top of page

El arte fenicio en el tríptico de Occidente

No cabe duda de que los fenicios introdujeron en el Mediterráneo occidental una imaginería asiria y egipcia que se denominará orientalista. Consiguieron, en un primer momento, sintetizar el arte asirio y egipcio, que pudieron helenizar durante los siglos siguientes. Sin embargo, también contribuyeron en gran medida al desarrollo de un arte propio capaz de influir, a su vez, en otras culturas.

#noticiasmaronitas

Por: Dr. Amine Jules Iskandar

Syriac Maronite Union-Tur Levnon

Asociado de maronitas.org

Escrito para Ici Beyrouth

Publicado el 22 de abril de 2023


El arte, expresión de lo inefable, es el testimonio más auténtico de una civilización. Es su presencia la que hace indiscutible la existencia de una cultura que define una realidad sociológica y, por tanto, un pueblo. El recurso de cierto número de historiadores a términos como «orientalizante», «levantino» o «egipcianizante», evitando nombrar las creaciones fenicias por su nombre, no es más que una forma de borrar esta misma civilización. Sin embargo, el libro de Charles Corm sobre el arte fenicio da una idea de la riqueza y extensión de este campo.


#maronitas
Sarcófago antropoide del Museo de Cádiz, siglo V a.C. ©Ministerio de Cultura español

Capitel eólico


Entre los temas que han merecido la atención de Carolina López-Ruiz, autora de Phoenicians and the Making of the Mediterranean (Los fenicios y la creación del Mediterráneo), se encuentra el llamado capitel eólico. Se atribuye a la región eolia de Asia Menor, y a veces se considera un antepasado del orden jónico griego. Se desarrolló como tema en la arquitectura fenicia de los siglos VIII-VII e inmediatamente se extendió por las diversas fundaciones coloniales hasta, al menos, el siglo V.


Cuando faltan pruebas arquitectónicas, encontramos este motivo en representaciones fenicias en bajorrelieves. Su presencia en el norte de Israel, sobre todo en Hazor, ha llevado al Estado hebreo a reivindicarlo como propio, llegando incluso a acuñarlo en sus monedas de cinco shekel. Sin embargo, no se puede perder de vista que esta región de la Alta Galilea estuvo bajo la influencia cultural y política de Tiro desde el primer milenio antes de Cristo.


El capitel eólico estaba asociada al árbol de la vida y a Astarté. También lo encontramos en estelas como la del rey Ahiram de Biblos. La asociación de este capitel con un esfinge alado que lo corona denota una evidente influencia fenicia. Encontramos esta combinación en un ejemplo del siglo VI a.C. en el Museo Arqueológico de Delfos.


#BecharaRai
Arriba: estela del Museo del Louvre que muestra la evolución del disco alado en estilo realista clásico. Abajo: estelas de Tiro (n° 188 y 189) y Sidón (n° 190), con el disco alado de Helios, emblemático de las estelas y templos fenicios. Mission de Phénicie, Calmann-Lévy, 1864; dibujos de Édouard Lockroy

El arte


Los fenicios no se contentaron con recibir pasivamente las influencias de sus vecinos sirios, chipriotas, cilicios, asirios o egipcios. Las absorbieron y las integraron en su cultura innovándolas, enriqueciendo su contenido y exportándolas bajo una nueva forma. Adoptaron los modelos persas y griegos sólo para desarrollarlos y modernizarlos.


El ejemplo más destacado son los sarcófagos antropoides del siglo V, los llamados «sidonios». Aquí Fenicia había expresado una síntesis entre la forma abstracta del sarcófago egipcio y la escultura antropomorfa griega. Sobre una silueta en forma de botella, este arte de la ósmosis injertó rostros y manos realistas, como ilustran muy bien los ejemplos de los museos de Beirut y Cádiz.


La influencia egipcia había comenzado ya en el tercer milenio con el comercio de madera de cedro y acabó afectando a todo el repertorio iconográfico. Sin embargo, los símbolos egipcios adoptados se integraron, reinterpretaron y modernizaron para ser fuertemente exportados entre los siglos VIII y VI. El anj egipcio, o llave del cielo, por ejemplo, se convirtió en un símbolo de Tanit, más utilizado en la diáspora que en la propia Fenicia. En sus formas originales, estos temas orientalizantes se convirtieron en signos de eclecticismo, prestigio y cosmopolitismo.


