MOMIAS MARONITAS

Por: Alberto Meouchi

Las momias maronitas son ocho momias preservadas naturalmente en buen estado, y que corresponden a cinco bebés y tres mujeres adultas, además de un cráneo masculino y de un feto humano. Estos restos fueron encontrados durante las excavaciones que se realizaron entre 1988 y 1991 por espeleólogos del Groupe d'Etude et de Recherches Souterraines du Liban (en árabe: الجمعية اللبنانيّة للأبحاث الجوفيّة, Asociación Libanesa para el Estudio y las Investigaciones subterráneas) en la zona del Valle de Qannubin (وادي قنوبين, Wadi Qannubin) del Valle Santo (وادي قاديشا , Wadi Qadisha, o “Valle de Qadisha”).

El 13 de julio de 1990, a los dos años de haber comenzado las excavaciones, los espeleólogos de forma fortuita encontraron el primero cadáver momificado en la gruta de ‘Asi al-Hadath ( كهف عاصي الحدث, khan ‘asi l-ḥadath); era una niña de cuatro meses a la que llamaron “Yazmín”. Estaba completamente vestida y se encontraba enterrada a unos 40 cm de la tierra. Luego se encontraron las otras siete momias: estaban naturalmente momificadas, es decir, no se les hizo en su entierro ningún tratamiento artificial para su conservación. Su forma de ser sepultados denota humildad, pero decoro y dignidad en el trato a estos restos humanos. Todo parece indicar que estas personas pertenecían a la comunidad maronita del pueblo de Hadath el-Jebbeh (حدث الجبة).

Se hallaron también veinte manuscritos en arameo y en árabe, y otros artículos más (como monedas del periodo de los mamelucos, una cerámica adornada con un laurel de la región de Trípoli, una inscripción de Pedro de Hadath (i.e. patriarca Daniel II de Hadchit [fl. 1278-1282]), un collar de vidrio, peines de madera, etc.). Estos objetos ayudaron para poder situar la fecha probable de la muerte de estas personas: cerca del año 1283.

El contexto histórico –entre los años 1102 y 1289– en que vivieron estas personas ahí enterradas, fue el de la época de las invasiones musulmanas de los mamelucos en que los maronitas sufrieron persecución y carencias. El patriarca Douaihi († 1704) recuerda, por ejemplo, que “el 22 de agosto de 1283 los soldados musulmanes se dirigieron hacia Al-Hadath, donde los habitantes se refugiaron en una magnífica e inaccesible gruta llamada al-‘asi. La gruta fue sitiada durante siete meses. Los soldados se hicieron con el control, quemaron la aldea y se llevaron a las mujeres cautivas” (cf. Défense de la nation maronite, ms. Vat. syr. 396, fol. 25-27). Esta referencia es un testimonio de un trágico suceso ocurrido en el pueblo de Hadath el-Jebbeh, y proporciona el contexto histórico para la comprensión de este interesante descubrimiento arqueológico.

Bibliografía:

GERSL (Groupe d'Etude et de Recherches Souterraines du Liban), Momies du Liban: Rapport Preliminaire sur la Decouverte Archologique de ‘asi-l-Hadat (XIIIe siécle), Antelias: Edifra, 1994; HOURANI, Guita G., «The mummies of the Holy Valley of Qannobine in Lebanon», Revista de Antropología Chilena, vol. 32, N° 1 (2000), 103-109.

Ver voces:

Cómo Citar:

MEOUCHI, Alberto. Diccionario Enciclopedico Maronita. Chihuahua, Mexico: iCharbel.editorial (2019). Sitio web: https://www.maronitas.org

© Diccionario Enciclopédico Maronita

® Eparquia de Nuestra Señora de los Mártires del Líbano