top of page

Del takfirismo de Daech al «takhouinismo» de Hezbolá

Actualizado: 3 feb

Mientras Daech intentaba llevar a cabo una limpieza étnica basándose en el «takfirismo«, Hezbolá desarrolló la noción de «takhouinism» (acusación de traición) para someter al Líbano en un clima de terror. Todo cristiano es potencialmente un agente del sionismo. El tribunal militar se ha convertido en la herramienta de opresión de Hezbolá. Cualquier acusado es considerado culpable hasta que se demuestre su inocencia, y es tratado como tal. Con los servicios del Estado que controla esta milicia, con sus medios de comunicación y sus ejércitos electrónicos, ha puesto en marcha las herramientas de su ideología.


Hezbolla, hezbola

Por: Dr. Amine Jules Iskandar

Syriac Maronite Union-Tur Levnon

Asociado de maronitas.org

Escrito para Ici Beyrouth

Publicado el 6 de enero de 2024


Mediante su dominio del tribunal militar, la «Resistencia Islámica» (Hezbolá) ha abolido la ley, la justicia y la democracia que hicieron del Líbano un país especial y famoso en esta parte del mundo. Mediante la presión de sus armas ilegales, esta milicia ha despojado al Estado de sus funciones soberanas, usurpado ministerios, estafado al erario público y a fondos privados y secuestrado instituciones estatales. Hezbolá ha creado una verdadera máquina de opresión digna de la Gestapo y del KGB soviético. Ha puesto en marcha una maquinaria perfecta, formando una colaboración entre los diversos componentes de su plan para neutralizar a sus adversarios.


La caza en tres fases


De la primera fase se encargan sus satélites mediáticos, periódicos y canales de televisión retransmitidos por un ejército electrónico leal y fanático. El periódico del partido se encarga de construir un caso contra un adversario y de recopilar el dossier correspondiente. Es el periódico del partido el que distribuye la información difamatoria al ejército electrónico.


A continuación se movilizan los servicios de seguridad del Estado. La presa es convocada a interrogatorios interminables en los que se diseccionan los más mínimos detalles de su vida privada, con acceso ilimitado a todas las redes sociales, correos electrónicos, mensajes privados, etc. El periódico del partido sigue ofreciendo sus servicios como investigador, mientras recopila por el camino los datos más confidenciales obtenidos por los departamentos gubernamentales. Se trata de un toma y daca en una colaboración sin fisuras que emplea a magistrados y políticos cristianos dispuestos a dar cobertura a estas prácticas sectarias.


Esta caza de brujas alcanza su fase final con la movilización de la justicia, y más concretamente del tribunal militar, una institución dotada de poderes extraordinarios y totalmente desconectada de la realidad social moderna y de los derechos más elementales de los acusados. El acusado es considerado culpable hasta que se demuestre su inocencia, y es tratado como tal. Se encuentran sometidos a un sistema de justicia paralelo en un mundo paralelo en el que su vida social ya ha sido destruida, independientemente del resultado del juicio.


El proceso está bien engrasado y es impecable. Cada parte toma el relevo en su fase correspondiente. Los medios de comunicación, las redes sociales, los servicios de seguridad del Estado, los servicios de Hezbolá, la justicia militar, todos desempeñan su papel para desacreditar, calumniar, aislar, cuestionar, juzgar y condenar. Cualquier opositor a este sistema es reprimido o aniquilado. Por ejemplo, en 2019, el fiscal del tribunal militar, Peter Germanos, que había liberado al ciudadano estadounidense Amer Fakhoury, se vio obligado a dimitir y fue sustituido por un hombre más afín a Hezbolá.


La dictadura islamista


Con esta maquinaria global en marcha, el Partido de Alá consigue intimidar a sus oponentes, aterrorizar a sus adversarios e instaurar la autocensura, que es la forma más eficaz de censura. Ha puesto al Líbano en el camino de la dictadura, en preparación de un régimen cada vez más teocrático e islámico. Es bien sabido que el Secretario General de Hezbolá decide ahora todos los nombramientos, incluido el del Presidente de la República. Pero lo que la opinión pública sigue sin saber es el considerable número de inocentes condenados por consejos de guerra y el número de vidas destrozadas.


Los consejos de guerra son, por su propia naturaleza, efímeros; son tribunales militares y, por tanto, no pueden juzgar a civiles. Sin embargo, los civiles son arrastrados, interrogados, juzgados y condenados sin escrúpulos. Sea cual sea el resultado, este proceso proporciona un terreno fértil para su liquidación física o social mediante calumnias y humillaciones.


Inteligencia con el enemigo


La experiencia ha demostrado que la inteligencia con el enemigo forma parte integrante del tejido social de la «resistencia islámica», lo que molesta seriamente a los responsables, empeñados en hacer salir a los «traidores» de la sociedad cristiana. Y cuando tales traidores no parecen estar disponibles, hay que «fabricarlos». Periodistas suníes y activistas cristianos ya han servido de ejemplo. Yo mismo pagué el precio en 2018.

