La archiduquesa, el campanario y el tabernáculo

La emperatriz romano-germánica María Teresa de Austria se dirigió al monje Sarkis y le dijo: «Tendrás tu campana, y quiero que sea la más bella del Líbano».



Por: Dr. Amine Jules Iskandar

Syriac Maronite Union-Tur Levnon

Asociado de maronitas.org

Escrito para Ici Beyrouth


En una noche oscura y fría del año de gracia de 1760, el monje Sarkis, del pueblo de Ashqout, entra en el claustro del monasterio de Nuestra Señora de los Campos en Dlebta, en las alturas del Líbano. Bajo su gorro de monje maronita, con la cara baja, mirando las losas del suelo, se acerca a la iglesia con paso humilde y ligero, y apoya el pie en el fuste de una antigua columna. Tarareando una oración siríaca, coge la cuerda y empieza a tocar la campana para anunciar el servicio de medianoche.


La musicalidad de la campana comenzó a vibrar sobre los robles, los pinos y los cipreses, cuando un sordo golpe amortiguó el sonido y luego interrumpió el tañido. La campana de Nuestra Señora de los Campos acababa de romperse. Esta dama de bronce era «el orgullo del monasterio, el único que, en los malos tiempos, existía con el de Qannoubine en todo el Líbano», dicen Joseph Goudard y Henri Jalabert.


Fue un gran escándalo en todo Kesrouan. El monje Sarkis fue señalado, calumniado y culpado en todas partes. Sintiéndose desterrado, acabó yendo a Europa en busca de formas de remediar este desafortunado incidente. Tenía que fundir una nueva campana a toda costa.


Monasterio de Nuestra Señora de las Marismas en Dlebta ©Nada Raphael
Monasterio de Nuestra Señora de los Campos en Dlebta ©Nada Raphael

La archiduquesa de Austria


Llevaba ya varias semanas en Viena cuando una joven archiduquesa cayó gravemente enferma. Como algunos miembros de la corte le habían hablado a la emperatriz María Teresa de Austria de este monje extranjero con aires de santidad, ella lo mandó llamar.


Apareció el monje Sarkis, vestido con una sotana negra con cinturón maronita. Se arrodilló junto al lecho de la archiduquesa, abrió su libro de oraciones en siríaco y, tras el triple Qadish (santo) del trisagio, imploró a Nuestra Señora de los Campos para que curara a la moribunda. Ese mismo día la Archiduquesa abrió los ojos y ya estaba fuera de peligro.


La archiduquesa María Teresa de Austria, emperatriz romana alemana (Foto Wikimedia)
La archiduquesa María Teresa de Austria, emperatriz romano-germánica (Foto Wikimedia)

La emperatriz romano-germánica María Teresa de Austria se dirigió al monje Sarkis y le dijo:


«Tendrás tu campana, y quiero que sea la más bella del Líbano».

Esta campana prometida fue fundida en Venecia en 1766 y acompañada de muchos regalos para Nuestra Señora de los Campos: una custodia embellecida con piedras preciosas, cuatro ornamentos completos, cuatro cálices montados en filigrana, una magnífica pintura de la Virgen y, sobre todo, un tabernáculo de estilo barroco. Es una lástima que el cuadro de la Virgen María se perdiera en un naufragio en el mar.


El tabernáculo de Nuestra Señora de los Campos


En cuanto al tabernáculo, fue el resultado de un extraño encuentro entre la pompa barroca de la contrarreforma austriaca y la sencillez del ascetismo siro-maronita.


Flanqueado por dos ángeles dorados, está compuesto por un edículo que descansa sobre dos columnas jónicas. En el centro, el crucifijo rodeado de inscripciones en caracteres latinos y siríacos. Y es aquí donde el encuentro de estos dos mundos cristianos es más conmovedor.


El monje Sarkis sólo pudo trazar estos caracteres siríacos en tres trozos de papel. Dos inscripciones se reprodujeron en las placas de plata de la base del tabernáculo, mientras que la tercera adorna el tímpano que cubre al crucifijo.


El tabernáculo de Notre-Dame-des-Champs
El tabernáculo de Nuestra Señora de los Campos

El artista austriaco o veneciano reprodujo bellamente los textos latinos y austriacos, mientras que las inscripciones garshuni en letras siríacas fueron rediseñadas sin la menor noción de ese alfabeto. El texto del tímpano se grabó incluso al revés, ya que el monje no especificó en qué sentido debía llevar su papel. En todas partes, las letras del alfabeto siríaco, utilizadas como simples dibujos, son difíciles de descifrar. Así, los 'Ain son más altos que los Lomad, los Pe y los Qof son alargados, casi tumbados, y los Olaph finales están anormalmente curvados como si fueran Pe.


el epígrafe fechado en 1755 que menciona al Padre Dib en la entrada de la iglesia
El epígrafe fechado en 1755 que menciona al Padre Dib en la entrada de la iglesia

Pero una vez descifrado, el texto en garshuni de las dos placas inferiores dice:


«En el año mil setecientos setenta, yo, el humilde servidor, el padre Sarkis de Ashkut, suplico su generosidad, por gratitud y misa para todos los que nos apoyan en la caridad».

Y en el tímpano que cubre al crucifijo se lee al revés:


«Nuestra Señora de los Campos, propiedad (waqf) del monasterio».

La inscripción del tabernáculo, grabada al revés, sobre el crucifijo.
La inscripción del tabernáculo, grabada al revés, sobre el crucifijo.

Las dos placas en la base del tabernáculo
Las dos placas en la base del tabernáculo

Fiestas en el Monte Líbano


Cuando este tesoro llegó al Líbano, el país estaba de fiesta y todo Kesrouan cantaba las alabanzas de la archiduquesa y emperatriz romano-germánica.


Los himnos a la Virgen subían de todos los valles con olor a incienso. La emperatriz y el monje se engalanaron de las más deslumbrantes metáforas. El padre Moussa Dib incluso pintó un nuevo cuadro para sustituir el del naufragio, con la emperatriz y el monje Sarkis junto a la Santísima Virgen.


Cuando los ornamentos y los cálices entraron en el monasterio, y sobre todo cuando se montó la campana imperial en su torre, «fue algo tan magnífico que todo el mundo vino a verlo (...) La gente vino de lejos, de Beirut, de Sidón, incluso de Jerusalén, dicen. Los drusos y los metuali (n. de. tr.: término arcaico que solía usarse específicamente para referirse a los chiítas libaneses en el pasado) no fueron los últimos en llegar», dicen los padres Goudard y Jalabert.


Nuestras Señora de los Campos alcanzó gran fama. La única hija del príncipe reinante, Youssef Chehab, también se curó gracias a las oraciones del superior de este monasterio, el padre Pierre Dib, célebre por su santidad y cuyo nombre está grabado en el epígrafe siríaco de la iglesia con fecha de 1755. El Príncipe del Líbano se bautizó entonces al mismo tiempo que su hija, con lo que su dinastía se convirtió al cristianismo.


El monje Sarkis sólo se enteró de esta gloria por correspondencia. Murió en Europa sin haber visto nunca su retrato junto a la Virgen y a la Emperatriz, ni tampoco el tabernáculo del ábside de Nuestra Señora de los Campos, que tanto había amado.


 

Leer el artículo en francés (texto original): L’archiduchesse, le clocher et le tabernacle


Leer el artículo en inglés: The Archduchess, the Bell Tower and the Tabernacle











58 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo