El manuscrito del naufragio

En 1707, mientras navegaban por el Nilo, naufragaron y se hundieron en el fondo del agua. El manuscrito de las cuatro homilías fue salvado y transportado a Roma. En 1984, durante un período de cuatro meses, a razón de 18 horas diarias, el padre Khalil Alwan acudió diariamente a la biblioteca del Vaticano, donde consultó el manuscrito superviviente en la oscuridad, utilizando una luz ultravioleta. La luz reveló restos de las letras donde la tinta se había borrado.


maronitas

Por: Dr. Amine Jules Iskandar

Syriac Maronite Union-Tur Levnon

Asociado de maronitas.org

Escrito para Ici Beyrouth

Publicado el 27 de agosto de 2022


Esta es la historia de un manuscrito diferente a cualquier otro, y de un eminente prelado maronita, investigador, estudioso y perseverante. Comienza en la Edad Media, hacia el año 1200, en las páginas de un gran manuscrito encuadernado en cuero rojizo. En un monasterio siríaco del desierto de Scete (Wadi Natroun), en Egipto, un escriba anónimo había copiado allí, con su bella letra siríaca, los 2,200 versos de las cuatro homilías de Santiago de Serugh (tb. transliterado como Sarug), compuestas a principios del siglo VI.


Le père Khalil Alwan.
Padre Khalil Alwan

De Chipre al Vaticano

Fue en la isla de Chipre donde en 1476 un tal Jorge, monje de Leucosia (actual Nicosia), trabajó en su restauración. En 1499, el manuscrito había pasado a ser propiedad del padre Antoine Clepin, y en 1534 pasó a manos del sacerdote Aaron. Finalmente salió de Chipre y fue a parar a Jerusalén en 1664, en manos del metropolitano siríaco. Sin embargo, nos enteramos de que a principios del siglo XVII la obra estaba de nuevo en Egipto, ya que salió de allí para incorporarse a las estanterías de la Biblioteca Vaticana.


Desde la fundación del Colegio Maronita de Roma en 1584, los eruditos de este instituto viajaron a Oriente para recoger obras para las bibliotecas europeas. Los más renombrados de estos coleccionistas eran miembros de la dinastía maronita de Assemani. Fue una de estas misiones la que llevó a Elías Assemani a Egipto, lo que le permitió recoger un gran número de obras orientales, entre ellas las cuatro homilías de Santiago de Serugh. En 1707, mientras navegaban por el Nilo, naufragaron y se hundieron en el fondo del agua. El manuscrito de las cuatro homilías se salvó y se transportó a Roma, donde se clasificó bajo el código Vat. Syr. 117.


El desciframiento

Como muchos volúmenes siríacos, fue consultado o estudiado por eruditos, entre ellos el gran José Simón Assemani. Sin embargo, parte de la obra nunca pudo descifrarse, ya que fue arrastrada por el agua durante el naufragio. Hubo que esperar hasta 1984-1986 para que otro erudito maronita, el padre kreimista Khalil Alwan, se pusiera a trabajar con toda la resistencia y perseverancia necesarias. Durante cuatro meses, a razón de 18 horas diarias, acudió diariamente a la Biblioteca Vaticana, donde consultó el manuscrito superviviente en la oscuridad, utilizando una luz ultravioleta. La luz reveló los rastros de las letras donde se había borrado la tinta.


Al igual que San Efrén, Santiago de Serugh compuso mimre, u homilías métricas, en verso dodecasílabo. Alwan pudo introducir las palabras donde la tinta no había dejado rastro. Respetando el número de sílabas y el sentido de la frase, podía proponer alternativas. También utilizó varios florilegios siríacos, citas de los escritos de Gregorio Bar Hebraeus y Moshe Bar Kepha, y traducciones árabes del mismo mimro para rellenar las lagunas. Este proceso requirió tres años de duro trabajo, ya que tuvo que viajar a diferentes bibliotecas, desde Florencia a Londres, para consultar los manuscritos correspondientes.


Santiago de Serugh

Un redescubrimiento

Pero el padre Alwan ha conseguido, gracias a este colosal esfuerzo, resucitar la obra perdida de un gran doctor de la Iglesia. Muerto en el año 521, Santiago, obispo de Serugh, es venerado por todos los siríacos, ya sean miafisitas como los jacobitas (siríacos-ortodoxos) o calcedonianos como los maronitas. Al igual que San Efrén, el «arpa del Espíritu Santo», es apodado la «flauta del Espíritu Santo» o la «cítara fiel de la Iglesia».


El padre Alwan, que había sido superior general de los misioneros maronitas libaneses, conocidos como kreimistas, y secretario general de la Asamblea de Patriarcas y Obispos Católicos del Líbano, es ahora secretario general del Consejo de Patriarcas Católicos del Oriente. Actualmente es uno de los mayores especialistas en la literatura de Santiago de Serugh.


Una riqueza literaria

Esta literatura siríaca, que no se enseña en nuestras escuelas desde 1943, tiene mucho que ofrecernos en estos tiempos en que la humanidad se busca a sí misma y trata de reconectarse con la naturaleza. Mientras que la teología griega tiene un enfoque filosófico, la teología siríaca es eminentemente antropológica. Y el doctorado del padre Alwan tenía como tema la antropología de Santiago de Serugh.


A diferencia de la escuela platónica de Alejandría, que despreciaba la materia, la escuela antioquena era aristotélica y consideraba la materia como una creación de Dios. Esta mentalidad antioquena permitía una simbiosis entre lo espiritual y lo material. Para Santiago de Serugh, la carne se hará inmortal y «resucitará incorruptible». Los cuatro elementos (tierra, aire, agua y fuego) se convertirán espiritualmente en «uno en la perfección indisoluble».


#Manuscrito_siriaco
Manuscrito siríaco

Antropología y Ecología

La teología siríaca es una sinfonía antropológica y ecológica. La escuela de Antioquía lo alaba en la complementariedad entre el hombre y la naturaleza. Al morir, el cuerpo vuelve a la naturaleza. «Porque la carne resucita, espiritualmente, en el mundo nuevo, y pasa como el espíritu por el espesor de las naturalezas», volvemos a leer en la cuarta homilía de Vat. Syr. 117.


Santiago de Serugh, discípulo de San Efrén, transmitió, como él, la espiritualidad siríaca con un espíritu poético y pictórico. El discípulo desarrolló los conceptos de su maestro y los hizo más accesibles al lector, dice el padre Alwan. Cada idea es analizada y apoyada según un método riguroso que plantea la tesis y la antítesis y luego realiza una larga argumentación antes de establecer la síntesis. Procede sobre todo por un fenómeno de actualización cuando restaura el Antiguo Testamento en forma de simbolismos anunciando a Cristo. Transpone las distintas escenas bíblicas a momentos ordinarios de la vida cotidiana accesibles a sus contemporáneos.


Amante de Santiago de Serugh, de su espiritualidad, de su poesía y de su humanismo, el padre Alwan nos cuenta la suerte que tenemos los maronitas de poder aprender y transmitirlo con sus auténticas palabras. A diferencia de los coptos, que la heredaron en su traducción al árabe, nosotros siempre la hemos leído, escrito y cantado en nuestra lengua siríaca.

 

Para leer el texto original en francés: Le manuscrit du naufrage

55 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo