El Ciclo Crístico en las fachadas de las iglesias maronitas

Actualizado: 22 mar

La sencillez es la característica principal de la arquitectura y el arte siríaco en general y de los maronitas en particular. El concepto de austeridad y sencillez se encuentra en todas partes como principio básico y constituye, según Charles Malik, «el esplendor del rito maronita».

Kafar Sgob
Puerta de la iglesia «Mor Awtel» en Kfar Sghob: ܣܳܝܘܡܘܬܐ ܦܳܘܪܰܡܝܕܳܝܬܐ (Soyumuto Poramidoyto: composición piramidal)

Por: Dr. Amine Jules Iskandar

Syriac Maronite Union-Tur Levnon

Asociado de maronitas.org

Escrito para Ici Beyrouth


La soteriología en la arquitectura sagrada maronita.

Las fachadas de las iglesias románicas y luego góticas de Occidente presentan animadas escenas bíblicas destinadas a catequizar al espectador. La Iglesia Maronita ha hecho lo mismo, pero a su manera. No son las imágenes del infierno y del cielo las que interesan a esta tradición. Son la Eucaristía como Encarnación del Verbo en la carne, y luego su Sacrificio Salvador, lo que está en el centro de la representación. Los distintos elementos de la fachada repiten así el ciclo crístico.


Austeridad ascética

La sencillez es la característica principal de la arquitectura y el arte siríaco en general y de los maronitas en particular. El concepto de austeridad y sencillez se encuentra en todas partes como principio básico y constituye, según Charles Malik, «el esplendor del rito maronita». No hay lugar para la pompa imperial griega, ni para el virtuosismo y el adorno, pues cada elemento de la decoración debe tener un significado y un mensaje. El conjunto debe leerse como un icono de lo que el obispo Simon Atallah llama «la naturaleza y el clima de las liturgias siríacas».


En este ambiente ascético, sólo se permite al mensaje soteriológico un espacio decorativo en el que se expresa a través del arte del símbolo y del epígrafe siríaco. Para la iglesia, la fachada de la entrada se permite una decoración concentrada en el eje vertical de una pirámide ficticia que la estructura. Dicho refinamiento, o enriquecimiento, es entonces más o menos tímido o admitido. También puede reducirse a una simple simetría situada en una parte de la fachada en el eje de la puerta.


La fachada adquiere un valor iconográfico en el sentido cristiano del icono. Porque esta última, como bien dice Philippe Sers, «no es ilustrativa sino representativa». No está pensado para el deleite, sino para leerse. Por lo tanto, podemos considerar la fachada maronita con su composición piramidal como una especie de iconostasio en el que se puede leer el ciclo crístico y la teología de la salvación.


El tipo de composición que se observa en la mayoría de las iglesias maronitas de tipo medieval (un tipo que durará hasta el siglo XIX) es bastante simple. Sin embargo, esto no le impide revelar constantes que ponen de manifiesto cánones artísticos ligados a una tradición arquitectónica.


Nuestra Señora de las Semillas (Saydet Zrou') en Kfifen

La iglesia de Nuestra Señora de las Semillas (Zrou') de Kfifen es uno de los ejemplos más logrados de composiciones piramidales típicas del arte epigráfico siríaco en el Líbano. En la base, el portal recibe a los fieles que han venido a encontrarse con Cristo en su Cuerpo y en su Sangre. Su papel en la acogida de la celebración eucarística es el definido por el Patriarca Esteban Douaihi y por la inscripción de la puerta de Mor Awtel en Kfar-Sghob, ambos citando a Isaías: «Tus puertas estarán siempre abiertas; ni de día ni de noche se cerrarán» (Is 60,11).

Inscripción de la puerta de Mor Awtel en Kfar Sghob. Maronites
Inscripción de la puerta de «Mor Awtel» en Kfar Sghob

La hostia y el cáliz

Por encima de este portal, el epígrafe despliega su escritura siríaca pura, queriendo expresar sólo la Palabra en su condición de Antiguo Testamento, sin nombre ni rostro, y por tanto sin la menor ornamentación. Pero el Melto (Verbo) se encarna inmediatamente. Sobre el epígrafe, el Melto ofrece su Sangre en un cáliz para todos los que han venido a celebrar este misterio. El anfitrión del Qurbono aparece aún más alto. Es la Luz Divina y entra en el santuario a través del círculo del oculus-hostia.


La Eucaristía es el centro. Es el objetivo de la misa; es la misa. No es casualidad que en siríaco los dos términos Qurobo (celebración de la misa) y Qurbono (eucaristía) confluyan en una fuente común. Pero además, entre los maronitas, la misa propiamente dicha se llama simplemente Qurbono, y ya no se distingue de la Eucaristía. Así, la representación de ésta en la fachada se convierte en la misa entera. Y en Nuestra Señora de las Semillas, los dos elementos de la comida divina (Oukharistia) se oponen a las serpientes, frutos del mal, que empañaron la imagen de Adán y sus descendientes.

Kfifén Zrou'
Epígrafe de la iglesia de Nuestra Señora de las Semillas en (Zrou') con los dos astros, las dos serpientes, los frutos de la Eucaristía y la Cruz.

La Cruz

En este impulso de redención, aparece el slivo (cruz) del Salvador, que viene a restaurar la divinidad del Hombre. El instrumento mortal del zqipouto (crucifixión) se ilumina entonces para convertirse en ilono de pire de haye (el árbol del fruto de la vida).


Los rayos luminosos de su centro son los de la Resurrección, de la que ahora se convierte en símbolo. El Hijo, encarnación del Verbo, ha revelado su poder sobre el mundo.


Los dos astros

Shemsho w Sahro (el sol y la luna) están ahí para atestiguarlo. Estos dos astros son, según San Efrén, las imágenes de las naturalezas humana y divina del Salvador. Es aquí, por tanto, donde el ciclo cambia de crístico a cristológico. El sol da testimonio de Melto (palabra), y la luna de Pagro (cuerpo), e incluso de Besro (carne).

Nuestra Señora de las Semillas, o Saydet Zrou', fechada en 1838
Iglesia de Nuestra Señora de las Semillas (Saydet Zrou') en Kfifen, restaurada en 1838

La composición piramidal

Estos elementos de la fachada acaban organizándose en forma de pirámide, dibujando el camino de la ascensión que significa el regreso del Hijo encarnado al Melto (el Verbo). Se trata, pues, del ciclo crístico con la encarnación del Verbo en la carne y la sangre de Cristo que será crucificado para la salvación del mundo. Por su resurrección y su victoria sobre la muerte, asciende al Verbo.


En todo el ciclo crístico, es la historia de la salvación la que narra la restitución de la imagen de Adán mediante el sacrificio del Hombre-Dios por medio de la Eucaristía y la crucifixión.


Con su fachada piramidal, desempeñando el papel de imagen sagrada, la Iglesia nos invita a experimentar la redención en el presente absoluto, el de la contemporaneidad de Cristo vivida en la imagen cristiana.


La Iglesia Siro-Maronita ha desarrollado su propio arte, de acuerdo con su liturgia, su teología y su identidad particular. La epigrafía suele demostrarlo a través de sus componentes históricos, literarios, lingüísticos, litúrgicos y artísticos. Esto se consigue mediante datos concretos, plasmados en los epígrafes siríacos del Líbano y las representaciones abstractas y figurativas que los acompañan.


La escritura siríaca

Al comparar los epígrafes inscritos en letras árabes con los inscritos en letras siríacas, hemos observado la introducción del virtuosismo tanto en la forma como en el contenido. La caligrafía árabe se vuelve más ornamentada y el texto más complejo. Hay, pues, una ausencia de la Palabra, que implica la pérdida del ciclo crístico.


A través de la austeridad y la pureza que se impone a sí misma, la escritura siríaca permanece transparente para representar la Palabra. La lengua y la escritura siríacas aparecen así como portadoras de la espiritualidad, la identidad y la relación con lo sagrado. Lejos de ser un simple instrumento de comunicación, el siríaco encarna y transmite las aspiraciones más profundas de los maronitas y su relación con el Absoluto. Genera, en sus artes, la expresión de su relación con el Creador.


Los distintos componentes de la fachada de la iglesia participan en la redacción de un mensaje. Las serpientes del Mal opuestas a los frutos eucarísticos de la vida, la cruz de la crucifixión y la resurrección, las dos estrellas, la escritura siríaca que encarna la Palabra, el portal que invita a la Eucaristía, todo ello participa en la representación cristológica. La fachada de la Iglesia Maronita habla del concepto salvador del Hombre Adán. Así, la soteriología es la base del diseño arquitectónico de los maronitas.

 

Leer el artículo en francés (texto original): Le cycle christique sur les façades des églises maronites


Leer el artículo en inglés: The Christic Cycle on the Facades of Maronite Churches


39 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo