top of page

Historia ortodoxa de Beirut

Actualizado: 29 jul 2023

Por la tarde, tras sus estudios en Beryte, los estudiantes cristianos de la facultad de Derecho se dirigían a la cercana iglesia de Anastasia. Sólo tenían que cruzar una explanada que corresponde aproximadamente a la actual Plaza de la Estrella. Al igual que otras ciudades del Imperio Romano, Beryte tuvo su buena ración de circos, donde los cristianos fueron martirizados. Pero el cristianismo triunfó y acabó por refundir el derecho romano en su espíritu humanizándolo, dando lugar al Código de Justiniano.


maronites

Por: Dr. Amine Jules Iskandar

Syriac Maronite Union-Tur Levnon

Asociado de maronitas.org

Escrito para Ici Beyrouth

Publicado el 22 de julio de 2023


La ciudad que Libanio llamaba Berytus Nutrix Legum en su carta de 361 a Anatolius Consularis Phoenices, que el sofista Eunape de Sardis describía como «madre y fuente de estudios» de derecho y de la que el poeta épico Nonnos de Panópolis decía en su Dionysiaques del siglo V que ella «dio las leyes» no podía permanecer impermeable a la fe cristiana que revolucionaba el Imperio romano.


El primer obispado


La gran escuela de Beryte estaba abierta a estudiantes de todos los horizontes y, por tanto, era receptiva a las nuevas ideas y, en particular, a la profundidad del mensaje cristiano. Según el Synaxarion (Sinasario) de la Iglesia Ortodoxa, el obispado de Beryte fue fundado por Cuarto, uno de los 70 discípulos del Salvador mencionados por San Pablo en su Epístola a los Romanos (Rom 16, 23). «Cuarto, nos dice el Sinaxarión, se convirtió en obispo de Beryte. Sufrió muchas pruebas por la fe, pero convirtió a la mayoría de los paganos de su ciudad» (Tesalónica, 1987).


Muchos de los alumnos de la escuela de Beryte adoptaron la fe en Jesús. Muchos de sus antiguos alumnos «hicieron sus votos y se convirtieron en obispos, sacerdotes o monjes», escribe Nina Jidéjian. Según Eusebio de Cesarea, fue en esta ciudad donde los dos hermanos Apio y Aedesio, originarios de Licia, estudiaron retórica y filosofía. Allí se convirtieron al cristianismo y predicaron, uno en Cesarea y el otro en Alejandría, donde fueron martirizados. Como en el resto de las ciudades del imperio, los circos de Beryte fueron testigos del horror de familias enteras arrojadas a las fieras.


Iglesia de san charbel
La catedral ortodoxa de San Jorge, junto a la iglesia de Anastasia y la Facultad de Derecho de Beryte. ©Amine Jules Iskandar

Síntesis en derecho


Pero el cristianismo triunfó, y he aquí que, en el siglo VI, procedió a sincretizarse con el derecho romano. Se desarrolló una nueva tendencia con grandes juristas conocidos como maestros ecuménicos. Cirilo, en particular, tenía fama de haber introducido en el derecho romano el elemento cristiano que permitía moderarlo. La escuela alcanzó su mayor prestigio cuando Justiniano (527-565) encomendó a sus juristas la revisión general del derecho. El Código de Justiniano incorporó las enseñanzas de la religión cristiana, permitiendo la emancipación de los esclavos y la consideración de los derechos de la mujer.


También honró la lengua griega, a la que se sentía más próxima que al latín, de sonoridad elitista. Al nuevo código romano de las Institutiones, redactado en latín en 534, no dudó en añadir los decretos suplementarios (Novellae leges), la mayoría en griego.


Anastasia


Fue la Iglesia la que permitió a Beryte alcanzar el rango de metrópoli que hasta entonces había estado reservado a Tiro, en Fenicia. De hecho, fue el obispo Eustaquio de Beryte quien obtuvo este privilegio en 449-450. También fue él quien, según las crónicas siríacas de Pseudo-Zacarías, encargó la construcción de la basílica que hoy puede encontrarse bajo la catedral ortodoxa de San Jorge.


Zacarías el Escolástico nos habla de una catedral de la Resurrección construida por Eustaquio y llamada Anastasia. Al igual que la escuela de derecho, estaba situada cerca de la actual Plaza de la Estrella, y era allí donde los estudiantes cristianos acudían por las tardes para sus reuniones. El propio Zacarías asistía a estas reuniones. También menciona otros lugares que dan testimonio del cristianismo en Beirut, como la Madre de Dios, cerca del puerto, y la iglesia de San Judas.


Parroquia de san charbel
Los palacios Sursock (derecha) y Bustros (izquierda) en Beirut. ©DR

El terremoto


La ilustre historia de Beryte continuó hasta la destrucción total de la escuela de derecho, la basílica, el foro, la ciudad, sus calzadas y acueductos por el terremoto y maremoto del 9 de julio de 551. En esa fecha, escribió Agathias el Escolástico, «la sublime Beryte, hasta entonces la joya de Fenicia, quedó completamente desfigurada».


Beirut cayó en manos de los árabes en 640, pero sólo de forma intermitente. Los bizantinos reconquistaron esporádicamente las ciudades de Trípoli, Batroun, Biblos y Beirut. Sus incursiones fueron a veces breves, a veces importantes, como las del emperador Nicéforo Focas en 957 y 968 y la del emperador de origen armenio Juan Tzimisco en 975. Esta situación duró hasta la llegada de los cruzados el 9 de mayo de 1099.


Rusia en el siglo XVIII


En 1697, Henry Maundrell, describió las santas imágenes de Beirut. Hablaba de una iglesia muy «antigua y perteneciente a los griegos» (es decir, a los ortodoxos). «Sus iconos parecían muy antiguos y abundantes», escribió. Daban testimonio de una sociedad rica en historia, activa y relativamente próspera".


En 1773, el príncipe Youssef Chehab se enteró de los abusos cometidos en Beirut por el gobernador otomano Ahmad al-Djazzar. Llegó a un acuerdo con los rusos, que bombardearon Beirut desde el mar mientras los libaneses mantenían un bloqueo terrestre. Tras un feroz bombardeo, los rusos desalojaron al pachá y ocuparon la ciudad.


De octubre de 1773 a febrero de 1774, es decir, durante cuatro meses, la bandera moscovita, escribió el cónsul francés, ondeó sobre Beirut, y el retrato de la emperatriz Catalina coronó la puerta principal de la ciudad. Todos los transeúntes tenían que inclinarse ante el retrato, y los caballeros tenían que desmontar, escribió François Charles-Roux (Geuthner 1928). Los griegos ortodoxos de la ciudad veían a la Rusia de los zares como heredera del Imperio bizantino.


Rusia en el siglo XIX


Parte de la artillería pesada que había bombardeado la ciudad estaba expuesta en la Gran Plaza, que a partir de entonces tomó el nombre de Plaza de los Cañones. En agosto de 1839, Rusia trasladó su consulado de Jaffa a Beirut, que empezaba a gozar del estatus de gran metrópoli. Su prestigio siguió creciendo gracias al interés que mostraron por ella Francia, Rusia y, sobre todo, el sultán Abdel Hamid II, que amplió su puerto en 1887.


En 1878, Beirut fundó el primer hospital del Líbano, el Hospital Ortodoxo San Jorge, construido con fondos asignados por Rusia a las víctimas de las masacres de 1860. El interés mostrado por Moscú continuó incluso después de la revolución bolchevique, y el Patriarca Alexis de Rusia desempeñó un papel clave en la ampliación y modernización del Hospital San Jorge en 1960.


San Charbel
Cementerio de San Demetrio en el siglo XIX. En el terreno adyacente se encuentra la necrópolis romana, hoy ocupada por un supermercado. ©DR

El embellecimiento de Beirut


La ciudad se embelleció con jardines y nuevas vías, se erigieron o ampliaron catedrales y se pavimentaron calles y plazas públicas. El barrio de San Nicolás recurrió a arquitectos italianos para construir parques y palacios de estilo toscano libanés. En la década de 1860, John Lewis Farley dijo de estos edificios que eran de gran calidad y que «el buen gusto de París y el de Londres han hecho su aparición en el mobiliario». Y añadía, a propósito de ciertas residencias, entre ellas las de los Sursock y los Bustros, que serían «un orgullo para un arquitecto europeo».


Es una lástima que el tejido urbano de Beirut no haya sabido transmitir esta rica historia. Los monumentos del pasado han desaparecido por todas partes. El descubrimiento de la necrópolis romana en los terrenos adyacentes al cementerio de San Demetrio, donde hoy se levanta un supermercado, habría podido hacer de este lugar una meca de la cultura y el turismo. Podría haber proporcionado un espacio verde y encarnado en la ciudad la continuidad histórica que caracteriza a la población ortodoxa procedente de esta costa fenicia, helenizada y luego cristianizada. Estos lugares de memoria que están siendo aniquilados son los garantes del alma y la identidad de la ciudad.

 

Para leer el texto original en francés: Une histoire orthodoxe de Beyrouth



138 visualizaciones

Comments


bottom of page