Coronación de la Virgen en Qannoubine (2/2)

Actualizado: 22 may

«Siguiendo la tradición iconográfica, este fresco cristiano se lee como una historia y un testimonio. Representa la Coronación de la Virgen María por el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, sobre el fondo de un cielo estrellado flanqueado por el sol y la luna».

La grande fresque du couronnement de la Sainte Vierge à Qannoubine : Marie est couronnée par le Père, le Fils et Saint Esprit. À ses pieds, la forêt des cèdres du Liban où s’avancent les 15 patriarches de Qannoubine en procession. ©Bassam Abou Zeid
El gran fresco de la Coronación de la Santa Virgen en Qannoubine: María es coronada por el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. A sus pies, el Bosque de los Cedros del Líbano donde avanzan en procesión los 15 patriarcas de Qannoubine. ©Bassam Abou Zeid

Primera parte: Coronación de la Virgen en Qannoubine (1/2)



Por: Dr. Amine Jules Iskandar

Syriac Maronite Union-Tur Levnon

Asociado de maronitas.org

Escrito para Ici Beyrouth


El monasterio rupestre de Qannoubine fue fundado por Teodosio el Grande a finales del siglo IV en una de las gargantas del Qadisha, que está llena de monasterios y ermitas. Fue la sede patriarcal maronita desde 1440 hasta 1854. Fue el patriarca Esteban Douaihi, fallecido en 1704, quien dejó su huella en la iglesia principal al hacer pintar en ella el fresco más emblemático de la herencia maronita.


Esteban Douaihi está representado en este fresco entre los demás patriarcas maronitas, caminando en procesión hacia la escena de la Coronación de María. En total, 26 patriarcas se sentaron en Qannoubine. Sin embargo, sólo 17 vivieron y están enterrados allí. Sus nombres están grabados en siríaco en la estela funeraria de 1909 de la cercana capilla rupestre de Santa Marina, donde están enterrados sus huesos. Trece de ellos están representados en la cueva principal en el fresco de la Coronación. Sin embargo, como esta obra aún no estaba terminada en el momento de la muerte del patriarca en 1704, el artista tuvo la oportunidad de añadir al sucesor Gabriel de Blaouza (1704-1705). También añadió dos importantes patriarcas que no murieron en Qannubine: José de Akura (1644-1648) y Jorge de Bsebeel (1657-1670). Con ello, el número de patriarcas representados asciende a 15, incluido el mecenas, Esteban Douaihi (1670-1704). La obra fue restaurada en 1781 por el artista Moussa Dib de Dlebta, como indica el texto garabateado en caracteres siríacos cursivos (serto) en la parte inferior de la composición.


La estela funeraria de la cueva de Santa Marina en Qannoubine, con los nombres de los patriarcas en siríaco. Amine Iskandar
La estela funeraria de la cueva de Santa Marina en Qannoubine, con los nombres de los patriarcas en siríaco. ©Amine Iskandar

Para Esteban Douaihi, este cuadro es mucho más que una obra de arte. Es un manifiesto que incluye todos sus escritos anteriores. Dota al Líbano de una reina, apela a sus afinidades culturales y artísticas romanas occidentales que se han convertido en específicas de la personalidad maronita. Utiliza la escritura siríaca como sello de pertenencia y la sitúa en un lugar sagrado y altamente simbólico, el Bosque de los Cedros del Líbano. Este árbol es el emblema de su Iglesia y el Líbano es un dogma maronita según lo que menciona en sus manuscritos.


Los patriarcas de la procesión de la derecha en el gran fresco de la Coronación de la Virgen. Amine Iskandar
Los patriarcas de la procesión de la derecha en el gran fresco de la Coronación de la Virgen. ©Amine Iskandar

Siguiendo la tradición iconográfica, este fresco cristiano se lee como una historia y un testimonio. Representa la Coronación de la Virgen María por el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, sobre el fondo de un cielo estrellado flanqueado por el sol y la luna. Todos están sentados en la cima del Bosque de los Cedros. A sus pies, a ambos lados de un altar, los patriarcas de Qannoubine desfilan con trajes ceremoniales, portando ofrendas y regalos. Los detalles enriquecen la escena: las ramas de los cedros están decoradas con conos en señal de fertilidad, mientras que el altar tridentino está decorado con velas. A ambos lados, las dos series de querubines conducen a ángeles que tocan el violín y la trompeta.


La inscripción garchuné "Ven del Líbano y serás coronada" en el gran fresco de la coronación de la Virgen. Amine Iskandar
La inscripción garshuni «Ven del Líbano y serás coronada» en el gran fresco de la Coronación de la Virgen. ©Amine Iskandar

Los detalles se enriquecen aún más si observamos la procesión patriarcal que, más abajo, en el Bosque de los Cedros, avanza hacia María. Podemos ver a ocho patriarcas marchando con vestimentas pontificias finamente bordadas desde la izquierda y a siete desde la derecha. Todos llevan su emblemática mitra maronita. Es idéntico al de los latinos y los distingue de los tocados de los dignatarios de las otras iglesias siríacas.


Gracias al texto añadido en la parte inferior del fresco, podemos reconocer el nombre de cada uno de ellos. De hecho, en 1781, el restaurador integró letras-números siríacos en cada una de las figuras de la procesión. Estos mismos números se encuentran en rojo en el texto, seguidos del nombre de cada uno: 1- Juan de Jej, 2- Santiago de Hadat, 3- Pedro de Hadat, 4- Simón de Hadat, 5- Moisés de Akoura, 6- Miguel Rizzi, 7- Sergio Rizzi, 8- José Rizzi, 9- Juan Makhlouf, 10- Jorge Ameira, 11- José de Akoura, 12- Juan de Safra, 13- Jorge de Bsebeel, 14- Estephan(os) Douaihi, 15- Gabriel de Blaouza.


La letra B equivale al número 2 en la vestimenta de un patriarca en el gran fresco de la Coronación de la Virgen. ©Amine Iskandar
La letra B equivale al número 2 en la vestimenta de un patriarca en el gran fresco de la Coronación de la Virgen. ©Amine Iskandar

Además de las mitras y otros detalles de la vestimenta, el estilo artístico se tomó las libertades del Renacimiento italiano permitiéndose vistas laterales, sombras y volúmenes. Incluso llegó a permitirse la representación de Dios Padre, que los cánones de la iconografía cristiana sólo indican mediante la aparición simbólica de una mano extendida desde el cielo, como es el caso de San Teodoro de Behdidet. Los querubines siríacos, que recuerdan mucho a los discos alados de la antigüedad fenicia y que aún se encuentran en el ábside y los absidiolos de Qannoubine, se han transformado aquí en ángeles alados de estilo italiano que recuerdan a los cupidos romanos.


Los patriarcas de la procesión de la izquierda en el gran fresco de la Coronación de la Virgen. Amine Iskandar
Los patriarcas de la procesión de la izquierda en el gran fresco de la Coronación de la Virgen. ©Amine Iskandar

En la parte superior del fresco, en un haz de luz que emana del Espíritu Santo, se lee en garshuni: «Ven del Líbano, mi esposa, y serás coronada». Se trata del Cantar de los Cantares (4, 8), sobre el que se ha superpuesto el tema de la Coronación.


La letra H, equivalente al número 5, en el hábito de un patriarca en el gran fresco de la Coronación de la Virgen. Amine Iskanda
La letra H, equivalente al número 5, en la vestimenta de un patriarca en el gran fresco de la Coronación de la Virgen. ©Amine Iskanda

Es notable que los miembros de esta iglesia y el pueblo hayan sido capaces de preservar gran parte de su preciosa historia y cultura. A pesar de seis siglos de ocupación mameluca y otomana, a pesar de los abusos, de la opresión, de las masacres y de la última hambruna genocida de 1914-1918, han conseguido legarnos los testimonios de su rica historia, de sus artes, de su lengua siríaca y de sus intercambios privilegiados con Europa y el mundo.

 

Leer el artículo en francés (texto original): Le couronnement de la Vierge à Qannoubine (2/2)


Leer el artículo en inglés: The Coronation of the Virgin at Qannoubine — Part 2


36 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo