Plaza democrática (1/2)

Una plaza bien delimitada y urbanizada, alejada de las vías principales, permite celebrar reuniones, fiestas, celebraciones multitudinarias, encuentros, intercambios y discursos. Por tanto, este tipo de plaza es esencialmente democrática.

Por: Dr. Amine Jules Iskandar

Syriac Maronite Union-Tur Levnon

Asociado de maronitas.org

Escrito para Ici Beyrouth

Publicado el 26 de octubre de 2022


El pueblo es la fuente de la construcción de la identidad libanesa. Ha formado su tejido social, sus hitos geográficos y culturales, las costumbres de los habitantes, su temperamento y su continuidad histórica. El Líbano se formó sobre un grupo de más de 700 pueblos repartidos por las montañas desde Qobeyat en el norte hasta Marjayoun en el sur. El papel crucial de esta entidad ha sido señalado por orientalistas, misioneros y autores libaneses como Anis Frayha.


La plaza


El pueblo se desarrolla en torno a una plaza pública que constituye su corazón, y por tanto el del Volkstum (cultura nacional). Sin esta plaza, la aglomeración se volvería dispar, inidentificable y, por lo tanto, inexistente, lo que llevaría a la pérdida de un sentido de pertenencia. El concepto de plaza en la cultura normediterránea tiene un significado antropológico y político.


A diferencia de las plazas imperiales, en las que el centro está abarrotado de monumentos o atravesado por avenidas, la plaza del Mediterráneo Norte ofrece espacio libre y sensación de seguridad. Las avenidas fueron favorecidas por los poderes autoritarios que querían observar las reuniones a distancia y vigilarlas. La avenida recta que conducía a la plaza permitía a las columnas de soldados avanzar, disparar y dispersar a las multitudes. Un gobernante autoritario también optaría por erigir un monumento en el centro del espacio, precisamente donde los ciudadanos podrían reunirse para intercambiar bienes, noticias y sobre todo ideas. Por otro lado, una plaza bien delimitada y abierta, alejada de las vías principales, permite celebrar reuniones, fiestas, celebraciones multitudinarias, encuentros, intercambios y discursos. Por tanto, este tipo de plaza es esencialmente democrática.


Hamména: La plaza de la iglesia claramente identificable por el tratamiento del suelo © P. Elie Korkomaz
Hammena: La plaza de la iglesia claramente identificable por el tratamiento del suelo © P. Elie Korkomaz

La plaza democrática


El principio de la llamada plaza democrática corresponde a los pueblos medievales del norte del Mediterráneo. Sus ejemplos más exitosos parecen estar en el norte de Italia. Aunque en el Líbano la aldea es una aglomeración de casas, la mayoría de las veces cúbicas e independientes entre sí, con poca medianeras, la lógica del camino a la plaza sigue siendo idéntica a la percibida en Italia. Las casas, aunque estén separadas, se combinan de forma inteligente, proporcionando un espacio visualmente cerrado en línea con el concepto de plaza democrática.


Si en Italia la seguridad de la plaza está garantizada por los edificios que la rodean por todos los lados, en el Líbano el cuarto lado lo ocupa el vacío. La plaza puede así abrirse al valle, cuya topografía proporciona el obstáculo natural que hace que la gente se sienta fuera de su alcance.


Batha: La plaza de la iglesia de Saint-Nicolas se abre al mar © P. Elie Korkomaz
Batha: La plaza de la iglesia de Saint-Nicolas se abre al mar © P. Elie Korkomaz

El estatus de la plaza


En el Monte Líbano, como en cualquier otro lugar del norte del Mediterráneo, vemos tres tipos de plaza. La plaza de la iglesia, la plaza del palacio y la plaza comercial. La plaza del pueblo libanés suele ser la plaza de la iglesia principal. Varias otras iglesias tienen cada una su pequeña plaza, pero de menor importancia. Como en Europa, los poderes temporal y espiritual compiten por el predominio del espacio público.


En presencia de una familia principesca, como en Mtein o Salima, el serrallo domina la plaza principal, relegando las plazas de las iglesias a un segundo plano. En Beit-Chbeb, la calle comercial se ensanchó para convertirse en la plaza de la iglesia de Nuestra Señora. En la época moderna, los soportales de esta calle fueron destruidos en ambos lados, dejando la plaza aislada del resto del tejido. Una reconstrucción de estos soportales que requiera un estrechamiento de la calle podría devolver la identidad al pueblo.


En Bikfaya, los daños son irreversibles. El serrallo de Bellama se había instalado debajo de la plaza del mercado, al igual que las iglesias, dejando que predominaran las tiendas. Bikfaya era un ejemplo de esos pueblos libaneses que relegaban la plaza de la iglesia a las celebraciones litúrgicas, dejando el corazón del pueblo al complejo comercial formado por largas series de soportales. Para reducir las expropiaciones y su coste, las autopistas, en lugar de circunvalar los pueblos, prefirieron pasar por la calle central, arrasando con todas las galerías a ambos lados. A menudo, estos proyectos también se llevaban la plaza de la iglesia adyacente. Así es como Bikfaya, Ghazir y la mayoría de los pueblos situados en las carreteras principales perdieron sus centros, su identidad y su carácter democrático


Beit-Chbéb: La plaza de Notre-Dame aislada por la desaparición de la calle comercial. P. Elie Korkomaz
Beit-Chbeb: La plaza de Nuestra Señora aislada por la desaparición de la calle comercial. ©P. Elie Korkomaz

La calle comercial


La plaza lineal en forma de calle comercial se asemeja a un prototipo también conocido en Europa. Es el Markt alargado que encontramos en Europa. Hoy en día, los municipios libaneses, como en Hammena, los llaman falsamente souk en francés o en inglés (n. del t.: zoco en español). Se trata de una traducción errónea del libanés souq (shouq, la q es muda) que significa "calle comercial" en siríaco. Sin embargo, el término francés souk (tb. el término zoco en español) no es el equivalente a la calle comercial, sino que se refiere a una especificidad particular cuyos criterios no se aplican al caso de los pueblos del Monte Líbano.


El souk francés (tb. el zoco en español) designa, como en árabe, un grupo de tiendas en cada calle que venden el mismo producto. Como el souk (zoco) de las joyas o de las flores en Beirut, o el de las especias, el jabón o las telas. Las diferentes tiendas de una misma calle, que venden el mismo producto, no compiten entre sí, sino que se complementan. El vendedor de una tienda ayuda a dirigir al cliente a la tienda vecina con un artículo específico. Otra característica del souk (del zoco) es que los precios no están expuestos y deben negociarse. Todos estos criterios son completamente ajenos a los centros de los pueblos libaneses que los municipios y los catálogos turísticos han optado por traducir incorrectamente como souk (o zoco en español).


Incluso cuando el centro del pueblo está constituido por el espacio lineal que es la calle comercial, la presencia de una o varias plazas sigue siendo una realidad. Aquí es donde se celebran las reuniones durante los festivales y eventos especiales. A diferencia de la calle principal, que tiene un carácter dinámico, la plaza es el lugar en el que se ponen a descansar los pensamientos. Allí se desarrolla la reflexión a través de los intercambios y la presencia de un patrimonio concretado por la iglesia, el monumento, el árbol centenario y, a veces, incluso una vista abierta del valle y de una cultura inscrita en el paisaje.


Ghazir: Una de las plazas arrasadas por la carretera principal que las atraviesa. P. Elie Korkomaz
Ghazir: Una de las plazas arrasadas por la carretera principal que las atraviesa. ©P. Elie Korkomaz
 

Para leer el texto original en francés: La place démocratique (1/2)


44 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo