Conmemoración de la entrada de la Sagrada Familia en Egipto

De la Iglesia Ortodoxa Copta al mundo entero

¿Sabes qué camino siguió la familia?


El texto original fue publicado en MECC del 1 de junio de 2021. Traducción y publicación por Maronitas.org con la autorización expresa y cortesía de The Middle East Council of Churches.

Icono copto de la huida de Jesús a Egipto

Paradas de la Sagrada Familia durante su estancia en Egipto


Por: Elia Nasrallah & Mary Yahchouchy


«He aquí que el ángel del Señor se le apareció a José en sueños y le dijo: "Levántate, toma al niño y a su madre, huye a Egipto y quédate allí hasta que yo te diga"…» (Mt 2,13).


Con este versículo, el evangelista Mateo reveló en el segundo capítulo la huida de la Sagrada Familia a la tierra de Egipto, una huida a este país oriental de importancia histórica, geográfica y cultural, según el Papa de Alejandría y Patriarca de la Sede de san Marcos Su Santidad Tawadros II.


Pero, ¿por qué huir? ¿Cuál es el camino que ha tomado la familia?


El evangelista Mateo menciona el motivo de la huida de Jesús a Egipto en el mismo capítulo y en el mismo versículo cuando dice: «Herodes va a buscar al niño para matarlo» (Mt 2, 13). Este Niño, estuvo a punto de correr la misma suerte que el resto de los niños de Belén que fueron asesinados por el rey Herodes tras su fracaso por asesinar a Jesús con la colaboración de los Magos, pues «advertidos en sueños de que no volvieran a Herodes, se marcharon a su país por otro camino» (Mt 2, 12).


José obedeció al ángel y se llevó a su familia para escapar de la tiranía de Herodes a la tierra de Egipto, a pesar de las dificultades y los peligros del viaje en aquella época. La entrada de la Sagrada Familia en este país se convirtió en una celebración de la Iglesia Ortodoxa Copta con el rito Fraihi el 24 del mes de Basán del calendario egipcio o el primero de junio de cada año, tal como se celebraba en los primeros siglos de nuestra era.


Volviendo al viaje a Egipto, hay que señalar que les llevó tres años y medio a la Sagrada Familia, a sus tres miembros —a Jesús, que entonces tenía dos años, a su madre la Virgen María y a su padre José, el carpintero—, varias paradas. Esta fue la única vez que Jesús salió de Palestina durante sus 33 años de vida. La conmemoración de la entrada de la Sagrada Familia a Egipto se remonta a hace más de dos mil años.

Las paradas más destacadas de la Sagrada Familia en Egipto aparecen por primera vez en el manuscrito de «Al-Mimar», palabra siríaca que significa «biografía», preparado por el vigésimo tercer Patriarca en la Cátedra episcopal de San Marcos en Egipto entre el 385 y el 412 d.C. Esta memoria se encuentra en tres manuscritos árabes: el primero en la Biblioteca Vaticana, el segundo en la Biblioteca Nacional de París (Francia) y el tercero en el Monasterio de la Virgen de Muharraq en Egipto

Este viaje también fue registrado en otro documento preparado por el obispo de Sakha Qadas Anba Zakharias y el obispo de Bahnasa, Santo Anba Kyriakos.


El viaje de la Sagrada Familia comenzó en el «Sinaí», llegando a «Al-Farma», dirigiéndose a la aldea de «Tal Basta» situada cerca de Zagazig. «Basta» es el jeroglífico de «Bastot» que significa la casa de Dios donde la Sagrada Familia bebió del pozo y bendijo el agua para curar a los enfermos. Luego se dirigieron a «Belbeis» donde María descansó bajo un árbol. Después viajaron a «Minia Jinnah» o «Minya Samanoud» donde se dirigieron a «Samanoud» y luego a «Burullus».


Después, la Sagrada Familia se dirigió a «Sakha Issus», que significa «Saja» en la gobernación de Kafr El-Sheikh, en el norte de Egipto, donde se dice en la tradición que el pie del hombre de Jesucristo quedó impreso en una piedra; de ahí que la zona se conociera como «Sakha Issus», que significa «el talón de Jesús» en lengua copta.


Luego se trasladó al oeste, a «Wadi El Natroun», donde se estableció un centro de reunión monástica con el nombre de «Bariat Shehit», para convertirse en la primera cuna del monacato en el mundo. De ahí se fueron a «Ain Shams» o «On», conocida como «Heliópolis», donde la familia se bañaba en el manantial de «Maa», que posteriormente se convirtió en un lugar bendito y sagrado. Cerca de ella crecía un árbol de bálsamo, del que se obtenía el aceite del santo crisma para consagrar las iglesias y sus utensilios.


La Sagrada Familia continuó su camino y vivió durante un tiempo en el antiguo Egipto en una cueva que se ha convertido hoy en «la Iglesia de Abu Sarjah», para trasladarse a «Maadi» y desde allí hacia el sur a «Al-Bahnasa» o «Beni Suef» hoy, y luego a la Gobernación de Mi