top of page

Gabriel Barcleius

Actualizado: 28 nov 2022

De regreso al Líbano en 1493, tras 22 años en Italia, Gabriel Barcleius se dedicó a la reconstrucción de su sociedad mediante la cultura y la poesía, y de su Iglesia a través del dogma romano y la espiritualidad. Este franciscano maronita exalta a veces a su pueblo sin dejar de reprenderlo. En su «Elogio del Monte Líbano», los glorifica y los castiga a la vez, en un intento de remediar su exasperante ignorancia.

#maronitas, #sancharbel

Por: Dr. Amine Jules Iskandar

Syriac Maronite Union-Tur Levnon

Asociado de maronitas.org

Escrito para Ici Beyrouth

Publicado el 26 de noviembre de 2022


La literatura siríaca medieval terminó en el Líbano con el mafrián Gregorio Bar Hebraeus (fallecido en 1286), para resurgir tímidamente a finales del siglo XV con el obispo Gabriel Barcleius (1447-1516). Este último marcó el inicio de una latinización de los maronitas, que llevaría a la fundación en 1584 del Colegio Maronita de Roma, origen del florecimiento del renacimiento libanés.


#sancharbel
Texto manuscrito de Gabriel Barcleius.

Gregorio Bar Hebraeus


El autor jacobita siríaco Gregorio Bar Hebraeus (1226-1286) fue un médico e historiador que estudió medicina en la escuela de Trípoli (Líbano). También estudió teología, filosofía y las ciencias del quadrivium de aritmética, geometría, música y astronomía. Fue él quien, en sus crónicas, nos contó que en su época, los habitantes del Monte Líbano tenían una lengua siríaca particular que pronunciaba el «Quf como un Uf», una característica que aún hoy observamos.


La muerte de Bar Hebraeus en 1286 en la Alta Mesopotamia coincidió con las invasiones mamelucas y la caída del condado latino de Trípoli. La retirada de los francos y la devastación del Monte Líbano no permitieron ninguna producción literaria durante un largo periodo de dos siglos. No fue hasta la década de 1480 cuando otro autor siríaco, esta vez maronita, Gabriel Barcleius, se dispuso a tomar la antorcha.


Fra Grifón


En 1468, el franciscano flamenco Fra Grifón llegó a Lehfed, el pueblo de Gabriel Qalai, de 21 años. La tarea del misionero era reclutar candidatos para la formación según el dogma de la Iglesia romana. Su elección fueron los tres jóvenes maronitas Gabriel, Yohanna y Francisco, que dejaron el Monte Líbano para ir al monasterio franciscano medieval de Beirut. Al cabo de unos meses, fray Grifón los llevó al convento del Santo Sepulcro de Jerusalén, donde pasaron tres años, de 1468 a 1471. Desde allí se embarcaron hacia Venecia, donde se instruyeron en los estudios canónicos. Después de Venecia, los tres maronitas fueron a Roma para completar su formación. No volvieron al Monte Líbano hasta después de 25 años de ausencia, en 1493. En Italia, aprendieron italiano, griego y latín, además del siríaco y el árabe, que ya dominaban.


Al igual que Bar Hebraeus, Barcleius aprendió cirugía, teología, ciencias canónicas, filosofía, lógica, retórica, gramática, aritmética, geometría, física, música, astronomía... que él mismo describió como «dieciséis grados indispensables» para poder discutir los misterios de la fe.


#sancharbel
Misioneros en el Monte Líbano (Guerin, la Terre Sainte, París 1884, en Camille Aboussouan, «Le Livre et le Liban»).

La obra de Barcleius


Gabriel Barcleius escribió mucho a partir de la década de 1490. Su producción consistió en traducciones, transcripciones y obras personales enriquecidas con citas. Transcribió textos siríacos como las homilías de Santiago de Saroug y los himnos de San Efrén, cartas y discursos sobre las naturalezas, la persona de Cristo y la noción de hipóstasis. Tradujo al garshuni la correspondencia entre el papado y los patriarcas maronitas, desde Inocencio III (1215) hasta León X (1515) y desde Jeremías de Amchit (1230) hasta Pedro de Hadat (1515).


En sus escritos recurre a menudo a Santo Tomás de Aquino, a San Jerónimo, a Ambrosio de Milán, a Buenaventura, a Nicolás de Lira y a San Agustín, de quien tradujo extractos de la «Ciudad de Dios» y del «Tratado sobre el Libre Albedrío». Esta última noción, que se encuentra en Santiago de Saroug, es característica de la espiritualidad de los maronitas, y ha desarrollado su enfoque de la libertad asociado a su ideal simbolizado por el Monte Líbano.


La reprimenda


El Líbano era místico y sagrado para Barcleius. La veía como la montaña sagrada, la montaña de los «corazones puros» que se enfrentaba a los sarracenos y a los «lobos negros» heréticos que no obedecían el dogma romano. Como cualquier libanés de la diáspora que vuelve a vivir en el país, Barcleius, que había pasado 25 años lejos del Líbano, 22 de ellos en Italia, estaba profundamente desencantado de la patria que idealizaba. Se vio obligado a ver el estado de decadencia intelectual y espiritual de su pueblo. Él, que había pasado dos décadas justificando las acusaciones de herejía contra su Iglesia maronita, se encontró avergonzado por la ignorancia del pueblo en materia de culto e historia. Se indignó de la pereza de algunos monjes y obispos, e incluso del patriarca Simón de Hadat, al que criticó sin tapujos. Este fue probablemente el motivo de su nombramiento para la sede episcopal maronita de Chipre en 1507, probablemente con la intención de apartarlo de Qannoubine.


Autor de poemas, zajal y numerosas cartas, Barcleius exaltaba a veces a su pueblo sin dejar de reprenderlo. En su Madiha, o Elogio del Monte Líbano, lo glorificó y lo castigó. Contó la historia en un intento de remediar la exasperante ignorancia de los maronitas. Les instruyó y les informó sobre la nobleza de su nación. Pero su montaña, aunque sagrada, fue castigada aquí y allá. Gritaba: «Marón, teme y tiembla, Marón, llora y lamenta, Marón, arrepiéntete y ponte de pie». O también: «Marón se casó contigo con convicción, te fundó y construyó, te crió y te estableció... Marón está cansado por ti», leemos en sus cartas publicadas por Ray Jabre-Mouawad [1].


Manuscrito siríaco medieval de las Homilías de Santiago de Sarug (Vat. Syr. 118), con una inscripción que menciona el monasterio maronita de San Juan en Chipre
Manuscrito siríaco medieval de las Homilías de Santiago de Sarug (Vat. Syr. 118), con una inscripción que menciona el monasterio maronita de San Juan en Chipre.

Glorificación


Al mismo tiempo, Barcleius honró a los justos, como el padre Dray, que «me enseñó el siríaco», escribió, o el padre Marón, al que apodó «la estrella de Hasroun». Tampoco dejó de escribir las tradiciones transmitidas oralmente que glorificaban el Líbano, como el lema: «Dichoso el que posea aunque sea una cama de cabra en Monte Líbano».


Habiendo vivido en el extranjero y asimilado el concepto de pertenencia, Gabriel Barcleius fundó la identidad maronita en la complementariedad entre la Iglesia, el pueblo y la montaña mística del Líbano. Esta noción había sido establecida por el patriarca San Juan Marón a finales del siglo VII, pero sólo podía hacerse realidad fijándose en la escritura de la historia y en las conciencias. Tras dos siglos de aniquilación mameluca del Monte Líbano, el maltrecho y magullado pueblo había perdido su cultura, su lengua y su sentido de la identidad. Barcleius regresó de Italia y se dedicó a reconstruir su sociedad mediante la cultura y la poesía, y su Iglesia mediante el dogma romano y la espiritualidad. Aunque estaba visceralmente unido al Líbano, murió en el exilio en 1516, mientras ocupaba su sede episcopal en Chipre.


En su obra se basó el patriarca Esteban Douaihy a finales del siglo XVII para escribir su libro de historia. Y, sobre todo, siguiendo su ejemplo, comenzó a componer su magistral y fundamental obra sobre la música, el arte, la arquitectura y la liturgia en su relación permanente con la historia y con la montaña sagrada del Líbano.



[1] Ray Jabre-Mouawad, Lettres au Monte Liban (Cartas al Monte Líbano) de Ibn Al-Qila'i, Geuthner, París, 2001.

 

Para leer el texto original en francés: Gabriel Barcleius



110 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo