El templo fenicio, desde la pirámide hasta la columnata

Actualizado: 1 ago

Se trata de una moneda acuñada bajo el mandato de Macrin que nos da una idea concreta del aspecto que podía tener el templo fenicio arcaico. La ruina cúbica que aún se conserva en Faqra no es otra cosa que la base de un monumento que era idéntico al de Hermel, y cuya pirámide habría desaparecido.

Por: Dr. Amine Jules Iskandar

Syriac Maronite Union-Tur Levnon

Asociado de maronitas.org

Escrito para Ici Beyrouth

Publicado el 31 de julio de 2022


En todos los pueblos de Fenicia, tanto en la costa como en las alturas del Líbano, los niños plantaban semillas en platos de barro colocados en los alféizares. Conocidos como los «Jardines de Adonis», esta tradición conmemoraba el renacimiento de la naturaleza cada verano cuando, con el deshielo, las aguas del Adonis se teñían del color de la sangre del joven dios. Con el cristianismo, este símbolo se convirtió en el de la resurrección, y los brotes efímeros pasaron a decorar los pesebres navideños dispuestos por los niños.


Moneda acuñada bajo el mandato de Macrin, que representa el templo fenicio arcaico. Ernest Renan, Mission de Phénicie.
Moneda acuñada bajo el mandato de Macrin, que representa el templo fenicio arcaico. @Ernest Renan, «Mission de Phénicie».

Culto al aire libre


Una religión tan estrechamente vinculada al ciclo de la naturaleza no podría haber elegido un templo mejor que la propia naturaleza. Buscó sus entrañas, sus gargantas y sus heridas más profundas. Los primeros templos del Líbano fueron las grutas, los árboles y los ríos. Cada lugar elevado se convirtió en objeto de veneración. En Aphqa, la gruta del manantial era el hogar del gran dios El, con el templo de Astarté a sus pies. A partir de ahí, el río fluye hacia la costa a través de las distintas etapas del calvario de Adonis, incluyendo Machnaqa. Si Aphqa en siríaco significa la salida (del agua), Machnaqa es el lugar del sufrimiento, de la pasión. El templo de Adonis fue construido en este mismo lugar.


Para los visitantes, las columnas que siguen en pie parecen ser las del templo. En realidad, sin embargo, este monumento era sólo la cripta que contenía la estatua de la deidad. El templo estaba por todas partes. Estaba en el exterior, en la naturaleza. Esta costumbre no era en absoluto ajena a griegos y romanos, pero en el Líbano, la pequeñez de estos monumentos acentuaba aún más el papel del espacio exterior. En este lugar, los peregrinos acudían a rendir culto reuniéndose frente al monumento. El cristianismo no cambió esta ósmosis con la naturaleza. Todavía hoy, la campana de la iglesia de Mashnaqa cuelga del roble que le sirve de campanario.


Pirámides drusas en Baaqline. Amine Jules Iskandar
Pirámides drusas en Baaqline. @Amine Jules Iskandar

El templo de la naturaleza


Para los fenicios, el lugar sagrado debía permanecer intacto. Sólo más tarde se protegió con un recinto para poder colocar allí ofrendas y obeliscos como exvotos. Ernest Renan escribió que «el culto al aire libre era una característica de estos países». Sugirió que algunas columnatas probablemente no contenían una cella, como en Blat en particular; todo tenía lugar en el exterior.


Los monumentos de los que quedan podios o columnas romanas en las montañas del Líbano no eran templos completos. Eran más precisamente la morada de la deidad dentro de un complejo que incluía el recinto sagrado, el altar al aire libre, las estelas o bethel, el monumento con columnas y los elementos naturales del lugar: río, gruta, árbol o roca.


Pirámides cristianas en Bherdoq ©Amine Jules Iskandar
Pirámides cristianas en Bherdoq. ©Amine Jules Iskandar

La pérgola


Para empezar, se tallaron estelas y símbolos votivos en la roca sólida. Incluso cuando los templos se construían dentro de la períbole (el recinto sagrado), el edificio del santuario sólo ocupaba una mínima parte del conjunto. El altar permaneció en el patio, probablemente en el lugar de honor, rodeado de estelas, obeliscos y ofrendas. Junto a ellos se encontraba el templo en su estilo fenicio, bastante cúbico, y rematado por una empinada pirámide, como sigue siendo el caso en Hermel.


