IDENTIDAD SIRÍACA DEL LÍBANO - ܗܺܝܝܘܬܐ ܣܘܪܝܳܝܬܐ ܕܰܒܠܶܒܢܳܢ - PARTE 3/20:

Actualizado: sep 12

LOS PATRIARCAS MARONITAS Y LA PRESERVACIÓN DE LA IDENTIDAD SIRÍACA


Publicación y traducción al español por Maronitas.org con autorización y cortesía de Tur Levnon.


Por: Dr. Amine Jules Iskandar

Presidente de la «Syriac Maronite Union-Tur Levnon»


Dado que el idioma es el testigo más preciado del pasado y el camino más seguro hacia un futuro valioso, ya que el idioma comunica los secretos y el conocimiento de la sociedad, su patrimonio y su sabiduría, y que ninguna sociedad puede sobrevivir sin poder expresar su propia cultura, valores y aspiraciones con sus propias palabras, los patriarcas maronitas estuvieron decididos a proteger su idioma siríaco. Para ellos, era la expresión de su cultura, de su espiritualidad, de su fe y de su identidad.

Imagen 1: Su Beatitud Esteban Pedro Douaihi, patriarca de Antioquía y de todo el Oriente (1670-1704)


Esta importancia fue afirmada claramente por el patriarca Esteban Douahi en el siglo XVII, quien llamó al lenguaje siríaco un Misterio, como equivalente a los Misterios del dogma cristiano. Para la teología cristiana, Misterio no significa que la fe y las verdades sean contrarias a la inteligencia y la razón, sino que están más allá de sus límites. Así que lo que el patriarca quiso decir es que ninguna palabra puede expresar la importancia de lo que perdemos cuando abandonamos nuestra lengua siríca.


Cuando el siríaco empezó a estar seriamente en peligro en el siglo XVIII, el Sínodo Maronita de Louaizé, en 1736, prohibió las traducciones de los libros de liturgia al árabe. Menos de una década después, el patriarca maronita Simón Pedro Awad (o Chemeun Evodius) convocó un Sínodo en 1744. Las cláusulas de este Sínodo estipulaban que estaba estrictamente prohibido traducir los libros maronitas al árabe sin un permiso especial de las autoridades eclesiásticas. Y este permiso sólo podía concederse bajo condiciones estrictas:


El texto árabe tenía que ser impreso en letras sirias: lo que comúnmente se llama «Garshuni» (ܓܪܫܘܢܝ). Delante de cada texto de «Garshuni» (ܓܪܫܘܢܝ) era obligatorio colocar, en la misma página, el texto original sirio. Todo incumplimiento de estas directivas se enfrentaría a la excomunión.


Imagen 2: Texto escrito en «garshuni» (ܓܪܫܘܢܝ)


Podemos ver en este manuscrito (imagen 2), el texto siríaco en la columna derecha y su traducción al árabe en el lado izquierdo. Y por supuesto, el árabe está escrito en letra «Garshuni» (ܓܪܫܘܢܝ), es decir, en alfabeto siríaco, tal como lo exigía el Sínodo.


Las cosas debían tomarse muy en serio en un momento en que los melquitas (o los católicos griegos) comenzaron a perder su cultura siríaca por el uso masivo del árabe. El patriarca maronita Simón Pedro Awad reiteró las cláusulas del Sínodo de 1744 en un nuevo Sínodo celebrado en 1755. Y de nuevo, un año después, el nuevo patriarca Tobia Pedro Khazen, reanudó todas las cláusulas en el Sínodo celebrado en 1756.


Más recientemente, el Sínodo Maronita de 2005 ordenó la preservación y el restablecimiento de la lengua y la cultura siríaca en todas las escuelas y universidades maronitas.


Imagen 3: Texto del Sínodo 2005


En su cláusula número 10, estipula:


«le synode exhorte les établissements rattachés à l'Eglise Maronite à élaborer un plan pratique pour raviver cette langue».

[trad.: «El sínodo exhorta a los establecimientos adscritos a la Iglesia Maronita a elaborar un plan práctico para revivir esta lengua»].

Y especifica:


«Les universités doivent oeuvrer pour enseigner la langue et le patrimoine intellectuel et litteraire syriaque. … Elles devront rassembler, publier, traduire ce patrimoine et l'integrer dans les programmes académiques»

[trad.: «Las universidades deben trabajar para enseñar la lengua siríaca y su patrimonio intelectual y literario… Tendrán que recoger, publicar, traducir este patrimonio e integrarlo en los programas académicos»].


El patriarca que más tuvo que luchar para preservar la lengua y la identidad siríaca del Líbano fue el patriarca Antonio Pedro Arida. Se enfrentaba a los desafíos del Gran Líbano. Su carta preparada por el Padre Rafael Bar Armalto expresa con confianza su visión del Líbano moderno. Fue escrita en 1946, 3 años después de la independencia del país. Dice: 


Imagen 4: Texto de Rafael Bar Armalto


«En esta carta, Su Beatitud mostró y expresó su amor y su querido deseo de que el idioma siríaco se enseñe en todos los monasterios y escuelas de nuestro bendito Líbano.

»¡Oh, qué frase tan loable y brillante! Que todos los habitantes de nuestro amado Líbano empiecen a parecerse a sus benditos padres.


»Y que vuelvan a aprender su lengua ancestral. Y que lo hablen como ayer y como antes (…)».


Y añade:

U nalfounoy, law bdayroto u bmadershoto bal7ud!

Élo of bkulhun boté dkuléh u7dono d Lévnon

7ésno mrido da Kristioné


[«Y que lo enseñen, no sólo en los monasterios y escuelas, (...) sino también en todas las casas de la Nación Libanesa, (...) fortaleza inexpugnable de los cristianos»].


«Rafael Bar-Armalto

Beirut, 25 de junio del año 1946 de nuestro Señor».


Imagen 5: Texto escolar de 1913

Hay un libro de texto escolar de 1913 (imagen 5) que nos muestra que, justo antes de «Kafno» (ܟܰܦܢܳܐ), el gran genocidio maronita de la Primera Guerra Mundial, nuestros hijos todavía estaban aprendiendo su idioma en la escuela.


En su pueblo natal de Bsharré, en el norte del Líbano, Gibran Khalil Gibran estudió siríaco en la escuela. Y se apegó a su lengua tanto como a su Valle Santo. En una de sus cartas a Mary Haskell, escribe:

«The Bible is Syriac literature in English words»

[trad.: «La Biblia es literatura siríaca en palabras inglesas»].


Esta breve definición nos muestra hasta qué punto adoraba su lengua siríaca. El siríaco estaba en todas partes. En nuestras escuelas, pueblos y campos.


Imagen 6: foto Escuela del Roble (école du chêne)


La enseñanza del siríaco tenía que seguir y seguir, sin importar las circunstancias, en la escuela o bajo el roble. Porque esto era la garantía de la vida, (...) de la libertad (...) y de nuestra presencia.


Uno de nuestros más grandes amantes del siríaco fue un «Malfono» (ܡܰܠܦܳܢܳܐ), es decir, un maestro; se trata del maestro de san Chárbel. Su nombre era José Kassab, conocido hoy como san Ne'metala El-Hardini. Una vez, sus estudiantes le preguntaron:


- «¿Tenemos que rezar siempre en siríaco?»


Y su respuesta fue:


- «No sólo mientras rezas. Hablen siempre en siríaco, en sus campos y en sus casas, en el trabajo y en el descanso, este es nuestro idioma».


No es posible abordar el tema de la lengua e identidad siríaca sin mencionar las cartas del filósofo Charles Malik. Este greco-ortodoxo cristiano escribió sus dos cartas a los maronitas en las que leemos:


«Los maronitas han recibido una antigua herencia Aramea-Siríaca, que los une histórica, cultural y religiosamente con los vestigios de la gran civilización aramea de Oriente.


»¿Quién es más digno que los maronitas de respetar, honrar, admirar, estudiar y perpetuar la lengua aramea? Se les ha dado. Es vivir en su quintaesencia. Ellos –no otros– son los principales responsables de esto, y no sólo de estudiarlo históricamente, teóricamente, y con la misma curiosidad que los europeos y los occidentales. Son los responsables de esto; por lo tanto, los vinculan cultural y espiritualmente a los elementos restantes de la civilización oriental y a la diáspora viviente en todo el mundo».

Luego Charles Malik añade:


«La lengua es el fenómeno más significativo de las civilizaciones, porque es la vida en sus significados más profundos; determina las raíces, los orígenes y la herencia; determina los linajes familiares.


»¿Por qué los maronitas han preservado su herencia aramea? ¿Fue preservada simplemente por coincidencia? ¿Es simplemente la naturaleza de las cosas que entendemos a través de la razón lo que les hizo preservarla? ¿Es simplemente su reclusión en su montaña inexpugnable?


»El creyente no está satisfecho con ninguna de estas explicaciones. Vive en la presencia de algo real más allá de la naturaleza y la mente, algo que rechaza las coincidencias en principio y en la práctica. Al menos el creyente se pregunta: ¿No tiene la Providencia una mano en este asunto?


»Si Dios existiera y su Providencia respecto a todo lo que existe, también existiera, incluyendo más allá y sobre todo al Hombre y su destino, ¿no es posible e incluso esperado que la supervivencia de los maronitas y su antigua herencia aramea tenga un propósito eterno especialmente en estos tiempos especiales y en esta región especial?»

El autor francés Rémy de Gourmont continúa en la misma perspectiva:

«Quand un peuple n'ose plus défendre sa langue, il est mur pour l’esclavage» .

[trad.: "Cuando un pueblo ya no se atreve a defender su lengua, está maduro y listo para la esclavitud].

Esta lengua, esta herencia, esta cultura, espiritualidad, filosofía e identidad es nuestro futuro. Somos responsables de ello. No tendremos excusas. Tenemos que trasmitir nuestro patrimonio ancestral a las generaciones venideras.


Syriac Maronite Union-Tur Levnon



Para leer el artículo en inglés.

También: Se puede ver el episodio 3 (en inglés) en la serie de televisión como se transmite por Nour Al-Sharq Tv.




89 vistas