IDENTIDAD SIRÍACA DEL LÍBANO - ܗܺܝܝܘܬܐ ܣܘܪܝܳܝܬܐ ܕܰܒܠܶܒܢܳܢ - PARTE 19/20:

Actualizado: 25 de dic de 2020

LITURGIA Y MISA SIRÍACA MARONITA


Publicación y traducción al español por Maronitas.org con autorización y cortesía de Tur Levnon.


Por: Dr. Amine Jules Iskandar

Presidente de la «Syriac Maronite Union-Tur Levnon»

y Asociado de «maronitas.org»

ܩܽܘܪܒܳܢܳܐ ܡܳܪܽܘܢܳܝܳܐ

Qurbono Morunoyo

La liturgia maronita es una liturgia siríaca, calcedónica y católica. Dentro de la familia siríaca, tiene sus propias especificidades que fueron moldeadas por siglos de rica historia.


Las fuertes relaciones con los cruzados desde el siglo XI y con Roma desde el siglo XVI causaron una latinización en la Iglesia Maronita. Pero un renacimiento consciente de las raíces y la identidad generó un movimiento de siriacización durante el siglo XX que se intensificó en los albores del siglo XXI. Este renacimiento se puede notar en las oleadas de maronitas y otros cristianos libaneses que tratan de recuperar su lengua siríaca, también presente en las inscripciones de numerosas iglesias y objetos litúrgicos modernos.


Mantel del altar en Annaya, color blanco bordado en siríaco

En el moderno mantel del altar de Annaya, por ejemplo, leemos:


Slivokh mahyono néhwé noturan, Yéshou' Poruqéh d 'olmo.

(Que tu cruz vivificante sea nuestro guardián Jesús, Salvador del Mundo)


Mantel del altar en Annaya, color rojo bordado en siríaco

Otro mantel de altar en el Monasterio de Annaya muestra esta otra inscripción:


Slutokh 'amman Aboun Charbél, la slawotokh néshma' Moryo wa nhasé lan.

(Que tus oraciones estén con nosotros, Padre Chárbel, que el Señor escuche tus oraciones y nos purifique)


El siríaco es esencial en la tela, en los ornamentos litúrgicos, en el arte y, por supuesto, en la propia liturgia. La oración al principio de la misa maronita es siempre en siríaco, no importa en qué idioma se celebre la misa. Dice:


W éno b sougo d tayboutokh é'oul l vaytokh

W ésgoud b hayklo d qoudshokh 

b déhéltokh Moryo dabaran

wa b zadiqoutokh aléfayn


En realidad es el Salmo 5, 7 de la Biblia:


Pero yo, por tu gran amor, puedo entrar en tu casa,