En los siglos I y II d.C., los fenicios demolieron todos sus templos y los reconstruyeron según la moda romana. Esta es una característica de los habitantes de este país. ¿Cuántas veces han demolido iglesias antiguas, casas de pueblo, barrios tradicionales y árboles centenarios y los han sustituido por algo más nuevo?


El templo piramidal


Una moneda acuñada bajo el mandato de Macrin nos da una idea concreta del aspecto que podía tener el templo fenicio arcaico. La tumba de Hermel, hasta ahora considerada como una arquitectura no fenicia situada en el extremo norte del Líbano, adquiere una importancia considerable. Sin ser necesariamente un templo, representa el arquetipo fenicio. La pirámide era común tanto a los templos como a los enterramientos, ya que las tumbas estaban cubiertas con estelas o edículos piramidales. Esta tradición se ha conservado hasta nuestros días y todavía se encuentra en los cementerios drusos y cristianos del Monte Líbano.


La ruina cúbica que aún se conserva en Faqra es la base de un monumento que era idéntico al de Hermel y cuya pirámide habría desaparecido. Junto a ella, entre los sillares que ensucian el suelo, aparece un pequeño edículo con columnillas. Este es el altar, como había en Mashnaqa, Naos, Qsarnaba, Niha, Hardin y en todas partes.


El templo de Machnaqa. Amine Jules Iskandar en Templos en Blanco.
El templo de Machnaqa. @Amine Jules Iskandar en el libro «Temples en Blanc».

La Tríada


La religión fenicia se basa en una tríada. Así, junto al gran dios El, aparecían la divinidad femenina y el joven Adonis encarnando la forma orgiástica del culto, pero también el ciclo de la naturaleza. Cada lugar sagrado se convirtió así en una acrópolis con sus tres templos. Cuando los romanos reconstruyeron Baalbek, mantuvieron este principio. El templo de El estaba dedicado a su correspondiente Júpiter heliopolitano, el de Astarte, según el mismo proceso de identificación, estaba dedicado a Venus, y el de Adonis a Baco.


En todas partes, ya sean grandes acrópolis como Faqra o Baalbek, construidas por los propios romanos, o pequeños monumentos de tamaño modesto, improvisados por los nativos, el espíritu y la distribución permanecieron íntimamente ligados y adaptados a las costumbres y creencias locales.


«El arte griego y romano ha plegado completamente sus hábitos al espíritu del país y a las necesidades de los cultos locales», escribió Ernest Renan. Para él, los templos de Faqra y Aphqa son de estilo griego, pero su distribución es propia del país de Fenicia.


El altar y el monumento de Faqra habiendo perdido su pirámide ©Amine Jules Iskandar en Templos en Blanco.
El altar y el monumento de Faqra habiendo perdido su pirámide. ©Amine Jules Iskandar en el libro «Temples en Blanc».

Los tres modelos


Está la períbole, o recinto exterior, el patio, el altar, y luego el templo que, en la época romana, estaba provisto de una cella. Una vez en el interior del templo, la planta es sencilla y estereotipada con sus tres modelos dominantes: el templo con ante, prostyle y peripterus. El primero sólo tiene dos o cuatro columnas ocultas en los laterales por el avance de los muros laterales. El segundo estilo tiene una columnata en toda su fachada principal. El tercero tiene peristilos en sus cuatro lados.


Asistimos a una constancia que parece ser producto de la duración de este periodo de apenas doscientos cincuenta años que, citando a George Taylor, «contiene la fundación y finalización de todos los templos del Líbano». En sus tres formas, estos monumentos obedecen a las tradiciones y costumbres locales. Abordan la tríada en una arquitectura esencialmente extrovertida y parecen evolucionar a partir de la roca esculpida que habitan y domestican.

 

Para leer el texto original en francés: Le temple phénicien, de la pyramide à la colonnade


57 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo