IDENTIDAD SIRÍACA DEL LÍBANO - ܗܺܝܝܘܬܐ ܣܘܪܝܳܝܬܐ ܕܰܒܠܶܒܢܳܢ - PARTE 19/20:

Actualizado: 25 de dic de 2020

LITURGIA Y MISA SIRÍACA MARONITA


Publicación y traducción al español por Maronitas.org con autorización y cortesía de Tur Levnon.


Por: Dr. Amine Jules Iskandar

Presidente de la «Syriac Maronite Union-Tur Levnon»

y Asociado de «maronitas.org»

ܩܽܘܪܒܳܢܳܐ ܡܳܪܽܘܢܳܝܳܐ

Qurbono Morunoyo

La liturgia maronita es una liturgia siríaca, calcedónica y católica. Dentro de la familia siríaca, tiene sus propias especificidades que fueron moldeadas por siglos de rica historia.


Las fuertes relaciones con los cruzados desde el siglo XI y con Roma desde el siglo XVI causaron una latinización en la Iglesia Maronita. Pero un renacimiento consciente de las raíces y la identidad generó un movimiento de siriacización durante el siglo XX que se intensificó en los albores del siglo XXI. Este renacimiento se puede notar en las oleadas de maronitas y otros cristianos libaneses que tratan de recuperar su lengua siríaca, también presente en las inscripciones de numerosas iglesias y objetos litúrgicos modernos.


Mantel del altar en Annaya, color blanco bordado en siríaco

En el moderno mantel del altar de Annaya, por ejemplo, leemos:


Slivokh mahyono néhwé noturan, Yéshou' Poruqéh d 'olmo.

(Que tu cruz vivificante sea nuestro guardián Jesús, Salvador del Mundo)


Mantel del altar en Annaya, color rojo bordado en siríaco

Otro mantel de altar en el Monasterio de Annaya muestra esta otra inscripción:


Slutokh 'amman Aboun Charbél, la slawotokh néshma' Moryo wa nhasé lan.

(Que tus oraciones estén con nosotros, Padre Chárbel, que el Señor escuche tus oraciones y nos purifique)


El siríaco es esencial en la tela, en los ornamentos litúrgicos, en el arte y, por supuesto, en la propia liturgia. La oración al principio de la misa maronita es siempre en siríaco, no importa en qué idioma se celebre la misa. Dice:


W éno b sougo d tayboutokh é'oul l vaytokh

W ésgoud b hayklo d qoudshokh 

b déhéltokh Moryo dabaran

wa b zadiqoutokh aléfayn


En realidad es el Salmo 5, 7 de la Biblia:


Pero yo, por tu gran amor, puedo entrar en tu casa,

con reverencia me inclino hacia tu santo templo.

Y aquí, el pueblo responde:


En tu temor, Señor, guíanos

y en tu rectitud enséñanos.


Mantel bordado con el Trisagio (Qadishat) escrito en siríaco

Algunos altares maronitas modernos muestran el triple Qadishat, o Trisagio. Este Trisagio solía ser cantado tradicionalmente por los sacerdotes, pero a la gente le encantaba participar. Así que la nueva misa tuvo que ser modificada, dejando que toda la parroquia contribuya a esta oración:


Qadishat Aloho, Qadishat Hayeltono, Qadishat Lomoyuto.

(Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal)


La intención de este artículo no es explicar todo sobre la misa maronita en su estructura y detalles, sino que es un intento de descubrir la especificidad de su espíritu que reside en su profunda simplicidad y democracia (n. del t.: participación del pueblo). Este espíritu particular de la misa maronita, nos es revelado por el filósofo Charles Malik cuando escribe:


«El genio del ritual y la espiritualidad maronita reside en el hecho de que son populares, ya que éstos se originaron en el pueblo y no se impuso desde arriba. Esta íntima popularidad distingue la liturgia maronita de la ortodoxa. La misa ortodoxa griega se celebra enteramente con un aire que glorifica al Imperio Bizantino, mientras que la misa maronita es una maravillosa y espontánea encarnación de los corazones y sentimientos del pueblo. Los que alaban a Dios son gente fiel y paciente y no emperadores.


»Este es el esplendor, la popularidad, la democracia, la espontaneidad y la simplicidad del ritual maronita. El ritual está libre de todo adorno humano e inculca un sentimiento en el creyente. Se debe reconocer cómo Jesús y María han bendecido a los maronitas por su sencillez, su sinceridad, y su culto de corazón y de devoción, que están muy alejados de la filosofía y de la "filosoficación"».


Otro comentario muy revelador fue hecho por Dom Jean Parisot en 1899, en relación con la música. Expresa perfectamente la mentalidad siríaca y, por lo tanto, la veneración maronita por la simplicidad. Dice:


«Au point de vue mélodique, les chants syriaques, moins passionnés dans l'expression que les chants profanes des Arabes, sont d'un caractère calme. La prédominance des modes mineurs ou des tonalités mixtes indéterminées, le peu d'amplitude des échelles employées, la répétition des mêmes formules et la souplesse des rythmes, contribuent à donner à ces airs un caractère féminin et mélancolique. En général, le chant oriental excelle à rendre les sentiments doux, suppliants et timides. Il sait bien s'humilier».

(Desde el punto de vista melódico, los himnos siríacos, menos apasionados en su expresión que los cantos profanos de los árabes, son de carácter tranquilo. El predominio de modos menores o de tonos mixtos indeterminados, la falta de amplitud de las escalas utilizadas, la repetición de las mismas fórmulas y la flexibilidad de los ritmos, contribuyen a dar a estas melodías un carácter femenino y melancólico. En general, la canción oriental sobresale por hacer que los sentimientos sean suaves, suplicantes y tímidos. Sabe cómo humillarse a sí misma).


Dom Jean Parisot también aclaró en sus comentarios que ciertas formas de sobreabundancia entre los siríacos se debían únicamente a los préstamos modernos:


«Généralement les airs chaldéens, soustraits à l'action de la musique arabe, sont construits sur des modes plus simples, franchement diatoniques, en même temps qu'ils sont d'un beau caractère mélodique».

(Generalmente las melodías caldeas [siríacas], retiradas de la acción de la música árabe, se construyen sobre modos más simples, francamente diatónicos, a la vez que son de un bello carácter melódico).


El rito maronita es un legado, un heredero de san Efrén. Por lo tanto, sentimos, no sólo el espíritu de la simplicidad, sino también el importante papel de la familia. El rito maronita, y no solo la comunidad maronita, refleja la teología mariana de san Efrén. Tradicionalmente, los maronitas consideraban a la familia como una réplica de la Sagrada Familia que es el modelo de su sociedad. María está en el centro de su vida cotidiana. Lo escuchamos en sus cantos como:


Oh Maryam lo teshtanqin, Mshiho qom, shariroit qom.

(Oh María no sufras, Cristo ha resucitado, ha resucitado de verdad).


Fresco de la coronación de María en Qannoubine

María es central en el rito y en la comunidad maronita. Todas las sedes patriarcales maronitas están dedicadas a María: Nuestra Señora de Qannoubine, Nuestra Señora de Ilige y Nuestra Señora de Bkerke. El patriarca Esteban Douaihi ordenó hacer el fresco de la coronación de María en Qannoubine y la declaró «Reina del Líbano».


El monacato también es central. Los maronitas desarrollaron sus comunidades alrededor de los monasterios de san Marón. Fueron llamadas «Comunidades de Beit Morun». Había una completa unidad entre las familias y los monasterios. Y en el centro de esta comunidad monástica, en el corazón de estas familias cristianas, estaba la Eucaristía. En siríaco la palabra para la misa es Qurovo, y para la comunión es Qurbono. Pero los maronitas llaman Qurbono a toda la misa porque es una con la Eucaristía.


Cáliz sobre un corporal bordado con caracteres siríacos

La Eucaristía en la liturgia, es una asociación y participación horizontal y vertical. Antes de recibir el Cuerpo de Cristo, todos los adoradores se unen en una comunión horizontal. Y el himno de la Eucaristía también es cantado por toda la parroquia. Ellos cantan el Avo d Qoushto (Padre de la Rectitud).


La oración eucarística maronita más significativa expresa la espiritualidad maronita en su teología, en su mentalidad y en su profunda simplicidad. Dice:


Hayedt Mor alohutokh b noshutan, w noshutan b Alohutokh

Hayutokh b mitutan, w mitutan b hayutokh

(Tú uniste, Señor, tu divinidad en nuestra humanidad, y nuestra humanidad con tu divinidad, tu vida con nuestra mortalidad, y nuestra mortalidad con tu vida)


El Monasterio como centro de la comunidad maronita, Santa María como corazón de la familia maronita, y la Eucaristía como presencia viva de Jesucristo Hijo de Dios: estos son los valores de los maronitas, valores que deben ser eternamente honrados con total simplicidad, humildad y democracia.



Syriac Maronite Union-Tur Levnon

También: Se puede ver el episodio (en inglés) en la serie de televisión como se transmite por Nour Al-Sharq Tv.

45 vistas

Entradas Recientes

Ver todo