top of page

San Jorge de Beirut

Actualizado: 29 jul 2023

En su corcel blanco, San Jorge atraviesa al dragón con su lanza cruciforme para salvar a la princesa representada en su icono. Al fondo, aparece la ciudad de Beirut con su rey y su reina en lo alto de la ciudadela. Debajo, corren las aguas del río que lleva el mismo nombre que la ciudad. Revela la guarida del dragón, llena de los huesos de sus víctimas.

San Charbel

Por: Dr. Amine Jules Iskandar

Syriac Maronite Union-Tur Levnon

Asociado de maronitas.org

Escrito para Ici Beyrouth

Publicado el 22 de julio de 2023


Cuenta la leyenda que la ciudad de Beirut estaba bajo la amenaza constante de un dragón, al que sus ciudadanos estaban condenados a ofrecer sacrificios anuales. Según algunos relatos, las ofrendas consistían en un cordero, y según otros, en una mujer. Sin embargo, todas las versiones coinciden en que el dragón acabó exigiendo a la propia princesa, hija del rey de la ciudad. Un santo caballero llamado Jorge puso fin heroicamente a estas arrogantes pretensiones atravesando al dragón con su lanza, convirtiéndose así en el patrón de la ciudad.


Según la tradición, este santo nació en Lidia, Asia Menor, y sirvió en las legiones romanas. Pronto alcanzó un alto rango militar y fue enviado a luchar a Inglaterra. Tras revelar su conversión al cristianismo, fue perseguido y martirizado por Diocleciano el 23 de abril de 203.


San Jorge de Kaslik


La lucha contra el dragón fue larga e incluyó varias escenas. El caballero tuvo que perseguir al monstruo a lo largo de la bahía formada por la península de Beirut y la ciudad septentrional de Antelias, bahía que hoy lleva el nombre de San Jorge. Una de las etapas más importantes de esta persecución tuvo lugar aún más al norte, en el cabo de Kaslik. Se dice que el caballero pasó la noche en una de las cuevas de la bahía, que se ha convertido en una capilla rupestre en su honor. Conmemora la eterna batalla entre el Bien y el Mal desde los albores de los tiempos.


Patriarca Maronita
Icono de San Jorge en su corcel blanco con la princesa de Beirut al fondo a la izquierda. Al fondo, la ciudad de Beirut y el rey y la reina en la ciudadela. Abajo, los huesos de las víctimas llenan la guarida del monstruo. ©Boutique Catholique de Saint Joseph

San Jorge de La Cuarentena


La última etapa de la batalla habría tenido lugar en la orilla izquierda del río Beirut. Aquí es donde se dice que San Jorge mató al dragón. Hacia 1340, el capellán alemán Ludolph Von Suchem escribió que este santo «libró del dragón a la hija del rey de la ciudad y glorificó esta tierra con muchos milagros».


En el lugar donde se dice que tuvo lugar el suceso se construyó una capilla de los cruzados, que más tarde se convirtió en la primera iglesia maronita de San Jorge. Se alza entre el río y la antigua ciudad de Beirut, precisamente donde Du Mesnil Du Buisson sitúa el escenario de la batalla. No lejos de allí se encuentran las siete grutas fenicias consideradas la guarida del monstruo, a menudo representado en los iconos de la parte inferior de la escena. El conde Du Mesnil Du Buisson cuenta que este lugar, hoy consagrado a la Virgen con el nombre de Nuestras Señora de las Siete Mamellas, seguía siendo considerado la «caverna de los siete gules» del dragón hasta 1549.


En 1395, el señor De Anglure describió así la capilla de San Jorge: «En las afueras de Baruth, a una legua de distancia, se encuentra el lugar donde San Jorge mató a la serpiente. Y en este lugar, hay una capilla (...) y fuera de la iglesia, cerca del muro, está el lugar donde la serpiente fue matada. En la capilla, De Anglure vio una columna de mármol delante del altar. Le dijeron que había sido colocada allí por la emperatriz Elena y que tenía propiedades curativas».