# IglesiaMaronita
El disco alado adquirió rasgos humanos en el periodo helenístico. Aquí, la casa de Mikhael Tobia en Amchit ©Amine Jules Iskandar

El disco alado


El disco-sol alado de origen egipcio se convirtió en un motivo inseparable del templo y las estelas fenicias, como bien señaló Ernest Renan. Aunque íntimamente ligado al dominio faraónico, se convirtió en emblemático de la arquitectura sagrada de Fenicia. En su largo proceso de metamorfosis, acabó por perder su uræus (cobra) y adoptó rasgos faciales humanos en el periodo helenístico.


Ya en el 950 a.C., Yehawmilk, rey de Biblos, lo menciona en su dedicatoria a su diosa Baalet-Gubal (la Dama de Biblos): «He hecho para mi Dama de Biblos este altar de bronce que está en este patio, y esta puerta de oro que está colocada delante de mi puerta, y el disco alado de oro (...) y este pórtico con sus columnas y capiteles, y su tejado».


Fenicia legó un vasto repertorio iconográfico, como demuestran cerámicas, esculturas, vasijas y todo tipo de artefactos de terracota, bronce, marfil y probablemente tejidos, escribe Carolina López-Ruiz. Menciona los tejidos tal y como fueron descritos en el siglo VIII por Homero evocando los magníficos ornamentos de la bella Helena, obras de mujeres sidonias. No podemos olvidar tampoco, el arte de la orfebrería. En este campo, los etruscos aprovecharon los conocimientos fenicios, sobre todo en la joyería de oro ahuecado y en la técnica de la filigrana y la granulación, de las que se convirtieron a su vez en maestros.

#IglesiaSanCharbel
Estela de Yehawmilk, rey de Biblos, 450 a.C. Museo del Louvre. Foto de www.reddit.com

Escultura


Como el arte en general, la estatuaria fenicia también tiene su estilo particular. Las pequeñas estatuillas de bronce o marfil, muy frecuentes, se vestían al estilo egipcio, pero muestran un movimiento más pronunciado, libre de la base, y se apartan así de los cánones iconográficos del arte faraónico. Estas estatuillas, o sus modelos, se difundieron por todo el Mediterráneo, haciéndose muy famosas.


Sin embargo, se ha ignorado la estatuaria monumental de tradición fenicia, especialmente las estatuas colosales que datan generalmente de los siglos VIII, VII y VI. El más famoso de estos ejemplos, y probablemente el más antiguo, actualmente en el Museo Nacional de Beirut, es el Coloso de Biblos.


Este espíritu de monumentalidad también se encuentra, aunque a menor escala, en el tema del trono real. Este tema favorito aparece tanto en templos como en bajorrelieves y estelas. El rey en persona puede estar sentado en él, como se ilustra en el sarcófago de Ahiram de Biblos (siglo X a.C.) en el Museo Nacional de Beirut. Pero aún más a menudo, el trono recibe a la diosa, como se muestra en la estela de Yehawmilk de Biblos que data del siglo V a.C. Entre los tronos esculpidos en volumen real, el ejemplo más famoso sigue siendo el de Astarte en el templo de Echmoun, cerca de Sidón.


La esfinge alada


La esfinge es un tema que no deja lugar a dudas sobre su origen egipcio. Sin embargo, cuando este león con rostro humano es alado, adquiere un aspecto fenicio, símbolo de la cultura elitista panmediterránea. Y es en esta forma alada como fue retomado por los griegos.


Se sabe que los fenicios introdujeron en el Mediterráneo occidental la imaginería asiria y egipcia, que se denominará orientalista. Consiguieron, en un primer momento, sintetizar las artes asiria y egipcia, que pudieron helenizar durante los siglos siguientes. Sin embargo, también contribuyeron en gran medida al desarrollo de un arte propio capaz de influir, a su vez, en otras culturas. En algunos casos, su repertorio, denominado orientalista, se consideraba un signo de prestigio.


Que todos estos objetos y temas fueran producto de los propios fenicios o de sus seguidores locales no les resta carácter fenicio. Su propiedad de síntesis entre civilizaciones diferentes tampoco les priva de su identidad específica, ya que ésta consiste precisamente en la aptitud para una especie de eclecticismo unido a un espíritu de síntesis creativa y de innovación. Estos inventores de la globalización a escala mediterránea han desarrollado un arte que Carolina López-Ruiz define como una complementariedad y una ósmosis total entre lo «local y lo global».

 

Para leer el texto original en francés: L’art phénicien dans le triptyque de l’Occident

66 visualizaciones

댓글


bottom of page