Damour, la puerta del totalitarismo

Actualizado: 22 ene

«La destrucción de Damour tenía que tener lugar, porque significaba la captura de toda la mitad sur del país»: Iskandar


Damour, #maronites, #maronitas, #masacredamour, #Damour
Damour, 1976. Crédito de la foto Ici Beyrouth

Por: Dr. Amine Jules Iskandar

Syriac Maronite Union-Tur Levnon

Asociado de maronitas.org

Escrito para Ici Beyrouth


En esta XLVI conmemoración de la masacre de Damour, y al tiempo que se rinde homenaje a la memoria de las víctimas, es legítimo preguntarse cómo la caída de esta ciudad ha afectado al destino del Líbano. Tras su completa destrucción, nada es igual que antes. Todo el litoral del sur parece haber tomado un nuevo camino bajo un rostro diferente.


Damour fue la capital de esta región que se extiende desde Beirut hasta Sidón. Era una ciudad de 25,000 habitantes en una época en la que el Líbano sólo tenía 3 millones de ciudadanos. Contaba nada menos que con siete hospitales y con varias escuelas públicas y privadas, por no hablar de sus ocho iglesias. Esta costa fue, lo que Jezzine era para las montañas del sur, y Zahlé para la Bekaa. Pero sobre todo, controlaba la carretera principal entre el sur del país y su capital. Esta es la verdadera razón por la que Damour tuvo que ser abolida. La toma de la Cuarentena (Quarantaine) por las milicias cristianas fue básicamente un pretexto para lanzar el ataque.

Damour, Líbano
Damour, 1976. Crédito de la foto Ici Beyrouth

Mucho antes de la Cuarentena, desde hacía ya varios meses, se habían producido exacciones y agresiones contra las localidades cristianas de la región. Pero la destrucción de Damour tenía que tener lugar, porque significaba la captura de toda la mitad sur del país. A partir del 9 de enero de 1976, los palestinos, especialmente los aliados del régimen sirio, cortaron el suministro de agua y electricidad de la ciudad, al tiempo que prohibieron el acceso de la Cruz Roja. Entre el 13 y el 16 de enero, atrapado en la zona y en medio de los bombardeos, Camille Chamoun, entonces ministro de Defensa, ordenó la intervención de la aviación militar. Esta era la última oportunidad de salvar a Damour y, por tanto, el futuro del Líbano como nación soberana. Sin embargo, la iniciativa fue bloqueada por el Primer Ministro Rashid Karame el 16 de enero. El 20 de enero de 1976, unos 5,000 palestinos del Fatah de Arafat y del Saïqa, bajo órdenes de Damasco, asaltaron Damour.


Se calcula que el número de víctimas civiles, tanto por los bombardeos como por las masacres, ronda las 500-600 personas, muchas de ellas niños. Los cuerpos fueron mutilados, desmembrados y decapitados, las iglesias y cementerios profanados y la ciudad arrasada. Familias enteras fueron exterminadas. Los Canaan, Merhi, Eid, Abdalla, Makné y otros más fueron diezmados. Algunos helicópteros del ejército libanés intentaron evacuar a las familias que habían conseguido salir de la ciudad. La mayoría de los supervivientes consiguieron llegar a la vía del ferrocarril y, desde allí, a la orilla para huir en botes y barcas de remos hacia el norte de Beirut.


Damour 1976, maronitas, san charbel
Habitantes de Damour en las vías del tren mientras esperaban la evacuación por mar hacia la costa norte. Crédito de la foto Ici Beyrouth

El «litoral maronita»


La región conocida como «litoral maronita», que se extendía desde las afueras de Sidón hasta Haret-Hreik, había desaparecido por completo. Jiyyé, Saadiyat, Damour, Neemeh, Khaldé y tantos otros pueblos fueron eliminados o ahogados en una megalópolis lineal que transformó el paisaje y la identidad de esta mitad del país.


La caída de Damour supuso la desaparición del «litoral maronita» de la geografía y de la historia. Se inicia una nueva era, la de las milicias bajo el control de los poderes totalitarios, que sustituyen al país de los cedros tras haber exterminado a su población.


El malogrado eslogan le chemin de Jérusalem passe par Jounieh («el camino a Jerusalén pasa por Jounieh») era una señal de que el mismo destino estaba previsto para la costa norte. Damour fue sólo el comienzo de un proceso destinado a perpetrarse en todo el territorio libanés según una estrategia ya clara que consistía en derribar las ciudades y posiciones urbanas claves.


Era necesario transformar el paisaje social y la realidad socio-geográfica y, por tanto, posteriormente la geopolítica. Todo servía para ello: palestinos, brigadas rojas japonesas o italianas, mercenarios o fanáticos de Libia, Somalia, Irán, Pakistán o Afganistán, todos inundaban esta pacífica costa mediterránea y su capital, Damour.


Una vez eliminado el asentamiento, los caseríos y aldeas circundantes se derrumbaron al mismo tiempo, lo que permitió el establecimiento de una nueva urbanización lineal que sirvió de vía de abastecimiento para las milicias totalitarias presentes o futuras. La ocupación siria tuvo la misión de impedir el regreso de la población local durante treinta largos años (1976-2005) para permitir la construcción de una nueva sociedad en su lugar, y a una escala varias veces mayor.

Damour, la porte du totalitarisme
El rescate de algunos de los supervivientes de Damour mediante embarcaciones improvisadas. Crédito de la foto Ici Beyrouth

Un viaje hacia Beirut


La nueva fuerza totalitaria que suplantaría a los palestinos tiene su bastión en el sur, entre Sidón y la frontera internacional, y sólo podría atacar la capital extendiéndose a la costa al norte de Sidón y estableciendo allí un nuevo rasgo socio-geográfico. Esta ciudad lineal sirve ahora de arteria vital para el bastión iraní que ocupa Haret-Hreik y el resto de los suburbios del sur de Beirut. Proporciona al bastión de la milicia la fuerza necesaria para poder continuar su progresivo avance primero en el oeste de Beirut y luego en los sectores oriental y septentrional. Si el camino a Jerusalén pasaba teóricamente por Jounieh, el camino a Jounieh pasaba sin duda por Damour.


Es un error imaginar que esta sucesión de acontecimientos se debió únicamente al azar, al desorden, a los caprichos de la guerra y al desplazamiento de los refugiados. En ese momento, las milicias proto-Hezbolá recibieron sus armas y su entrenamiento militar en los campos palestinos. Por mucho que sus orígenes e ideologías les separaran, su estrategia común frente a un enemigo común —el Líbano y lo que representa— les unía.


El Líbano, que está abierto al mundo, a Occidente, a sus vecinos, y que, a pesar de todos sus defectos, encarna los valores de la diversidad, la cultura, los derechos humanos, el humanismo y el universalismo en esta región del mundo, representaba y sigue representando un obstáculo a eliminar para las ideologías totalitarias, ya sean arabistas, nasseristas, marxistas de izquierda o islamistas iraníes. Estas ideologías pasaron por Damour para llegar a Beirut y someter a todo el Líbano.

 

Leer el artículo en francés (texto original): Damour, la porte du totalitarisme


Leer el artículo en inglés: Damour, gateway to totalitarianism



 

APENDICE (como complemento):

Leer en francés (texto original): Assises du Front souverainiste axées sur l’explosion du Port

(Por Amine Jules Iskandar. Publicado en Ici Beyrout el 20 de enero de 2022)


La asamblea del Frente Soberanista se centra en la explosión del Puerto


El Frente Soberanista para el Líbano celebró otra reunión ampliada centrada en el caso de la explosión del 4 de agosto de 2020 en el puerto de Beirut; la reunión tenía como objetivo expresar la solidaridad con las familias de las víctimas.

Damour, Sur del Líbano, cristianos perseguidos
Parte de los participantes en la reunión del Frente Soberanista en la sede de la PNL (Parti National Libéral). Crédito de la foto: Ici Beyrouth

En un discurso de bienvenida, el líder del Partido Nacional Liberal (PNL), Camille Dory Chamoun, insistió en el «carácter repugnante» de este caso, ya que el nitrato de amonio (causante de la explosión) llevaba más de seis años en el puerto de Beirut y nunca se había hecho nada para evitar el desastre. Por ello, el Frente Soberanista, subrayó Chamoun, seguirá apoyando al juez de instrucción Tarek Bitar.


Las fuerzas libanesas


En nombre de las Fuerzas Libanesas, que participan activamente en la acción del Frente Soberanista, el diputado Eddy Abillamaa, calificó la explosión del 4 de agosto de 2020 de «terrorista», subrayando el firme compromiso de su partido de llevar la batalla legal hasta el final para revelar la verdad sobre las circunstancias de la explosión. «Los nombres de altos funcionarios sirios ya aparecen en las investigaciones», dijo Abillama, y añadió que estos nombres se añadirán al expediente que está a punto de entregar con el abogado Elie Mahfoud al juez de instrucción Tarek Bitar. A los datos recogidos hasta el momento se añadirá una memoria completa de la información disponible en este caso, dijo el Sr. Abillama.


El caso legal


El Presidente del Movimiento del Cambio, Elie Mahfoud, recordó que el 26 de enero de 2021 presentó un informe a la Fiscalía sobre lo que denominó «actos terroristas» que provocaron la explosión. El expediente en cuestión había recibido información de la prensa internacional que mencionaba los nombres de personalidades sirias cercanas al régimen de Assad, como Moudallal Khoury y Georges Haswani. No parece haber ninguna duda sobre su conexión con el caso del barco moldavo Rhosus, o sobre la transferencia de ciertas cantidades de nitrato de amonio al régimen sirio.


Al igual que muchas fuerzas políticas libanesas, el Movimiento por el Cambio había exigido una investigación internacional y una misión de investigación, encargada por las Naciones Unidas, ya que se trata de una grave violación del derecho internacional humanitario.


«Hay muchos responsables», dijo el Sr. Mahfoud, quien señaló que algunos funcionarios son culpables de haber sabido y haber callado. Otros desempeñaron un papel más activo al encubrir los hechos. Otros ocupaban cargos oficiales de responsabilidad y no hicieron nada para evitar la explosión. Todos los indicios apuntan a la implicación de altos cargos libaneses en la explosión, que causó 219 muertos y 7,000 heridos, y desplazó o exilió a más de 300,000 ciudadanos.


Estas son las conclusiones del informe de 127 páginas, fechado el 3 de agosto de 2021, de Human Rights Watch, que indica que el sistema político-judicial libanés parece querer perdonar a estos altos cargos. Por esta razón, los países que aplican la Ley Magnitsky en el ámbito del derecho internacional están llamados a tomar resoluciones sobre las personalidades responsables de las violaciones masivas de los derechos humanos resultantes de la explosión del 4 de agosto de 2020.


William Noun


A continuación, William Noun, hermano de una de las víctimas mortales del puerto, habló en nombre de las familias. Comenzó lamentando que, en circunstancias tan dramáticas, se recurra habitualmente a los procedimientos relativos a la indemnización. Sin embargo, la asociación de diez familias que representa ha optado por trabajar principalmente por la verdad. Una persona había intentado representar a las familias, dijo William Noun, antes de que se revelara su relación con Hezbolá. «Esto se ha resuelto», precisó William Noun, «y seguimos luchando por esta causa nacional que trasciende las comunidades y las afiliaciones».


Declaración del Frente Soberanista


El Secretario General del Partido Nacional Liberal, Camille Joseph Chamoun, leyó la declaración del Frente Soberanista para el Líbano, hecha pública al final de la reunión. Tras subrayar que «la causa de las familias de los mártires es sagrada», el texto precisa que los heridos y todos los afectados por esta explosión son ahora víctimas de esta sentencia, paralizada por la milicia que somete su diktat al Estado y a sus instituciones.


«En este fatídico 4 de agosto de 2020, la capital Beirut fue testigo de la mayor explosión no nuclear de la historia de la humanidad, que destruyó por completo su puerto y causó graves daños en la mayoría de sus zonas residenciales», dice el documento. El Frente Soberanista denuncia el comportamiento de las autoridades en este caso y estigmatiza su politización que, tras haber destituido al juez Sawan, intenta deponer al juez Bitar.


El Frente también insistió en la necesidad de emitir una acusación lo antes posible definiendo responsabilidades. Recordó, una vez más, el rechazo a «todas las armas ilegales», subrayando«la urgencia de retirarlas de todas las zonas del Líbano, especialmente entre las zonas residenciales». «El drama del puerto no debe repetirse, subrayó el Frente. La explosión de Houmine, en el sur de Líbano, es sólo una muestra de lo que las actividades de las milicias iraníes están haciendo a los ciudadanos». Y concluyó: «La hegemonía de Hezbolá y su obstrucción al Estado, a sus instituciones y a la justicia han convertido al Presidente de la República y al Primer Ministro en falsos testigos».


Lanzado el 29 de septiembre de 2021, el Frente Soberanista reúne a una veintena de formaciones soberanistas de la revolución del 17 de octubre de 2019, así como a personalidades y partidos políticos, como las Fuerzas Libanesas, el Partido Nacional Liberal, el Partido Internacional Sirio y los Guardianes del Cedro. El objetivo de este frente es denunciar abiertamente el dominio de Hezbolá sobre el Líbano, su Estado y sus instituciones, y destacar su papel como brazo armado de la República Islámica de Irán. El Frente Soberanista aspira a «dar esperanza a los libaneses y, sobre todo, a mostrar al mundo libre que existe una voluntad concreta de resistir a la ocupación iraní».



43 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo