top of page

Pergaminos protectores etíopes y maronitas

Actualizado: 22 jul 2023

Los rollos sagrados son oraciones y fórmulas de protección escritas en pergaminos de unos diez centímetros de ancho. Sin embargo, son tan largos como la persona que los lleva. Eran de uso común en varias tradiciones, pero sobre todo entre judíos, maronitas y etíopes, que sacralizaban sus respectivas escrituras: hebrea, siríaca y ge´ez.

iglesia de san charbel

Por: Dr. Amine Jules Iskandar

Syriac Maronite Union-Tur Levnon

Asociado de maronitas.org

Escrito para Ici Beyrouth

Publicado el 11 de julio de 2023


Los rollos sagrados son oraciones y fórmulas de protección escritas en pergaminos de unos diez centímetros de ancho. Sin embargo, son tan largos como la persona que los lleva. Guardados en un pequeño recipiente cilíndrico de cuero, se llevan al cuello como un colgante. Eran de uso común en varias tradiciones, pero sobre todo entre judíos, siriacos (incluidos los maronitas) y etíopes, que sacralizaban sus respectivas escrituras: hebrea, siríaca y ge´ez.

Iglesia Maronita
Los tres pergaminos etíopes de la biblioteca Bar-Julius (Líbano).

Tradiciones judeocristianas


La forma en que se utilizaban, sobre el cuerpo, no les permitió sobrevivir como los frescos, los mosaicos y los iconos. Los ejemplares judíos y maronitas, compuestos en hebreo y siríaco respectivamente, han desaparecido en su mayoría. Si los modelos inscritos en ge´ez siguen siendo numerosos, es porque Etiopía continuó produciéndolos a lo largo del siglo XX, haciendo del rollo sagrado un arte típicamente etíope. La mayoría de los libros y artículos se refieren injustamente a ellos como pergaminos mágicos, clasificándolos en una modalidad de la cultura africana.


Sin embargo, en forma y contenido, los rollos etíopes son similares a los de las tradiciones judeocristianas y se ajustan a otros modelos cristianos, armenios, asirios o maronitas. Tampoco hay nada mágico en el texto, que consta de oraciones cristianas, versículos bíblicos y, sobre todo, invocaciones al Verbo encarnado, crucificado y resucitado. Ciertas costumbres etíopes son mágicas, como la de beber o untar el cuerpo con la sangre del buey cuya piel se utilizó para hacer el pergamino. Sin embargo, esta práctica es apócrifa y no tiene nada que ver con el contenido del texto cristiano ni con sus ilustraciones.


La escritura, desprovista de cualquier forma de adorno, es pura e independiente de la decoración y las ilustraciones. Esta cualidad se debe a su valor sagrado, heredado del judaísmo y asociado a la Palabra en las tradiciones siríaca y etíope. Este concepto confiere a la escritura una dimensión acheiropoiética (no producida por la mano del hombre) que no tolera ningún elemento superfluo.

Patriarca Maronita
Los registros superior, medio e inferior del rollo de Bar-Jul. Eth.2. Longitud total: 201cm pergamino siglo XIX.

El rollo maronita


El rollo protector maronita es obra del patriarca Pablo I Massaad (1854-1890). El hecho de que algunos eruditos lo califiquen de amuleto oculta su verdadero carácter. De hecho, con la intención de evitar cualquier asociación con la magia, el patriarca maronita compuso el texto en torno al tema del ciclo de Cristo, que escribió en garshuni.


Comenzó con el Verbo, escribiendo el versículo de San Juan (1, 1): «En el principio era el Logos». Unas líneas más adelante, evoca la encarnación en Juan (1, 14): «Y el Logos se hizo carne». Más adelante, prosigue la historia de la salvación mencionando el poder de la cruz victoriosa: «Contemplen, pues, la cruz de Nuestro Señor Jesucristo. ¡Huyan, enemigos destructores! He aquí que ha triunfado». Más adelante, la cruz se manifiesta como signo de vida: «De tu Crucifixión salvadora, de tu muerte vivificadora», leemos, justo antes de pasar al tema de la Resurrección que conduce a la Ascensión. Es el retorno al Padre, al Verbo (el Logos): «De tu gloriosa Resurrección de entre los muertos, de tu honorable Ascensión a los cielos», dice a continuación el texto.


La comparación de este rollo con otros ejemplos siríacos muestra la importancia de la narración de Cristo como fundamental y opuesta a cualquier forma de magia. Basándose en el trabajo de Gollancz sobre una colección de textos protectores siríacos, Salamé-Sarkis señala que varios textos se refieren al Prólogo de Juan de esta manera. Para los maronitas, la Palabra-Logos es la fuente de todo. El texto exorcista y la firma del patriarca son meros intermediarios, testigos. «La eficacia sólo viene de la Palabra», escribe Salamé-Sarkis.


Iglesia San Charbel
Los registros superior, medio e inferior del rollo de Bar-Jul. Eth.3. Longitud total: 171cm pergamino siglo XIX.

Dos rollos etíopes


Los rollos etíopes de la biblioteca Bar-Julius (Líbano) también datan del siglo XIX. El Bar-Jul. Eth. 2 mide 9×201 cm, mientras que el Bar-Jul. Eth. 3 mide 9×171 cm. Estas longitudes corresponden a la altura de la persona que los lleva. Según el prototipo etíope, cada uno tiene tres ilustraciones, designadas superior (en la parte superior del rollo), medio (en el centro) e inferior (en la parte inferior).


Según el código iconográfico, el arcángel armado con su espada se representa en el nivel superior, los ojos que alejan el mal de ojo se sitúan en el registro medio y la cruz de Cristo aparece siempre en el nivel inferior. En el caso del Bar-Jul. Eth.2, el dibujo inferior muestra una cruz con caras que se cruzan, mientras que en el Bar-Jul. Eth.3, la cruz es claramente identificable y se lleva en procesión según la costumbre local.


También hay dos variantes en el registro medio. En el Bar-Jul. Eth.2, vemos un friso formado por una serie de ojos, mientras que el Bar-Jul. Eth.3 presenta los ojos en una cruz estrellada.

Iglesia de San Charbel
Dos gramáticas siríacas. A la izquierda, el manuscrito Manchester Syr.16 atribuido a Gregory Bar Hebraeus (+1286). Biblioteca John Rylands. A la derecha, el manuscrito F. Syr.1 de Beirut, fechado en 1775. Universitè Sanint-Joseph.

El ojo y la fascinación


En su búsqueda de la trascendencia, el arte del icono cristiano es por excelencia narrativo e intemporal. El hieratismo de la figura la lleva a mirar al infinito de la mirada del espectador. De este modo, el punto de fuga de la perspectiva no está en el cuadro, sino en el espectador, incorporado a la escena y al acontecimiento. El arte etíope lo acentúa centrándose en el poder de la mirada.


Las ilustraciones del rollo protector se desarrollaron en torno al poder expresivo del ojo angélico, que alejaba el mal de ojo. Para Jules Leroy, el artista etíope «no respeta la verdadera realidad anatómica y no duda en mutilar la naturaleza y adaptarla a su fantasía». Pinta a grandes rasgos, con una estilización audaz e inolvidable. La mirada se acentúa, se refuerza y se exagera hasta la fascinación, que Jacques Mercier intenta definir como la abolición de la perspectiva y su sustitución por un efecto de oposición entre lo móvil y lo estático. «La imagen está centrada, escribe. Los círculos enmarcan el campo de visión y, en cambio, la mirada permanece fija en los motivos centrales de los ojos. El dibujo da la impresión de moverse permaneciendo fijo. Este movimiento dentro de la fijeza no es otra cosa que fascinación».


La estilización de estilo etíope se encuentra también en algunos manuscritos, como la gramática siríaca de Manchester (Syr. 16) y la de Beirut (F. Syr.1). Siguiendo el mismo proceso de esquematización, los caracteres se reducen a simples rostros estilizados dominados por círculos oculares. Aquí y allá, el dibujo es expresionista y las líneas responden, no a la realidad, sino a leyes rítmicas. Para Jules Leroy, su estilo iconográfico «plantea la cuestión de la existencia de una imaginería mágica entre los cristianos de lengua siríaca».

 

Para leer el texto original en francés: Les rouleaux protecteurs éthiopiens et maronites

89 visualizaciones

Comentarios


bottom of page