Francia en Cilicia y en el Líbano

Actualizado: 8 oct

La realpolitik es muy rentable a corto plazo. Sin embargo, a largo plazo, imaginemos sólo hoy, si Cilicia siguiera siendo armenia francófila, lo que podría haber ofrecido al prestigio de la cultura francesa y, por tanto, a su poder político y económico.


#maronitas

Por: Dr. Amine Jules Iskandar

Syriac Maronite Union-Tur Levnon

Asociado de maronitas.org

Escrito para Ici Beyrouth

Publicado el 2 de octubre de 2022


El destino de Cilicia siempre ha estado ligado al del Líbano. Ya en la época seléucida, se unieron en una administración común bajo el mandato de Antíoco X, entre el 94 y el 88 a.C. En la Edad Media, Cilicia se convirtió en un reino armenio aliado del condado de Trípoli.


En 1920, este territorio montañoso situado al norte de la isla de Chipre se unió de nuevo al Líbano bajo un mandato francés deseado y obtenido por los armenios y maronitas que apenas se recuperaban del gran genocidio perpetrado mediante masacres, deportaciones y hambrunas.


El abandono de Cilicia


Las tropas francesas habían intervenido en Cilicia ya en noviembre de 1918, en coordinación con los contingentes británicos. Pero en febrero de 1920, las columnas franco-armenias, que estaban sufriendo graves derrotas, iniciaron su retirada de varias ciudades, seguidas por sus poblaciones cristianas. Presas del pánico, los armenios emprendieron iniciativas desesperadas, proclamando el 5 de agosto de 1920 la República Armenia de la Mesopotamia Cilicia, que fue inmediatamente reprimida por las autoridades francesas.


Mientras el general Gouraud preparaba la reconquista de Edesa desde Beirut, París firmó el Tratado de Ankara el 20 de octubre de 1921. Retrocedió todos los territorios de Cilicia a Turquía a cambio del respeto de las poblaciones cristianas, así como de la promesa de hipotéticas ventajas económicas. Fue el colmo de la crueldad poner a los supervivientes de un genocidio bajo la protección de sus verdugos. El resultado fue un éxodo general alentado por la propia Iglesia armenia, que no se hacía ilusiones sobre lo que sucedería después.


El Reino de Cilicia y el Condado de Trípoli en 1190 (Wikimedia)
El Reino de Cilicia y el Condado de Trípoli en 1190 (Wikimedia)

El abandono de Nínive y Alejandría


Francia abandonó al pueblo armenio de Cilicia para que las deudas otomanas fueran saldadas por la joven República Turca, de acuerdo con el Tratado de Lausana que se firmó en 1923. Para los armenios que, al igual que los maronitas, llevaban décadas esperando la protección francesa y habían luchado en las legiones lejos de sus hogares, había consternación.


Siguiendo esta lógica de la razón de Estado, en Nínive (Mosul), en la Alta Mesopotamia, los asirio-caldeos que habían luchado fielmente con los británicos fueron a su vez traicionados por éstos, y abandonados a los árabes en 1933 para que sufrieran las habituales masacres y éxodos.


En 1939, el Sandjak de Alejandría, junto con la gran Antioquía, fue entregado de nuevo por Francia a Turquía. Todo lo que había sobrevivido milagrosamente al genocidio cristiano sucumbió a las políticas franco-británicas.


El abandono de los Dardanelos


Nada podía escapar a la debacle general que aceleraba la muerte del Oriente cristiano. Las regiones griegas acabaron siendo alcanzadas por el éxodo. A principios de enero de 1922, las tropas francesas evacuaron las ciudades armenias de Adana y Tarso, en Cilicia, y en septiembre entregaron los territorios griegos de Asia Menor hasta sus posiciones en los Dardanelos. Un millón trescientos mil griegos fueron desarraigados de su tierra ancestral. Todos los cristianos, sirio-ortodoxos, greco-ortodoxos, asirio-caldeos, maronitas de Alejandretta y armenios se convirtieron en víctimas directas de la política nacional turca de limpieza étnica.


La derrota de los griegos en el frente occidental había hecho que las posiciones francesas fueran precarias. Para el presidente del Consejo, Aristide Briand, el acuerdo con los kemalistas permitiría, por otra parte, que Francia mantuviera su posición en Siria y protegiera el Líbano, asegurando al mismo tiempo las buenas gracias del mundo musulmán.


La oposición del administrador francés


La indignación se manifestó incluso dentro del ejército francés, que fue testigo de los acontecimientos sobre el terreno. El autor Vahé Tachjian señala, en particular, en los archivos del Alto Comisariado de Beirut, la figura del coronel Brémond, administrador jefe de Cilicia, para quien los armenios constituían el «único punto de apoyo» de Francia en Cilicia. Este militar ilustrado trabajó por el establecimiento de una forma de autonomía cilicia, lo que le valió una firme oposición por parte de su diplomacia seducida por los kemalitas.


Mustafá Kemal se transformó gradualmente en la imaginación francesa de un rebelde vulgar a un héroe nacional que encarnaba el progreso. El coronel Brémond fue llamado a Beirut en el otoño de 1920, obligado a abandonar la Cilicia armenia a su terrible destino. Francia, por su parte, acogió las promesas de cambio y laicismo que representaba la personalidad de Mustafa Kemal. De hecho, en 1922 se abolió el sultanato, en 1923 se proclamó la República y en 1924 se abolió el califato. El laicismo nunca ha dejado de ser un anzuelo brillante para los occidentales. Sin embargo, para muchos de los observadores más perspicaces, esta oleada, incompatible con la mentalidad local, sólo podía ser temporal y acabaría siendo rechazada como un trasplante de un cuerpo extraño en Turquía y el resto de Oriente.


La Legión Armenia durante la Primera Guerra Mundial en Chipre (Fuente: Legión Armenia, en: The Armenian Weekly)
La Legión Armenia durante la Primera Guerra Mundial en Chipre (Fuente: Legión Armenia, en: The Armenian Weekly)

Oposición de los parlamentarios franceses


Tras la retirada del coronel Brémond y la rendición de varios contingentes franceses, fue en el Parlamento donde, el 29 de diciembre de 1921, Ernest Flandin (diputado de Calvados) y Gustave de Lamarzelle (senador de Morbihan) protestaron contra el Tratado de Ankara (conocido como Tratado de Angora). Este acuerdo representó el abandono puro y duro de la Pequeña Armenia (Cilicia) a los turcos. Flandin recuerda el martirio de los armenios durante la Gran Guerra, los sacrificios heroicos ofrecidos por la legión armenia bajo la bandera de Francia y, finalmente, las promesas de protección hechas por Raymond Poincaré el 16 de febrero de 1919.


La historia se repite


En sus acrobacias de realpolitik, Francia pierde a veces el discernimiento. Después de Cilicia, ahora vuelve al Líbano, de nuevo, con hipotéticas ventajas prometidas esta vez por la República Islámica. La diplomacia francesa contemporánea hace malabares con las interpretaciones de la milicia terrorista Hezbolá que está destruyendo el Líbano, inventando para ella a veces un ala política supuestamente digna de confianza, a veces una representación legitimada por una elección supuestamente democrática.


Los fracasos de la historia se repiten. Sin embargo, hoy en día, los traslados de población se hacen de forma más sutil. Si en 1922 el Alto Comisionado liberó abiertamente la suma de 50 millones de francos para la reubicación de los armenios, hoy el proceso se delega cuidadosamente en empresas privadas. Por ejemplo, en el verano de 2021, 700 enfermeras fueron trasladadas del Líbano a Jounie, junto con sus familias. Los jóvenes y los intelectuales se van a esos países occidentales que les ofrecen todo tipo de ventajas para atraerlos aprovechando el colapso de un Líbano bajo ocupación, agobiado y sometido a un proceso de empobrecimiento intencionado.


La realpolitik es, en efecto, muy rentable a corto plazo. Sin embargo, a largo plazo, imaginemos hoy, si Cilicia siguiera siendo armenia francófila, lo que podría haber ofrecido al prestigio de la cultura francesa y, por tanto, a su poder político y económico. Imaginemos también el día de mañana, cuando la mayoría de los libaneses se hayan trasladado a Francia, Holanda, Dinamarca, Canadá, Australia y otros lugares, lo que Francia habrá perdido como base política y cultural en esta costa del Levante. No cabe duda de que el abandono de los aliados de corazón es, para las grandes naciones, un suicidio lento pero irremediablemente inevitable.

 

Para leer el texto original en francés: La France en Cilicie et au Liban

23 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo