SUBDIACONO (ܗܽܘܦܰܕܝܰܩܢܳܐ)

Por: Alberto Meouchi

Es una de las órdenes sagradas del sacerdocio. El Subdiaconado, en la Iglesia Maronita, es el paso previo a la ordenación diaconal. Durante la ordenación subdiaconal el candidato recibe la tonsura (corte de una aparte de su cabellera) para adscribirlo a la clerecía, aunque en la actualidad queda sólo como un gesto simbólico. Entre la funciones del Subdiácono está la de ayudar en el altar, hacer el rito de la luz (iluminar la iglesia) y el de cuidar el templo. Suelen hacer algunas intervenciones durante la misa, como el proclamar los pasajes bíblicos tomados de las cartas del Apóstol. En la antigüedad el Subdiácono hacía la función de representar al clero ante las autoridades civiles de su pueblo o localidad. Además del subdiaconado temporal –el previo a la ordenación diaconal– existe el subdiaconado permanente, es decir, los que nunca accederán al diaconado. Hay subdiáconos célibes y casados, pero el matrimonio debe anteceder a la ordenación subdiaconal. La estola la cruzan del hombro a la cintura, y no con la caída recta: va del hombro izquierdo a la cintura derecha. La figura del subdiaconado es de particular importancia en las labores de la sacristía y de preparación de las liturgias, así como en su colaboración en los quehaceres administrativos de la parroquia o del obispado.

Bibliografía:

Ver voces:

Cómo Citar:

MEOUCHI, Alberto. Diccionario Enciclopedico Maronita. Chihuahua, Mexico: iCharbel.editorial (2019). Sitio web: https://www.maronitas.org

© Diccionario Enciclopédico Maronita

® Eparquia de Nuestra Señora de los Mártires del Líbano