MENSAJE DEL NUEVO SECRETARIO DE MEEC, DR. MICHEL ABS

DIRIGIDO A LOS PRESIDENTES DEL CONSEJO Y SU COMITÉ EJECUTIVO


El texto original fue publicado en MECC del 5 de octubre de 2020. Traducción y publicación por Maronitas.org con la autorización expresa y cortesía de The Middle East Council of Churches.


Su Santidades, Sus Beatitudes, Sus Eminencias, Sus Gracias,

Reverendísimos pastores y padres,

Queridas hermanas y hermanos que compartieron con nosotros el Día Ecuménico que tuvo lugar en Bkerke el 18 de septiembre de 2020,

Estimados colegas del Consejo de Iglesias de Oriente Medio:


Así como Su Beatitud el Patriarca John X Yazigi de Antioquía y de todo el Oriente me honró con su agradecimiento y me llenó con su amor al encargarme y nominarme para el cargo de Secretario General del Consejo de Iglesias de Oriente Medio, y como ustedes mismos han aceptado amablemente esta nominación, permítanme expresarles mi más profundo agradecimiento por haberme confiado este precioso talento.Permítanme compartir con ustedes, además, la firme convicción que tengo con respecto a un talento del que seré responsable, ya que se deposita en mi una confianza en este histórico momento presente que todos atravesamos y que estamos sumidos en peligros y que no ha conocido precedentes.


Esta institución, que ha confiado en mi, es parte integral de mi corazón, ya que yo también soy parte de ella. En ella he tenido la oportunidad de afinar uno de los aspectos más importantes de los valores que llevo en mi entidad personal, a saber, la capacidad altruista de amar y cuidar al máximo a los demás. Estos valores se derivan de lo que me habían enseñado en casa, en la escuela y en la universidad.


Desde mis primeros años de infancia, he llevado dentro de mí las amonestaciones del Sermón de la Montaña que me fueron injertadas en la Escuela Ortodoxa de la Anunciación en Beirut, donde nuestra guía en la escuela en el programa de educación religiosa curricular fue el manual más valioso: “La catequesis ortodoxa”.


La escuela es el tutor más eficaz para fomentar la fe y para inculcarnos un sistema de valores. Los buenos frutos crecen con cuidado, mientras que las espinas crecen por negligencia. La formación universitaria corona lo que se nos ha plantado tanto en casa como en la escuela. Y así fue como me incorporé a la Universidad San José de Beirut, y me ayudó a presenciar en su seno la encarnación de la caridad cristiana, así como la valiosa ética de la investigación científica que contribuye a formar una preparación importantísima para la vida profesional. En la Universidad San José participé de la fuente de conocimientos y valores.


En cuanto al Consejo de Iglesias de Oriente Medio, aprecio mucho por lo que representa y por lo que me ha dado, y tanto durante mi década de trabajo en él como miembro del personal y durante muchos años más que siguieron manteniendo todos los lazos de amistad y compromisos que había adquirido en ella. El MECC, como siempre lo llamo, tiene en sí mismo el mejor ejemplo de Unión Cristiana y acción dedicada. A través de él, las iglesias miembros pueden lograr juntas lo que nadie puede lograr aislado de sus otras comunidades hermanas. De hecho, su continuidad y apoyo constituyen una prioridad de fe que no se puede discutir.


Sin embargo, el Consejo es una institución y, como tal, presenta discrepancias similares a las que se pueden identificar en cualquier otra institución. Además, enfrenta desafíos a los que se enfrenta cualquier otra institución. Esta es la razón por la que su estructura, así como las prioridades que se fija en un momento dado, requieren una evaluación y actualización constante para seguir el ritmo de los desarrollos y cambios que se producen en su entorno ambiental y esto para poder llevar a cabo las importantes tareas que se le han encomendado, a saber, por una parte, la labor ecuménica al servicio de la presencia y el testimonio cristianos, así como la difusión de una cultura ecuménica a través de los diversos proyectos que inicie y siga. Huelga decir que la implementación exitosa de tales tareas depende profundamente de las habilidades de liderazgo, innovación y excelencia presentes en su personal, respaldadas, por supuesto, con la necesaria disponibilidad de fondos.


Vivimos en la era del Conocimiento en la que se prioriza el conocimiento y la información como recurso importante. Las instituciones y las configuraciones se gestionan en la actualidad mediante el conocimiento. Precisamente por eso, el Concilio tendrá que convertirse en una comunidad gestionada por el conocimiento, tanto en su propia estructura organizativa como en sus diversas relaciones con las instituciones eclesiásticas. Dicha estrategia tendrá que depender en gran medida de técnicas de comunicación modernas que faciliten el logro de los objetivos que se proponga.


Vivimos en la era de la gobernanza, por lo que es imperativo que la estructura institucional del Consejo funcione de acuerdo con la lógica de una gobernanza sólida. En otras palabras, todas las partes interesadas en cualquier empresa que el Consejo se proponga ahondar tendrán que hablar y ser escuchadas. Esto significa que la lógica de la toma de decisiones se regirá por una gobernanza sólida y la participación de todos, y esto en todos los niveles de deliberaciones y acciones comunes.


Además, vivimos en la era de la Gestión de la Calidad en la que las instituciones de todo el mundo compiten por mantener la calidad en la producción, una política que ha demostrado ser eficaz para mejorar las estructuras de las instituciones, desarrollar sus políticas de trabajo y elevar así sus niveles de productividad.


También estamos en la era de la Gestión Estratégica de Recursos Humanos, por lo que es imperativo que sigamos el camino que ya se inició en esta dirección en el MECC, es decir, en el establecimiento de las reglas para la gestión científica de los recursos humanos con el fin de aumentar su productividad y garantizar una mayor equidad en el trato con el personal. En este contexto, es imperativo que nuestras iglesias nos proporcionen personas cualificadas con las competencias adecuadas, ya sea para el empleo cuando los puestos quedan vacantes, para el nombramiento de los miembros para los comités departamentales o de proyectos, o para la formación de Think Tanks para los problemas emergentes que el Consejo se tenga que enfrentar.


Sin embargo, estamos en un período de grandes transformaciones, ya que nuestro tiempo está siendo testigo de tremendos acontecimientos que sin duda cambiarán el rostro de la humanidad. Muchos son los peligros de nuestro tiempo y, como dice el refrán popular, «los desafíos son abundantes y pesan mucho sobre el hombro del portero». ¿Soportaremos tales desafíos? La historia es despiadada y no quiere deseos e intenciones, sino hechos y acciones. La historia a menudo la escriben los vencedores. ¿Estaremos entre ellos?


En cuanto al gran desafío al que nos enfrentamos, radica en el mantenimiento de la presencia cristiana en nuestra región, no importa cómo la definamos. Todo lo que se menciona anteriormente en esta carta mía tiene este fin como objetivo. Este es el desafío que no puede soportar ninguna interpretación controvertida.


Sin embargo, este objetivo solo puede lograrse mediante la cooperación de las diversas entidades que constituyen la Iglesia de Cristo. En el Consejo somos un hogar y un bastión de la cooperación cristiana, somos la personificación de la acción conjunta entre iglesias. Son muchos los campos que quedan estériles y sin cultivar entre las iglesias, y estamos llamados a transformarlos en campos fértiles donde prevalezcan las experiencias comunes y el crecimiento, para que se conviertan en espacios de amor y conocimiento.


Preservar a nuestra gente en su tierra, donde ha estado viviendo durante más de dos milenios, requiere enormes esfuerzos. Esta es una tarea fuera de lo común, que requiere la adopción de nuevos métodos a nivel de desafíos, y estamos llamados a cumplir con su llamado.


La renovación espiritual y la nutrición cristiana son herramientas esenciales para la firmeza y la supervivencia. Pero la vida también tiene dimensiones materiales que no se pueden ignorar y deben ser abordadas, como la rehabilitación vocacional, la vivienda, la atención médica y la educación.


Por la presente no pretendo que la Iglesia deba reemplazar al Gobierno y subsanar sus deficiencias en nuestra región, pero solo atestiguo que la Iglesia está llamada a proporcionar una red de seguridad en áreas, tanto en áreas geográficas desatendidas como en áreas funcionales de servicio, en el que el Estado está ausente y en el que la sociedad se ha desintegrado. Lo que ha sucedido en el Líbano no es más que un ejemplo entre muchos de estos.


Los grupos humanos enfrentan tiempos de dificultades y tribulaciones, dificultades de las que solo pueden salvarse mediante la fe sostenida por el servicio, porque la vida humana es tanto espíritu como materia.


A pesar de las dificultades que enfrentamos hoy, y a pesar de las crisis que nos acosan, ser «uno» es la solución. O somos una entidad compacta para que nadie nos pueda romper, o somos fragmentos que se pueden romper palo a palo. Esto es cierto no solo para la comunidad cristiana, sino también se aplica a la nación.


Los estudios de Historia y Sociología han demostrado que los valores con los que está impregnada nuestra fe están detrás del renacimiento de la humanidad, así como detrás de su progreso científico. ¿No es un hecho que los valores están detrás del establecimiento de escuelas y universidades? ¿No propiciaron el desarrollo de la investigación científica, del servicio social y de todos los aspectos de la civilización?


Yo, por mi parte, tengo la firme certeza de que esta vid que el Señor plantó hace dos milenios continuará extendiéndose para incluir áreas cada vez mayores del planeta.


Las puertas del infierno no prevalecerán contra él.




Hashtag: #mecc

18 vistas