzas de intereses políticos y económicos privados, que prueban que la historia retrocede.

  • Fin de la conciencia histórica, que desprecia el pasado, bajo el peso de ideologías multicolores que se arrastran hacia otro futuro, y manipulan grandes expresiones y distorsionan su significado, como la libertad, la democracia, la justicia y la unidad. Estos son nuevos tipos de colonialismo cultural.

  • La política pierde la justificación de su existencia cuando se utiliza para controlar, sembrar desesperación, provocar ira y confianza, y pierde su papel de discusión sólida sobre proyectos a largo plazo destinados a desarrollar el bien común. Esto conduce a un conflicto de intereses que pone a todos contra todos.

  • El descarte mundial de partes de la humanidad, como si sacrificarlas estuviera disponible, a favor de grupos de personas que quieren el lujo de vivir sin fronteras. Entre estos, las partes son: los pobres, los discapacitados, el feto, los niños por nacer y los ancianos. De esta forma, se viola la declaración de derechos humanos.