top of page

Inmigración fructífera

Actualizado: 26 feb 2023

Sociólogos y científicos abordan los pros y los contras de la inmigración, pero no quiero discutirlos en este artículo. Mi objetivo es describir algunos de sus efectos en la Iglesia Maronita.

#sancharbel
Estatua del «Emigrante Libanés» en el puerto de Beirut. Foto de Wiikipedia

Por: Padre Jean Maroun Helou, Ph.D.

Autor de la tesis titulada :

«The Maronite Church facing the challenges of expatriation»

Publicado el 24 de febrero de 2023


Durante el Sínodo Maronita que tuvo lugar entre 2003 y 2005, todos los participantes se sorprendieron de cómo la Iglesia Maronita florece en el extranjero y afecta a toda la Iglesia. Tres puntos son especialmente importantes: la expansión transforma a la Iglesia Maronita en una Iglesia universal; ayuda a una nueva comprensión de la identidad maronita; y afecta a la relación con el Líbano.


La Iglesia Maronita se ha convertido en universal. A lo largo de su historia, la Iglesia Maronita ha sido una Iglesia patriarcal antioquena. En consecuencia, su geografía se limitaba a algunos países como el Líbano, Siria, Palestina, Jordania, Egipto, Chipre y Turquía. Hasta 1860, todo el pueblo maronita vivía en esta zona.


La inmigración moderna comenzó y se desarrolló desde 1860 hasta hoy, porque los maronitas se habían visto obligados a abandonar su país, en particular el Líbano. Millones de maronitas se han establecido en el extranjero. Muchos de ellos establecieron parroquias para preservar su fe, tradiciones y costumbres. La «Iglesia madre» ha descubierto que la «viña» plantada históricamente en Antioquía y el Líbano, florece ahora en todo el mundo. En muchos países, sigue creciendo y atrayendo a nuevas personas. Hoy, las eparquías maronitas se han ampliado: nueve en Líbano, tres en Siria, una en Egipto y una en Tierra Santa. Por otra parte, hay nueve eparquías en la diáspora: seis en el continente americano, una en Australia, una en Europa, además de procuradores patriarcales en los países del golfo y muchas parroquias sin eparquía en varios países. En realidad, la Iglesia Maronita ha pasado de ser una Iglesia local a una Iglesia universal activa en todo el mundo.


Esta expansión se ha convertido en un nuevo componente de la identidad maronita, tal como la define el Sínodo. Tras un debate, el Sínodo proclama y adopta cinco elementos que constituyen la identidad. En primer lugar, la maronita es una identidad religiosa más que política, que consiste en «ser, una Iglesia siríaca antioquena, con una herencia litúrgica especial; en segundo lugar, es una Iglesia calcedoniana; en tercer lugar, una Iglesia patriarcal con un aspecto ascético y monástico; en cuarto lugar, una Iglesia en plena unión con la Iglesia apostólica romana; en quinto lugar, una Iglesia encarnada en su entorno libanés y oriental, y en los países de la expansión» (texto 1, n.b. 5).


Estos elementos se encuentran habitualmente en otras iglesias. La razón principal de esta definición fue la voluntad del Sínodo de identificar elementos convenientes en la diáspora. Todos los participantes estuvieron de acuerdo en que la gente de la expansión sigue comprometida con estos cinco elementos y a veces los conserva mejor que en el Líbano.


La tercera cuestión se refería al estatuto del Líbano para la expansión maronita. Se produjo un profundo debate sobre este punto crucial. Históricamente, la Iglesia Maronita ha evolucionado en el Líbano. Por ello, «maronita» y «libanés» se convirtieron en sinónimos, y el Líbano fue llamado la «nueva Antioquía» o su heredero. En la expansión, esta relación cambió porque muchas personas en el extranjero no tienen la ciudadanía libanesa y, sin embargo, pertenecen a Iglesias Maronita. Sin embargo, es imposible separar la identidad maronita del Líbano, donde se desarrolló.


Además, la mayoría de los inmigrantes tienen raíces libanesas. Por consiguiente, es perjudicial separar su identidad de sus raíces. El Patriarca Sfeir ha adoptado una solución con nuevos conceptos: El Líbano debe ser un «país espiritual» para todos los maronitas del mundo. Esto significa que el Líbano se convierte en tierra de peregrinación para todos los maronitas en el extranjero. Independientemente de que no tengan la nacionalidad libanesa o hayan abandonado el Líbano, deben permanecer unidos al Líbano como los católicos romanos están unidos a Roma. De hecho, es una verdad que muchas personas en el extranjero están tan unidas al Líbano y orgullosas de su legado.


En resumen, la inmigración fue el resultado de la pobreza y la persecución. Sin embargo, la fe de nuestros antepasados y la dirección del Espíritu Santo, transformaron estas circunstancias en una expansión de la Iglesia Maronita y del pueblo maronita. Hoy, algunos agentes del mal intentan beneficiarse de la emigración de las nuevas generaciones. Así, pueden destruir el Líbano por consecuencia, cambiar su identidad y su misión. La historia y los hechos demuestran que este país no puede morir y que, cuando pierde su poder, prospera en todo el mundo.

 

Para leer el texto en francés: En preparación por Ici Beyrouth


Para leer el texto en inglés: Fruitful immigration

119 visualizaciones

Comments


bottom of page