La más mínima foto tomada con una mujer israelí en un concurso de belleza, o la más mínima participación en una conferencia cultural, lingüística o artística con un grupo de jóvenes israelíes (incluso cristianos), puede resultar en encarcelamiento. Cuando, traumatizados, los cristianos ya ni siquiera pueden ofrecer este tipo de «producto» en el mercado, Hezbolá recurre al último recurso: los clérigos que viajan a Israel de acuerdo con las cláusulas de la ley libanesa que les autorizan a hacerlo.


Así fue como, en julio de 2022, el arzobispo maronita de Haifa y Tierra Santa, monseñor Moussa Hage, fue sometido a un prolongado interrogatorio en el paso fronterizo de Naqoura y se le confiscaron la ayuda financiera y los medicamentos que llevaba consigo, así como su teléfono móvil, antes de ser citado a su vez ante el tribunal militar.


Grupos controlados a distancia


Hoy, una nota informativa presentada por uno de los órganos teledirigidos de Hezbolá contiene una doble acusación. Acusa de «contactos con el enemigo» a dos prelados con jurisdicción sobre Tierra Santa: el propio arzobispo Moussa Hage y su homólogo Camille Semaan, vicario patriarcal siro-católico.


En una entrevista concedida a Ici Beyrouth el 24 de julio de 2022, el arzobispo Hage anunció que era consciente del carácter premeditado de estos actos de violencia. También denunció explícitamente la voluntad de perseguir a los cristianos y destruir sistemáticamente todas las instituciones que apoyan su presencia. Para él, Bkerke está especialmente en el punto de mira porque encarna no sólo la esperanza de los cristianos, sino también la de los drusos y musulmanes que desean liberarse.


Durante su visita a Tierra Santa, el Patriarca maronita S.B. Bechara Rai proclamó que éstas eran «nuestras tierras históricas». El arzobispo Hage añadió que la presencia maronita se remonta al siglo VII y floreció bajo las Cruzadas, y de nuevo con las custodias franciscanas en el siglo XVI. En Haifa, los maronitas siguen celebrando una misa anual en honor de Francia y de Luis IX, patrón de su iglesia.


Un doble rasero de justicia


Los israelíes musulmanes pueden viajar a Líbano para dar conferencias. Muchos musulmanes y drusos sirven en el ejército israelí. Hezbolá negocia con Israel «reglas de enfrentamiento» que normalmente sólo se discuten entre ejércitos aliados. Hezbolá concede a Israel campos enteros de gas en condiciones muy dudosas. Pero cuando un cristiano publica una frase corta en su página de Facebook, se encuentra con un duro interrogatorio salpicado de amenazas. Los combatientes chiíes del Ejército del Sur del Líbano han regresado de Israel a sus aldeas, mientras que un niño cristiano nacido después de la guerra sigue siendo condenado.


La voluntad de aislar a los libaneses en general y a los cristianos en particular, de apartarlos de su entorno, de su historia, de sus raíces, de su espacio vital y de su vocación universal, no deja lugar a dudas. Pero también existe un proceso vicioso que pretende subyugarlos y perseguirlos sustituyendo el takhfirismo (anatema) de Daech y Al Qaeda por el takhuinismo (acusaciones de «traición») de Hezbolá.


Para este grupo proiraní, todo cristiano es «potencialmente un traidor a la nación árabe y un agente del sionismo». Esta lógica permite relegarlos a la condición de ciudadanos de segunda clase, que no gozan de los mismos derechos y privilegios que los yihadistas elevados al rango de «combatientes de la resistencia».


El enemigo como espantapájaros


Cualquier oposición al plan de socavar los cimientos del Estado libanés, la economía o la identidad cultural y pluralista de los libaneses es recibida con un aluvión de acusaciones y amenazada con un «consejo de guerra», por incitación a la guerra civil o por alta traición e inteligencia con el enemigo sionista. Al igual que Jamal Pasha, que blandía constantemente el espantajo del enemigo francés en su tribunal militar de Aley durante el genocidio de 1914-18, Hezbolá utiliza un sistema judicial hecho a su medida para aterrorizar, someter o expulsar al exilio a cualquiera que no encaje con la naturaleza de su república.


A menudo ocurre que la presa es absuelta y declarada inocente tras meses de tortura o encarcelamiento en condiciones inhumanas. Pero el objetivo se consigue. La víctima, aunque claramente inocente del delito del que se le acusa, y aunque liberada, ha tenido que pagar caro para aprender a restringir su libertad de expresión. Ya es hora de que la Iglesia, los partidos soberanistas y los diputados cristianos denuncien alto y claro ante las instancias internacionales semejante comportamiento sectario, fascista y fanático.

 

Para leer el texto original en francés: Du takfirisme de Daech au " takhouinisme " du Hezb


17 visualizaciones

Comentários


bottom of page