Los otomanos


Esta ilustre capilla, que actualmente forma parte del barrio de La Cuarentena, fue transformada por los otomanos en la mezquita al-Khoder en 1661. Henry Maundrell escribió en 1697 que había un campo llano cerca del «ancho río de Beirut (...) del que se dice que fue el escenario donde San Jorge luchó contra el dragón». «En memoria de esta hazaña», escribió además, «se erigió una pequeña capilla en el lugar, originalmente dedicada al héroe cristiano, pero ahora convertida en mezquita». El primero de junio de 1737, el obispo anglicano Richard Pococke visitó la mezquita y observó la columna de mármol que los turcos seguían utilizando como remedio milagroso contra las fiebres y los dolores.


maronitas
San Guevorg de La Cuarentena en Rmeil. ©Amine Jules Iskandar

Sourp-Guevorg


En varias ocasiones, los príncipes drusos de la dinastía Maan devolvieron esta iglesia a los cristianos, pero finalmente los otomanos la recuperaron definitivamente. Hubo que esperar hasta 1931 para que los armenios ortodoxos construyeran una nueva iglesia entre la mezquita al-Khoder y el río.


Conocida como Sourp-Guevorg (San Jorge), su fachada principal está decorada con un fresco que representa la lucha contra el dragón. Con el tiempo, los maronitas y los ortodoxos trasladaron sus santuarios de San Jorge al corazón del casco antiguo. En el siglo XIX, la catedral maronita sustituyó a una antigua iglesia, mientras que los ortodoxos ampliaron su antiguo santuario construido sobre los restos de la basílica bizantina.


Maronites
Fresco de San Jorge en Surp-Guevorg en Quarantina-Rmeil. Amine Jules Iskandar

El icono de San Jorge


La iconografía cristiana suele ilustrar la batalla final a orillas de un río con una fortaleza al fondo. El curso de agua representa el río conocido como Beirut, mientras que las fortificaciones son las de la ciudad. Aquí vemos a la reina y al rey entregando las llaves de la ciudad a San Jorge. Fuera de las murallas y expuesta a todos los peligros, la princesa espera su martirio. En algunos iconos, está de pie al pie de las murallas con un cordero en la mano, símbolo del sacrificio prometido al dragón. Desde lo alto de su blanco corcel, el santo caballero atraviesa a la bestia con su lanza cruciforme.


Sin embargo, según los documentos escritos, San Jorge sólo hirió al monstruo, y luego se lo entregó a la princesa, completamente sometido. Y el dragón, enderezándose —dice la Légende dorée (Jacques de Voragine, París, 1920)— empezó a seguirla como un perro con correa. Desde arriba, la mano de Dios vela por el santo, mientras el ángel le entrega una corona de laurel. Al fondo, cerca del río, se encuentra la cueva donde el dragón había hecho su nido. Está llena de huesos de sus víctimas. Joseph Besson nos habla de ella en el siglo XVII en estos términos: «A una milla de la ciudad de Beirut, hacia el norte, hay una cueva en la que, según la creencia común del país, se decía que se escondía un formidable dragón».


Iglesia san charbel
La catedral ortodoxa de San Jorge en Beirut. ©Amine Jules Iskandar

Moldavia


La leyenda se remonta a mucho tiempo atrás y, obviamente, traspasa las fronteras de Fenicia y el Monte Líbano para extenderse por todo el mundo cristiano. En todas partes, la iconografía ha utilizado elementos reveladores como referencias de lugar. Por ejemplo, las aguas del río Beirut fluyen a los pies de los antagonistas y, para disipar cualquier duda sobre la identidad de este río, los artistas melquitas del siglo XIX se lanzaron a representar el puerto de Beirut como parte de su continuidad. Pero es en Moldavia donde la referencia es más explícita. En un fresco del siglo XVI que representa a San Jorge, en el monasterio de Voronet, una inscripción precisa que se trata efectivamente del puerto de Beirut. Esta ciudad fue consagrada a San Jorge para simbolizar su victoria sobre el Mal y el triunfo del Bien.

 

Para leer el texto original en francés: Saint Georges de Beyrouth

57 visualizaciones

Comments


bottom of page