La audacia de un desafío

Actualizado: 10 dic 2021

« Un país no puede construirse sin historia, sin arte, sin patrimonio verde o construido, sin identidad y sin el lenguaje que expresa esa identidad y la inscribe en la realidad tangible»: Dr. Amine Iskandar

Centro de Beirut. Cortesía de la foto: icibeyrouth

Por: Dr. Amine Jules Iskandar

Syriac Maronite Union-Tur Levnon

Asociado de maronitas.org

Escrito para Ici Beyrouth


Desde su independencia, el Líbano nunca ha intentado construirse sobre bases sólidas, ni darse una identidad, ni siquiera una razón de ser. Ya en 1949, apenas tres años después de la salida de los últimos soldados y funcionarios franceses, Georges Naccache, al regresar de un viaje, se escandalizó por el estado de decadencia y «libertinaje» de su país. En pocos meses, todo se había descompuesto y desmoronado. El Líbano ya estaba siendo deconstruido. Los cables eléctricos estaban tirados aquí y allá, las casetas telefónicas inservibles estaban junto a otras que debían sustituirlas. El lamentable estado de las carreteras y de los edificios públicos, la actitud de los funcionarios y de los agentes, «todas las imágenes que evocan la angustia de las cosas desgobernadas» sublevaron a este periodista en su dolorosa lucidez frente al letargo generalizado.


La temeridad de este Estado sin visión y sin conciencia fue cuestionada por personalidades como los presidentes Alfred Naccache y Emile Eddé, intelectuales como Charles Corm y Fouad Ephrem Boustani, y prelados como el patriarca Antoine Pedro Arida y el obispo Ignatios Moubarac de Beirut. Todos ellos se opusieron a la política mercantilista e irresponsable de Bechara el Khoury, a quien el patriarca llegó a excomulgar. Para estos intelectuales, la nación no podía construirse sobre un vacío de identidad. El Volkstum, o cultura nacional, tal y como lo definió Johann Fichte, era la condición sine qua non para la construcción de un Estado estable. Charles Corm escribió un libro sobre el arte fenicio, y el patriarca maronita publicó libros de texto para aprender la lengua siríaca. El obispo Ignatios de Beirut insistió en la pertenencia del Líbano al mundo mediterráneo, y el maestro Boustani denunció la pertenencia culturalmente injustificada del país a la Liga Árabe. Sin embargo, todas estas advertencias fueron ignoradas mientras las dinastías de feudales que hicieron de la política un asunto de familia, se enorgullecían de su virtuosismo para reinventar los equilibrios comunitarios.


Estos equilibrios se obtuvieron vaciando ambos lados de la balanza. El vacío pesaba con la nada. La historia oficial suprimió todos los siglos que van desde el final de la Fenicia Pagana hasta el comienzo de la dinastía Maan, es decir, precisamente el período en el que se formó la Iglesia Maronita y en el que el Islam llegó al Levante. En este desierto cultural se dio rienda suelta a todo tipo de especulaciones, haciendo de esta tierra un espacio completamente vacío en el que habrían desembarcado los componentes actuales después del siglo VII d.C.


Valor y audacia


Los paladines de la independencia han hecho todo lo posible por ahogar la historia, atacando indirectamente el patrimonio arquitectónico y urbano considerado sin valor. En su libro Totalitarisme et Avant-Gardes (i.e. «Totalitarismo y Vanguardia») el filósofo Philippe Sers demuestra el papel crucial que desempeña el arte no sólo en la construcción de la identidad y la espiritualidad, sino también en el proceso de liberación humana.


El arte desafía y denuncia y, al hacerlo, se enfrenta al totalitarismo que desenmascara y deconstruye. ¿Dónde está hoy nuestra resistencia frente a la milicia religiosa, terrorista y totalitaria? En nuestra máquina de producir profesionales, ¿qué hemos hecho con lo espiritual? Ya no sorprende ver a nuestra juventud salir como si fuera un simple hotel infestado. Georges Naccache escribió esta advertencia que podría haber sido escrita en la víspera del 17 de octubre de 2017: «Nos gobiernan violando todas las normas de conducta de las naciones. Vivimos en un equilibrio acrobático a merced del más mínimo incidente. El primer choque precipitará la debacle».


Maurice Gemayel había advertido repetidamente contra lo que llamaba la política del parcheo. Se necesitaba una acción decisiva, un giro radical. Se necesitaba valor y audacia. Pero prefirieron meter a Georges Naccache en la cárcel antes que enfrentarse al abismo. Prefirieron exiliar al obispo de Beirut, aislar al patriarca y dejar que Maurice Gemayel se derrumbara en el hemiciclo del Parlamento. Porque queríamos seguir abundando en las ilusiones, en la imagen quimérica del «país de los festivales» planeado como un festival y diseñado como un casino.


Conseguimos embellecer las situaciones más angustiosas con un maquillaje grotesco para evitar una revisión a fondo. Hemos inventado teorías que todas las filosofías contradicen. Nos hemos aferrado a interpretaciones erróneas del cristianismo para justificar nuestra laxitud ante el borrado de la identidad, la lengua, la demografía, la tierra y las fronteras.


  • No, el cristianismo no aboga por la desaparición de las naciones. Por el contrario, en su filosofía, considera a las naciones como personas, y dotadas de los mismos derechos inalienables en cuanto a la especificidad, la identidad y el derecho a la propiedad y, por lo tanto, al territorio.


  • No, un país no puede construirse sin historia, sin arte, sin patrimonio verde o construido, sin identidad y sin el lenguaje que expresa esa identidad y la inscribe en la realidad tangible.


  • No, la emigración está lejos de ser una cualidad fenicia de la que podamos estar orgullosos. Es sólo el síndrome de un amargo fracaso social.


  • No, el espíritu mercantil no es genéticamente fenicio, sino el comportamiento enfermizo de una mezquindad incompatible con la política responsable de las naciones.


Puente o mensaje


En el virtuosismo de nuestro vocabulario, hemos podido enmascarar una falta de franqueza y discernimiento. Así, el Líbano se ha autodenominado a veces «puente» y otras veces «mensaje», para no tener que admitir su incapacidad de ser lo que se supone que es: simplemente un país. A este respecto, Georges Naccache escribió, como si fuera hoy, «el Líbano, por miedo a ser simplemente lo que es, y a fuerza de no querer ser ni esto ni aquello, se da cuenta de que ahora corre el riesgo de no ser nada en absoluto».


Para muchos pensadores con visión de futuro, una iniciativa seria, valiente y radical sólo sería posible tras el colapso total de todas las instituciones estatales y privadas y cuando ya no haya nada que perder. Pero el colapso general ya se ha producido y nada cambia de comportamiento. Los profesionales de la política siguen siendo los campeones de los retoques y los «parches» en un país que nació muerto, en lugar de elaborar e iniciar un proceso concreto capaz de proyectar nuestro futuro.


¿Cuántas veces más vamos a «pagar el precio de los abrazos de Gemmayzé y Basta», por utilizar, una vez más, la premonitoria expresión de Georges Naccache? No es con eslóganes e imágenes emotivas como se salva un país a la deriva. Pero, ¿está realmente a la deriva? O, para ser más realistas, ¿existió alguna vez? Esa es la aterradora pregunta que todo el mundo está esquivando. El cuestionamiento tiene que producirse a nivel de las bases porque, como sabemos ahora, «dos negaciones nunca harán una nación».


 

Leer el artículo en francés (texto original): L’audace d’une remise en cause

Leer artículo en inglés: The Audacity to Question the Base