Bohemundo VII y el Patriarca Jeremías

En su guerra contra una rebelión que incluía a su vasallo Guy II de Gibelet y a los templarios, el conde Bohemundo VII de Trípoli necesitaba el apoyo de la Iglesia. Utilizó su influencia para que Jeremías de Dmalça fuera elegido para la sede patriarcal maronita. Este último fue entonces a Roma para defender la causa del Conde.


#maronitas

Por: Dr. Amine Jules Iskandar

Syriac Maronite Union-Tur Levnon

Asociado de maronitas.org

Escrito para Ici Beyrouth

Publicado el 5 de noviembre de 2022


En el fondo del oscuro y frío valle de Ilige, situado entre dos torrentes y cubierto por un manto de nieve, se encuentra el Monasterio de Nuestra Señora. Su piedra gris azulada se desvanece en la oscuridad bajo el negro cielo de invierno. Aquí y allá, algunas ventanas dejan salir su cálida luz, la única del valle. En el interior, un hombre con capucha de monje se inclina sobre su códice, un libro evangeliario de seis siglos de antigüedad fechado el 6 de febrero de 586. Borró unas miniaturas pintadas en el margen de un folio y utilizó el espacio ganado para escribir su texto palimpsesto.


Monasterio de Nuestra Señora de Ilige. Amine Jules Iskandar
Monasterio de Nuestra Señora de Ilige. ©Amine Jules Iskandar

La elección de Jeremías


Estamos en el año de gracia 1283, y el escriba no es otro que el ilustre Jeremías, patriarca de los maronitas. Al igual que sus predecesores, aplica su escritura siríaca en los márgenes del Codex Rabulensis donde escribe sus crónicas.


«En el año 1590 de los griegos (1279), escribe, el 9 del mes de Shvot (febrero), yo, el humilde Jeremías de la bendita aldea de Dmalça, vine al monasterio de Nuestra Señora de Mayfouq, en el valle de Ilige, en el país de Botroun, a Mor Petros, patriarca de los maronitas, que me coronó metropolitano en el santo monasterio de Kaftoun... En aquella época, los monjes que vivían en el monasterio eran Ezequiel, Isaías, Daniel, Yeshua, Elia, David y otros 32 monjes. Al cabo de cuatro años, el príncipe de Guebal (Gibelet-Byblos), los obispos, los arciprestes y los hieromonjes me convocaron, me eligieron patriarca... y me enviaron a la gran ciudad de Roma».


El destino de este prelado iba a estar estrechamente ligado al que aquí se refiere como el «Príncipe de Guebal», que no era otro que Bohemundo VII, Conde de Trípoli. Este último había utilizado su influencia para asegurar la elección de Jeremías como jefe de la Iglesia maronita. La complementariedad entre los poderes temporal y espiritual era una garantía de estabilidad y durabilidad. La Iglesia Latina era codiciada como garantía de legitimidad, estando su supremacía claramente estipulada en los Asientos de Jerusalén. Pero Bohemundo VII, de madre armenia, entendía bien el Levante, y en el condado de Trípoli nadie podía ignorar la importancia de la Iglesia Maronita. Fue con ella con quien el conde decidió dirigir su política, y ella le sería de gran ayuda.


El folio del Códice Rabulensis fechado en 586, que contiene el texto palimpsesto del patriarca Jeremías de Dmalca
Folio del Códice Rabulensis fechado en 586, que contiene el texto palimpsesto del patriarca Jeremías de Dmalça

La sedición de Gibelet


En 1275, Pablo, el obispo latino de Trípoli, provocó problemas contra el conde Bohemundo VII. A él se unieron los templarios, pero también el señor de uno de los feudos más importantes del condado, Guy II, señor de Gibelet. Con el apoyo militar de los Caballeros Templarios, éstos se habían levantado contra su soberano. El obispo latino les aseguró la cobertura de la Iglesia utilizando su influencia en Roma.


Los combates y enfrentamientos degeneraron en una guerra civil, que terminó en 1283 con la derrota de los insurgentes, la retirada de los templarios y la captura de Guy II, sus hermanos Baudoin y Jean, y sus primos Guillaume de Gibelet y André de Clapières. Fueron juzgados sumariamente y murieron de hambre en las mazmorras del castillo de Nephin (Enphe). Estos crueles y macabros acontecimientos no hicieron más que empeorar la reputación del Conde en Roma.


Jacques de Vitry, refiriéndose a Guillermo de Tiro, nos dice que «unos hombres de la provincia de Fenicia, no lejos de la ciudad de Biblos, armados con arcos y flechas, y hábiles en el combate, llamados maronitas... hicieron profesión de la ley católica, en presencia del venerable padre Amauri, patriarca de Antioquía. Los surianos (melquitas, jacobitas y sobre todo maronitas) se encontraban, al igual que los armenios, en todos los ámbitos de la sociedad franca. Siervos, villanos, nobles o caballeros, estaban presentes en todos los dominios y, en consecuencia, entre los guerreros de ambos beligerantes. Esto es lo que hizo que algunos afirmaran que había enfrentamientos entre maronitas y francos, cuando en realidad se trataba de una división entre cristianos sin distinción confesional.


El texto del palimpsesto escrito de la mano del patriarca Jeremías de Dmalca en 1283. Biblioteca Laurenciana de los Médicis de Florencia
El texto del palimpsesto escrito de la mano del patriarca Jeremías de Dmalça en 1283. ©Biblioteca Laurenciana de los Médicis de Florencia

El juicio


En 1283 comenzó el juicio de Guy II, señor de Gibelet, en el castillo de Nephin. Junto a una quincena de obispos y abades latinos, también estaba sentado el «Hermano Jeremías, Patriarca de los Maronitas». En las actas del juicio, fechadas el 27 de febrero de 1283, Guy II reconoció ante el tribunal las «tres tentativas que había realizado por orden del hermano Guillaume de Beaujeu, Gran Maestre del Temple, para sorprender a la ciudad de Trípoli durante la noche».


En la Santa Sede, parecía aceptarse la versión del obispo latino de Trípoli, los templarios, el partido romano y los genoveses, todos ellos aliados. El aislado conde necesitaba más que nunca a su amigo Jeremías. En su Elogio del Líbano, el famoso autor maronita del siglo XV, Gabriel Barcleius, relata que «el rey de Jbeil» (Bohemundo VII de Trípoli) había hecho la guerra con los barones contra Guy II y «los caballeros cristianos». A continuación, revela que, por temor a ser excomulgado por el papa Martín IV, el conde, que había alentado la elección de Jeremías a la dignidad patriarcal, le pidió que fuera a Roma para defender su causa.


El castillo de Saint-Gilles en Trípoli. Amine Jules Iskandar
El castillo de Saint-Gilles en Trípoli. ©Amine Jules Iskandar

La caída de la montaña


Para permitir la elección de Jeremías de Dmalça, había sido necesario deponer a su predecesor, Luca de Bnohra. Este último había sido depuesto por el legado apostólico Himerico, por razones de herejía monotelista, según el relato que hizo en 1695 el abad Biaggio Terzi di Lavria al papa Inocencio XII. Estas acusaciones eran graves, ya que el Patriarca Jeremías de Amchit había confirmado la adhesión de la Iglesia maronita a la Santa Sede. El papa Inocencio III le había enviado una bula, en 1213, en la que le invitaba a participar en el VI Concilio de Letrán que tuvo lugar en 1215. Por lo tanto, el error ya no era tolerable. Luca fue incluso eliminado de la lista del patriarcado maronita.


Las altas montañas seguían desestabilizadas por este acontecimiento, mientras que más abajo, en la costa, el país seguía sufriendo el efecto de las guerras libradas por Bohemundo VII y Guy II. El sultán mameluco Qalaoun aprovechó este periodo de división para apoderarse del corazón del monte maronita al que estaba adscrito el condado de Trípoli.


El patriarca Esteban Douayhi recopiló, en el siglo XVII, el relato de un manuscrito siríaco contemporáneo de los hechos y fechado en el mismo año 1283. Relata los detalles de aquel mes de agosto en el que los ejércitos mamelucos marcharon sobre la región de Gebbe, arrasando las aldeas de Ehden, Bqoufa, Hadat, Hasroun, Kfar-Saroun y los fuertes de Ehden y Hawqa. Informa sobre las masacres y deportaciones. Este ataque al señorío de Buissera (Bcharre) supuso la muerte del Estado latino de Trípoli, que sucumbió finalmente poco después, en 1289. Durante veinte años, el Líbano vivirá su primer genocidio, seguido de dos siglos de opresión.


La capilla franca del castillo de Trípoli ©Amine Jules Iskandar
La capilla franca del castillo de Trípoli ©Amine Jules Iskandar
 

Para leer el texto original en francés: Bohémond VII et le patriarche Jérémie



46 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo