Saliba Douaihy y lo espiritual en el arte (2/2)

Actualizado: 18 jul

Pero es sobre todo en la escritura siríaca donde tendrá lugar la exploración de lo abstracto. Después de haber ocupado un lugar visual importante en la composición figurativa, la escritura es promovida al rango de tema central. Se convierte en la única fuente sobre la que se construye el cuadro, su estructura, sus formas y colores, así como la búsqueda de su significado.


Para leer primer parte hacer click aquí

Por: Dr. Amine Jules Iskandar

Syriac Maronite Union-Tur Levnon

Asociado de maronitas.org

Escrito para Ici Beyrouth

Publicado el 16 de julio de 2022


Saliba Antonios Douaihy inició su búsqueda de la interioridad en el principio artístico a mediados del siglo XX. Tras su transición del realismo a una versión más expresiva en el fauvismo, trató de explorar los límites del arte abstracto. A diferencia de muchos otros movimientos de la pintura, su conceptualización abstracta no emanaba ni de un modelo figurativo como el violín de un Georges Braque o el árbol de un Piet Mondrian, ni de signos simbólicos a la manera de un Vassily Kandinsky, sino de una escritura, la de la escritura siríaca que tanto le había gustado.


Saliba creció a orillas del Qadicha, el valle sagrado, y aprendió siríaco en la escuela como todos los niños de su época. Pero también trabajó en este campo, pintando iglesias maronitas o haciendo sus vidrieras, tanto en América como en el Líbano. Utilizó la forma cursiva conocida como serto, propia de los siríacos occidentales, incluidos los maronitas. Pero le gustaba especialmente utilizar la escritura específicamente maronita conocida como estrangelo cuadrado, que se encuentra grabada en la piedra de la entrada de los patriarcados de Nuestra Señora de Ilige y Nuestra Señora de Bkerke.


San Juan Bautista de Zghorta


Estrangelo es la escritura monumental utilizada por los siríacos orientales y occidentales, incluidos los maronitas. Sin embargo, estos últimos le han dado un diseño geométrico mucho más pronunciado en el que las letras están colocadas en cuadrados y formas angulares. Saliba Douaihy utilizó ampliamente este estilo en la iglesia de San Juan Bautista de Zghorta en 1955, donde realizó un friso caligráfico con los nombres de los apóstoles. En esta composición lineal, las formas abstractas decoran las letras para formar un conjunto pictórico equilibrado.

San Juan Bautista de Zghorta: el friso en el extrañamiento maronita.
San Juan Bautista de Zghorta: el friso con escritura estrangelo maronita cuadrado.

San Marón de Youngstown - Ohio


Más tarde, en 1977, Saliba Douaihy creó las vidrieras de la iglesia de San Chárbel en Annéya y las de Nuestra Señora de los Cedros en Brooklyn en 1978, así como las de San Marón en Youngstown, Ohio. Para estos proyectos, recurrió a las fuentes del arte cristiano, en particular a los iconos bizantinos y a los textos y miniaturas de los manuscritos siro-maronitas.


En Youngstown, incorporó la escritura serto (cursiva) en un mosaico a cuadros detrás del altar. El texto consiste en el himno del Avo de qoushto (Padre de la Justicia) que canta los maronitas durante la celebración de la Eucaristía.


San Chárbel de Annaya


La ósmosis entre la imagen figurativa y la escritura es cautivadora en San Chárbel de Annaya. Quedan pocas fotos de esta obra maestra, que fue destruida durante la guerra. Saliba Douaihy utilizó una técnica moderna de vidrieras sin juntas de plomo. Los colores se desplazan sutilmente por gradación o contraste.

Arriba: Gebran Khalil Gebran en letras sirias. Abajo: La oración "Avo de Qoushto" en patchwork en St Maron's en Youngstown.
Arriba: Gibran Khalil Gibran en letras siríacas. Abajo: La oración «Avo de Qoushto» en patchwork (retazos) en San Marón en Youngstown.

Esta técnica le permite disolver la escritura en la imagen con la misma naturalidad que los pasajes de colores. El texto ya no está unido a la imagen como en San Juan Bautista de Zghorta, sino que se integra en ella y comienza su proceso de fusión. En todas partes, Saliba Douaihy domina la luz y explora las posibilidades ilimitadas de los colores cálidos y fríos.


La escritura siríaca


El arte de Saliba Douaihy se supera y reinventa como una síntesis entre el arte siríaco y el occidental, expresando la pertenencia del Líbano a estos dos mundos. Pero es sobre todo en la escritura siríaca donde tendrá lugar la exploración de lo abstracto.


Después de haberle concedido un lugar visual importante en la composición figurativa, la escritura es promovida al rango de tema central. Se convierte en la única fuente sobre la que se construye el cuadro, su estructura, sus formas y colores, así como la búsqueda del significado. Las letras siríacas reviven la tradición maronita para encarnar el vínculo entre el misticismo y la modernidad de lo abstracto.

#San Charbel, #maronitas
San Chárbel de Annaya: los vitrales

El artista comienza utilizando oraciones como el Avo de qoushto (Padre de la Justicia), o nombres como los de Gibran Khalil Gibran o Gérgés Chalhoub. Los deconstruye y los transforma en yuxtaposiciones abstractas de color.


Chalhoub es un nombre siríaco que significa «llama», «ardor», y toda la composición arde por el juego de contrastes y la fuerza de los tonos opuestos. Con un poco de esfuerzo, estos nombres y apellidos aún pueden descifrarse. Pero Saliba Douaihy quiere ir más allá y, aprovechando que la escritura siríaca puede extenderse verticalmente, estira, tensa y dilata sus letras de arriba a abajo hasta los extremos.


La abstracción de la escritura siríaca


Una línea vertical o diagonal que se extiende por la altura del lienzo sólo insinúa el apéndice de una letra Shin ligeramente inflada como un nudo. En cuanto Saliba Douaihy llega a un prototipo abstracto que se repite, se apresura a violentarlo, a romperlo, para satisfacer sus descubrimientos de nuevas posibilidades ilimitadas y siempre en busca de lo que él llama «el movimiento interno».

#maronitas, #sancharbel, #saint_sharbel
Composiciones horizontales con nombres y apellidos. Abajo: Gérgés Chalhoub.

No queda nada de lo figurativo y casi nada de la escritura; sólo queda lo espiritual, que trasciende la imagen y las representaciones para llegar al principio interno constante. Sólo queda la belleza espiritual de los manuscritos y los iconos.


En sus líneas de fuerza, el artista reinterpreta sus pinturas del acantilado de Qozhaya y las de las laderas del Líbano sumergiéndose en el azul del Mediterráneo. Esta verticalidad que le habita y persigue en sus escritos siríacos acaba extrayendo el poder inherente tanto a la escritura como al paisaje montañoso, en lo que él mismo llamará su parte de ascetismo.


Lo espiritual en el arte


Saliba Douaihy dice, con razón, que muchos espectadores que desconocen su trayectoria perciben sus obras abstractas como pertenecientes al ámbito del arte sagrado.


Sugiriendo un poder místico, los críticos, dice, evocan un arte «traído por un artista de Oriente». En esto se une a la vanguardia radical, que buscaba trascender el producto acabado para indagar en su interioridad y en la del artista en una búsqueda permanente de lo espiritual.


Entre Piet Mondrian y Mark Rothko, desarrolló su propio discurso basado en la sacralidad de la escritura siríaca. A través de este último, se unió a la búsqueda de Vassily Kandinsky para acceder al alma, tal y como se expresa en Su espiritualidad en el arte y en la pintura en particular.


Los valores de estos vanguardistas se oponen en esencia a lo que se llama «el arte por el arte». Pues este último fenómeno plagia el producto acabado de la forma abstracta sin partir de la interioridad y, por tanto, de lo sagrado como sabe hacerlo Saliba Douaihy.

#marcharbel, #maronites
Composiciones verticales. A la izquierda: Gerges Chalhoub. A la derecha: la letra «Shin».

Lejos de ser una expresión de la Verdad, el "arte por el arte" sólo busca venderse a sí mismo y consiste en una asfixia de toda resonancia interior, citando a Philippe Sers.


Este filósofo nos enseña que todo lo que fluye de la fuente de la necesidad interior, todo lo que expresa lo inefable, es sagrado. Subraya la cualidad incondicional del artista que es la transparencia, la que hace de la obra un lugar de acogida para el Absoluto.

 

Para leer el texto original en francés: Saliba Douaihy et le spirituel dans l’art (2/2)


#maronitas, #eparquia
Composiciones verticales con letras siríacas en extremo estiradas.


40 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo