IDENTIDAD SIRÍACA DEL LÍBANO - ܗܺܝܝܘܬܐ ܣܘܪܝܳܝܬܐ ܕܰܒܠܶܒܢܳܢ - PARTE 17/20:

Actualizado: 13 de dic de 2020

EL CICLO CRÍSTICO


Publicación y traducción al español por Maronitas.org con autorización y cortesía de Tur Levnon.


Por: Dr. Amine Jules Iskandar

Presidente de la «Syriac Maronite Union-Tur Levnon»

y Asociado de «maronitas.org»

Tomado del libro “Epigraphie Syriaque au Liban - vol 2”, Amine Jules Iskandar, NDU Press, Louayzé, Lebanon, 2014.



ܣܳܝܘܡܘܬܐ ܦܳܘܪܰܡܝܕܳܝܬܐ



¿Tienen los maronitas un carácter particular dentro del arte o la arquitectura siríaca cristiana más general?


Después de observar 36 fachadas de iglesias maronitas con epígrafes siríacos, notamos la omnipresencia de una composición vertical que revela una forma piramidal.


¿Cuál es el mensaje detrás de este diseño? ¿Y cuál es el significado de cada uno de los elementos que componen la pirámide imaginaria?


Mor Awtel, 1776

La Iglesia de Mor Awtel en Kfar Sgob, fechada en 1776, revela la composición mediante el uso de un color diferente de piedra dentro de la pirámide. Todos los elementos están claramente determinados:

  • La entrada realzada por su color.

  • La cruz.

  • El símbolo de la Eucaristía.

  • La escritura siríaca en su pureza y extrema simplicidad.

  • La pequeña abertura que simboliza la luz de la Eucaristía.

Esta muestra iconográfica se repite en 36 ejemplos reunidos en todo el Líbano. Los repasaremos brevemente, para intentar analizar su continuidad más allá de las variaciones.



La composición piramidal de nuestra señora de Ilige, fechada en 1276, muestra la imponente entrada, la cruz, la inscripción en siríaco y la fuente de luz en la parte superior. Notamos el mismo efecto en San Shalita, fechada en 1628. Otra vez: la puerta, el círculo de la Hostia, la cruz y la inscripción.



Otro efecto piramidal es el de Nuestra Señora de la Pradera, de 1703. Muestra una composición imponente para la puerta en la base de la pirámide. El dintel contiene la cruz, y los dos signos cósmicos, el sol y la luna, que dan testimonio de la humanidad y la divinidad de Cristo. El rosetón, arriba, contiene la forma y la luz de la Eucaristía así como las letras siríacas.



Cuatro ejemplos piramidales de Machmouche, Geita y Besri siempre contienen una entrada imponente, cruces, inscripciones siríacas y un círculo o fuente de luz que simboliza la Eucaristía.



La composición piramidal es muy rica en San José de Debie, fechada en 1753. Muestra la imponente puerta representada por sus megalitos, las cruces, las letras siríacas y la Eucaristía indicada por el cáliz y la Hostia en la parte superior. A cada lado, el sol y la luna están aquí como testigos de la humanidad y la divinidad de Cristo como claramente lo mencionó San Efrén el Siríaco en el siglo IV.


Otra pirámide obvia es la de San José de Daraoun, fechada en 1765. Aparte de los imponentes megalitos, las cruces, las inscripciones y el rosetón, la pirámide se revela con fuerza por las dimensiones y el color de las piedras alrededor y encima de la puerta.



El color revela la pirámide de nuevo en la iglesia de Saint Awtel, fechada en 1776. La segunda inscripción en la madera también describe la importancia de la puerta. Sobre ella está la cruz, seguida del cáliz para la Eucaristía. Más arriba, está el epígrafe en letras siríacas, seguido de la fuente de luz.




San Abda está fechada en 1797. La importancia de su entrada está expresada por los megalitos. El tímpano contiene la cruz y los dos signos cósmicos. Y encima está el epígrafe. En la parte superior, está el rosetón, la luz y la forma de la Hostia.



Nuestra Señora de las Semillas, o Saydet Zrou', fechada en 1838, representa la composición piramidal más completa, en cuanto que contiene:

  • Los megalitos de la entrada.

  • El epígrafe en letras siríacas.

  • El rosetón, la luz y la forma de la Hostia.

  • El cáliz justo al lado.

  • La cruz con sus dos signos cósmicos: shémsho u sahro (el sol y la luna).

  • Las dos serpientes (en siríaco grossé).


San Shalita de Qotara, fechada en 1857, ofrece un ejemplo único al concentrar todos los elementos de la composición piramidal en el dintel de la entrada. Reúne el cáliz, la Hostia, la inscripción siríaca y la cruz en una sola piedra.



Nuestra Señora de Bkerké tiene una especie de concepto piramidal aunque no está en la iglesia sino en la entrada del monasterio patriarcal. Sin embargo, la composición habitual se respeta en cuanto a las iglesias. Podemos ver la puerta, la cruz, el círculo y la inscripción siríaca.


¿Cuál es el propósito del diseño en todas estas fachadas compuestas a lo largo de un eje vertical? ¿Cuál es el significado de cada uno de sus componentes como la pureza de la caligrafía, la cruz, los signos cósmicos, la fuente de luz, el círculo y el cáliz?


Para descubrir todos estos mensajes, necesitamos visitar a Nuestra Señora de las Semillas, o Saydet Zrou', en Kfifén.


Como esta es la composición más completa, revelará el significado de esta iconografía arquitectónica. Todas las representaciones e inscripciones se concentran sobre la puerta, dejando el resto de la fachada en absoluta austeridad. Como en un icono, donde el sujeto está aislado del resto del mundo para ser conservado en el Utopos (el no lugar) y en el Uchronos (el no tiempo), la fachada de la iglesia maronita se convierte en un icono. No conoce el virtuosismo porque no está destinado a ser disfrutado. Está destinada a ser leída. Y cada parte de ella, cada detalle, tiene un profundo significado, un papel y un mensaje que descubriremos aquí. En Kfifén, lo que estamos viendo es el Ciclo Crístico que comprende cada uno de sus temas.


Kfifén Zrou'

Primer tema: Melto, la Palabra.

Si la caligrafía no puede ser embellecida es porque representa la Palabra, el Verbo: Melto en siríaco. La Palabra de Dios es la Verdad absoluta, y no puede ser alternada por ninguna otra cosa superflua.


Segundo tema: Métgashmonuto, la Encarnación.

Melto étgasham, El Verbo se hizo carne. El Verbo se encarna en el cuerpo de Cristo, representado aquí por el cáliz de vino y el óculo. Este óculo es la forma y la luz de la Hostia.


Tercer tema: Zqiputo, la Crucifixión.

Jesús es crucificado como se muestra en la cruz, "Slivo" en sirio, en el centro de la composición. Pero esta cruz también es el signo de la Resurrección, Qyomto, como lo expresan los rayos de luz que brillan diagonalmente desde el centro de esta cruz.


Cuarto tema: Kawkbé, las dos estrellas.

San Efrén escribió que a cada lado de la cruz el Shemsho u Sahro (el sol y la luna) vinieron a dar testimonio de la divinidad y la humanidad de Cristo: Alohuto u Noshuto. Al mencionar la naturaleza de Jesús, el Ciclo Crístico se convierte en un Ciclo Cristológico.


Quinto tema: Suloqo, la Ascensión.

Toda la composición dibuja el movimiento de una pirámide que expresa el concepto de la Ascensión. Después de convertirse en Carne, después de la Pasión y la Crucifixión, el Ciclo se realiza volviendo a la Palabra.


Sexto tema: Purqono, la Salvación.

El arte maronita siempre ha estado relacionado con la Soteriología, es decir, con la teología de la Salvación. Si miramos cuidadosamente la fachada iconográfica de Nuestra Señora de las Semillas, notamos la representación del conocimiento, es decir, las dos serpientes del Bien y del Mal. Son las serpientes del pecado, en oposición al fruto de la vida: La Eucaristía, encarnación del Verbo. Cristo nos salvó a través de su sacrificio. Su cuerpo, en siríaco Pagro, es nuestro fruto de vida. Él es el verdadero Bésro u dmo (carne y sangre). Él es Purqono, Él es la salvación.


El Ciclo Crístico comienza con la Palabra representada por el epígrafe, y encarnada por la pureza de la escritura siríaca y por la simplicidad del texto. No hay lugar para el embellecimiento, ni tampoco tolerancia para el virtuosismo.


Nuestra Señora de Gosta

Por su parte, Nuestra Señora de Gosta también presenta una composición piramidal. Sobre su puerta, vemos el epígrafe, el sol y la luna, la flor de lis, la gracia de Dios y la cruz. Pero la caligrafía árabe de su epígrafe es una profusión de virtuosismo en los movimientos de las letras y en el estilo del texto. No hay convocatoria de la Palabra. No hay ningún Melto. Y sin la Palabra, no hay Ciclo Crístico. Esto es precisamente lo que perdemos cuando abandonamos nuestra escritura siríaca.


Debie, 1753

Para los maronitas la Melto (la Palabra) está representada por la escritura siríaca. Su encarnación se muestra en la Oukaristia (la Eucaristía). El Cáliz y la Hostia en la parte superior de la composición, en la iglesia de Debie, son Piré d Hayé: los frutos de la vida. Shemsho (el Sol), y Sahro (la Luna) están en los lados. La Slivo (la cruz) es la victoria sobre la muerte. Y las Grossé (serpientes), como se ven en Kfifén, son los frutos del mal, derrotados por el fruto de la vida. A través de su Ciclo Crístico, la fachada maronita se convierte en un icono de la Redención y de la Salvación.


Todos los temas y sus representaciones están reunidos en un movimiento de Ascensión. Del Verbo al Verbo, a través del misterio de la Encarnación, el Verbo se hace carne.


La fachada iconográfica maronita es la ilustración de los versículos bíblicos de San Juan 1,1:


San Juan 1,1

Brishit itawo Melto

W hu Melto itawo lwot Aloho

WAloho Itawo hu Melto

(En el principio era la Palabra

Y la Palabra estaba con Dios

Y la Palabra era Dios)

San Juan 1, 14

Y luego en Juan 1,14. La Encarnación está cumplida.


U Melto Besro hwo

(Y el Verbo se hizo carne)


La fachada iconográfica maronita es la ilustración de estos versículos bíblicos.



Syriac Maronite Union-Tur Levnon

También: Se puede ver el episodio (en inglés) en la serie de televisión como se transmite por Nour Al-Sharq Tv.

40 vistas