top of page

Las Cruzadas vista por los Siríacos (1/3)

Actualizado: 13 ago 2023

Los Estados latinos propiciaron un renacimiento del siríaco en los siglos XII y XIII, con la construcción y decoración de numerosas iglesias adornadas con frescos con inscripciones siríacas. Los scriptoria produjeron obras siríacas iluminadas y manuscritos monásticos en grandes cantidades. Antes de las Cruzadas, los siríacos ya habían traducido la ciencia y la filosofía griegas del siríaco al árabe. Cuando entraron en contacto con los francos, debían transmitirlas a Europa.


Para leer (2/2) y (3/3) ir a: Parte II / Parte III

Iglesia san charbel

Por: Dr. Amine Jules Iskandar

Syriac Maronite Union-Tur Levnon

Asociado de maronitas.org

Escrito para Ici Beyrouth

Publicado el 29 de julio de 2023


En la Edad Media, los Estados latinos de Levante estaban poblados por francos, armenios, griegos (o comunidades helenizadas) y siríacos. Estos últimos se dividían en nestorianos (actuales asirio-caldeos), jacobitas (actuales siro-ortodoxos) y maronitas.


Mucho más que los relatos de los bizantinos o incluso de los latinos, los de los siríacos revelan una verdadera porosidad entre estos cuatro componentes, y una afinidad particular entre francos, siríacos y armenios. Los continuos intercambios se reflejan en los cronistas de las cruzadas, como los jacobitas Miguel el Grande y Bar Hebraeus, y sus sucesores, como el maronita Barcleius.


maronitas
Mapa de los Estados latinos de Levante (Wikimedia Commons).

El renacimiento siríaco


Los Estados latinos permitieron un renacimiento siríaco en los siglos XII y XIII con la construcción y decoración de numerosas iglesias en ciudades como Edesa, Antioquía, Trípoli, Beirut, Tiro, San Juan de Acre y Jerusalén. Pero también en las montañas del Líbano, donde humildes capillas e iglesias rurales se adornaron con frescos con inscripciones siríacas.


Durante este periodo floreciente, los maronitas desarrollaron su escritura siríaca monumental en forma de estrangelo cuadrado, como en Nuestra Señora de Ilige, utilizando la estética de las inscripciones latinas grabadas en hueco. Los artesanos orientales también ejecutaron las decoraciones del rey Foulque d'Anjou (1143) en la iglesia del Santo Sepulcro y en la basílica de la Natividad de Belén (1169), donde grabaron sus nombres en siríaco.


Fue un periodo próspero. Los scriptoria produjeron muchas obras siríacas iluminadas y manuscritos monásticos. Fueron sobre todo los siriacos jacobitas quienes produjeron la mayor parte de las obras literarias. Entre estos escritores y cronistas se encontraban su patriarca, Miguel el Grande, así como Gregorio Bar Hebraeus, Dionisio Bar Salibi y Santiago Bar Shakako. Antes de las Cruzadas, sus antepasados ya habían traducido la ciencia y la filosofía griegas del siríaco al árabe. Cuando entraron en contacto con los francos, las transmitieron a Europa.


Las obras de san Efrén, traducidas al latín, ejercerían una gran influencia en el Occidente cristiano. En cuanto a «la exégesis latina del siglo XIII, debe algo a la exégesis antioquena», escribe Claude Sélis. Estos estrechos intercambios dieron lugar a nuevos contactos en el siglo XV, con el envío a Roma de jóvenes maronitas, entre ellos el ilustre Gabriel Barcleius (1450-1516), y la apertura del Colegio Maronita de Roma en 1584.


Patriarca maronita
Frescos del renacimiento siríaco en los Estados latinos de Levante. Iglesia maronita de San Saba en Edde-Batroun. Siglos XII-XIII. Están decoradas con inscripciones siríacas en escritura monumental de estrangelo cuadrado. © Amine Jules Iskandar

Ciencia y literatura


El médico jacobita Teodosio de Antioquía, próximo a la corte de Federico II, legaría a Occidente el Secreto de los Secretos atribuido a Aristóteles. Denys Bar Salibi, fallecido en 1171, escribió una obra sobre la estructura del cuerpo humano, un Comentario a los Evangelios y Comentarios al Apocalipsis, a los Hechos de los Apóstoles y a las Epístolas Católicas.


Miguel el Grande, en siríaco Mikhael Rabo, fue patriarca jacobita desde 1166 hasta su muerte en 1199. En su Crónica (J.B. Chabot), retomó los antiguos autores griegos y siríacos y los completó hasta 1195. Su Crónica, que consta de 21 libros, aborda la historia de las Cruzadas en el libro XV, capítulo séptimo.


Santiago Bar Shakako, también conocido como Sewerios (Severo), fue un monje jacobita. Murió en 1241 y fue autor del Libro de los diálogos y del Libro de los tesoros, valiosas referencias sobre las ciencias matemáticas, físicas y fisiológicas.

Bechara Boutros Al Rahi
El «scriptorium» de la abadía de Echternach. Iluminación del «Libro de las Perícopas» de Enrique II (Clm 4452 Bayerische Staatsbibliothek Munich)

De Bar Hebraeus a Barcleius


Gregorios (o Gregorio) Bar Hebraeus (1225-1286) fue, como su padre, un médico de renombre. Pero también trabajó en astronomía y matemáticas, de las que se ocupó en su Libro sobre la ascensión del espíritu.


En su época, la escuela de Trípoli gozaba de gran reputación y fue allí donde Bar Hebraeus realizó algunos de sus estudios, según el vizconde Philippe de Tarazi. Trípoli produjo mucho, como demuestran los colofones de algunos manuscritos, entre ellos el del Museo Británico (Brit. Mus. 14.695). Se trata del «Penqito de invierno» con los «Cánones grecosiríacos copiados», nos dice el colofón, en «la honorable Trípoli en 1507 de Alejandro» (1196).


Bar Hebraeus también se ocupó de las ciencias naturales en La crema de la ciencia y en El candelabro de los santuarios. También escribió una Crónica profana, una Crónica eclesiástica y el Libro de la paloma. Compuso la gran gramática conocida como el Libro de los Esplendores y, en 1279, escribió el Libro de la Ética. Tras su muerte en 1286, su cronografía fue completada por su hermano Bar Sauma.


Tras la marcha de los cruzados, en el siglo XV, el maronita Gabriel Barcleius continuó escribiendo sobre la historia de la época, retomando en ocasiones a Bar Hebraeus. En particular, disertó sobre los acontecimientos de 1283 relativos a las luchas que estaban teniendo lugar entre Bohemundo VII de Trípoli y Guy II de Gibelet.

San Charbel maronita
Urbano II predica la cruzada en noviembre de 1095 en el concilio de Clermont. Miniatura del siglo XV atribuida a Jean Fouquet (Bibliothèque Nationale de Paris en Herodote.net)

La sociedad de los Estados latinos


El espíritu ecuménico que aún hoy caracteriza a las comunidades cristianas de Oriente se transmitió rápidamente a los francos. Estos occidentales, que habían llegado llenos de desdén por todo lo que no estuviera unido a Roma, los mismos cruzados que iban a saquear Constantinopla, estaban integrados en la sociedad oriental. ¿Qué gesto podría ser más revelador que el de Josselin II de Edesa que, en 1157, en las cárceles de Alepo, nos dice Gregorio Bar Hebraeus, se arrodilló ante el obispo jacobita Ignatios, y «recibió de sus manos la comunión de los Santos Misterios»?


Los matrimonios intercomunitarios eran frecuentes, sobre todo entre armenios y francos. En 1149, el rey Thoros II de Cilicia se casó con Isabelle de Courtenay, hija de Josselin II de Edesa. También eran frecuentes los intercambios con los griegos. Cuando Josselin II fue capturado y deportado a Alepo por los turcomanos el 4 de mayo de 1150, su esposa Beatrice de Saône, incapaz ya de defender las murallas, acabó vendiendo Edesa a los bizantinos en agosto de 1150.


Durante la minoría de edad de Bohemundo VII de Poitiers, hijo de Bohemundo VI de Antioquía, su madre Sibylla de Armenia ostentó la regencia del condado de Trípoli. Esta hija del rey Hethoum I de Armenia administró, durante un tiempo, un territorio poblado por francos y maronitas.


Los francos integraron en sus estados a armenios y siríacos, ya fueran maronitas o jacobitas, en todos los ámbitos de la vida social. Los siríacos, especialmente los maronitas, desempeñaron un papel pleno en la defensa. Sus soldados engrosaron las filas de los cruzados y sus intérpretes ocuparon importantes puestos administrativos. También fue entre los intelectuales jacobitas en particular donde los latinos encontraron a sus mejores médicos y farmacéuticos.


Por último, en cada distrito administrado por los cruzados, «formaron un tribunal civil compuesto por seis miembros, entre ellos cuatro siríacos y dos francos», escribe Emmanuel-Guillaume Rey. Y cuando las órdenes latinas tuvieron que abandonar Oriente, entregaron sus monasterios a los cristianos autóctonos. La abadía cisterciense de Belmont (Balamand), por ejemplo, fue legada a los siríacos jacobitas en 1287, que a su vez la entregaron a los griegos (Rum) en 1603.

 

Para leer el texto original en francés: Les croisades vues par les Syriaques (1/3)

126 visualizaciones

Comments


bottom of page