Dermis, epidermis o arquitectura

Actualizado: 19 jun

El descubrimiento de un cuadro de la artista Claire Sounounou nos devuelve a las callejuelas, los barrios y los laberintos de Beirut cuando esta ciudad bullía de vida bajo el impulso de su arquitectura y su historia.



Por: Dr. Amine Jules Iskandar

Syriac Maronite Union-Tur Levnon

Asociado de maronitas.org

Escrito para Ici Beyrouth


Aquí estamos, de pie en el rellano de una escalera tan típica de estos edificios tradicionales de los que aún hoy quedan algunos testigos entre las calles Gouraud y Armenia, en torno a los barrios de Mar Mikhaël y Monnot. Claire Sounounou eligió el barrio de la prostitución, cerca de la Place des Canons, para su cuadro. Nos proyecta allí, haciéndonos descubrir a las chicas de la vida alegre tumbadas en el rellano, completamente desnudas, a pesar de la claridad visual en la vía pública. Sin embargo, no se trata de un producto de la mente del artista, sino de una escena muy real de la vida en esta ciudad mediterránea.


La arquitectura de Beirut había inventado una serie de matices espaciales que se deslizaban sutilmente entre los conceptos de exterior e interior. No podía someterse al dualismo reductor que caracteriza para algunos la relación entre estos dos mundos. Entre el exterior y el interior, ¿no podría haber un tercer espacio, que habría que descubrir y que Gastón Bachelard llamó el intermedio?


En nuestra arquitectura moderna o contemporánea, que parece ignorar los matices, las escalas y las gradaciones del espacio, el edificio se envuelve en una piel que es la única que traza el límite entre el exterior y el interior. Ya sea de piedra, cristal o metal, esta fachada epidérmica sufre el encuentro de estos dos mundos en forma de choque. En su Poétique de l’espace (i.e. Poética del espacio), Gaston Bachelard lo definió como el lugar de la colisión, donde el exterior y el interior chocan entre sí. Sin embargo, si este límite fuera sustituido por un tercer espacio, y no por una piel, sería posible aprovechar la unión entre los dos mundos para generar un lugar de transición donde se produjera la experiencia del encuentro entre el exterior y el interior. Este intermediario actuaría como un amortiguador, absorbiendo la onda expansiva y permitiendo una doble experiencia de estar aquí y en otro lugar. Transformaría la ruptura en vínculo, y la frontera en continuidad, en porosidad y transparencia armoniosa.


Cuando la casa libanesa con vestíbulo central hizo su entrada en Beirut, se encontró con el problema del acceso a los pisos superiores. Esta casa, que nació en la montaña, siempre ha aprovechado la pendiente del terreno natural para crear un acceso directo a cada planta inmediatamente desde el jardín del nivel correspondiente. Por lo tanto, casi nunca ha desarrollado escaleras, excepto a veces desde el exterior, a lo largo de la fachada. Cuando llegó a Beirut, esta arquitectura optó por reproducirse según el mismo patrón. La escalera estaba expuesta en el lateral del edificio, como si se tratara de un arreglo externo. Su modelo más elaborado se construyó entonces sobre el hermanamiento de dos casas entre las que se intercalaban las escaleras, pero siempre de forma calada. La experiencia del lugar era entonces muy agradable en lo que «era una ciudad jardín», para citar a Lady Yvonne Sursock Cochrane.


El acceso no era de ninguna manera a un piso y a través de una escalera. Porque la noción de escalera estaba desterrada. El acceso era a una casa y a través de terrazas suspendidas. En cada nivel, uno experimentaba la fragancia de los árboles en flor, su musicalidad en el viento, el suave calor de los rayos del sol a través del follaje y los arcos, la sensación del aire rozando la piel hasta la puerta de su casa. La arquitectura excitaba todos los sentidos y daba vida a la ciudad. Citando a Camille Aboussouan, «conocemos pocas arquitecturas que estén tan fuera de sí mismas». Las galerías horizontales en los lugares, o las escaleras verticales, formaban estos espacios de transición en los que se podía experimentar estar tanto dentro como fuera, aquí y allá, en un lugar privado y público, en casa y en la ciudad. La escalera ya no es una jaula, sino una pasarela vertical, formando así una de las cualidades particulares de Beirut. Entre el exterior y el interior, los espacios se reinventan de cincuenta maneras diferentes.


Si en la mayoría de las ciudades, las chicas de la vida alegre estaban encerradas en burdeles, Beirut les ofrecía casas abiertas. La riqueza de su arquitectura creó una superposición de fachadas en capas sucesivas de arcadas, galerías y escaleras que filtraban la mirada sin obstruirla nunca, y que revelaban sin desvelar. Combinaba lo visible con lo ocultable, lo oficial con lo no oficial y lo sentimental a lo sensual. Las mujeres que se ofrecían al sol podían ver la calle sin exponerse demasiado. Podrían tomar esta arquitectura como una prenda, vestir sus arcos y abrazar la piedra, el aire y la luz.

16 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo