top of page

La Espiritualidad Maronita

Actualizado: 18 jun 2023

El espíritu de abnegación de los habitantes del Monte Líbano no era sólo un alejamiento o una retirada de las riquezas de este mundo, sino sobre todo una liberación de la mente y del corazón. Así, su espiritualidad, vivida en su vida cotidiana, se convirtió en el fundamento de su libertad, que acabaría asociándose al principio mismo del Líbano.

#maronites

Por: Dr. Amine Jules Iskandar

Syriac Maronite Union-Tur Levnon

Asociado de maronitas.org

Escrito para Ici Beyrouth

Publicado el 6 de mayo de 2023


El Líbano se construyó en torno a monasterios alrededor de los cuales se edificaron viviendas y campos en terrazas. Fue un trabajo a largo plazo, secular, a veces milenario, como las gotas de agua que erigen paciente y discretamente las estalagmitas. Fue al amparo de un poder otomano, autoproclamado califato, que estos pueblos se reconstruyeron, ampliaron, desarrollaron y prosperaron, sin hacer aspavientos. Esta resistencia milagrosa no puede entenderse sin comprender la espiritualidad que animaba al conjunto de esta sociedad montañesa.


En el monasterio de San Marón de Annaya, el peregrino descubre la reconstitución de una escena de la casa familiar de san Chárbel. De niño, vivió allí con sus padres, hermanos y hermanas. Su biografía destaca la devoción de los miembros de su familia, especialmente de su madre Brigitta. El espectador recuerda uno de esos casos especiales de hogares devotos que producen santos. Y, sin embargo, el relato nos muestra que esta condición no era excepcional; era la vida cotidiana de todos los componentes de esta población tan cercana a los Evangelios y a la tierra.


#maronitas
Una aldea del Monte Líbano. © Photothèque de la Bibliothèque Orientale de l’USJ.

El año litúrgico


La fe cristiana estaba en el corazón de la sociedad, definía su ritmo de vida, sus valores e incluso sus aspiraciones. No estaba en absoluto reservada a las misas dominicales y a las oraciones vespertinas, sino que dirigía y organizaba la vida, no como una religión, sino como una espiritualidad. Se encarnaba en el espíritu de humildad, abnegación y sencillez. La mitad del año litúrgico consistía en ayunos, y la segunda mitad incluía periodos de restricción de ciertos alimentos. Las oraciones acompañaban cada comida, así como las horas de vigilia y de sueño. El arado de los campos, el mantenimiento de los terraplenes y la recolección de las cosechas se realizaban al ritmo de himnos siríacos basados en versículos bíblicos.


Mucho más que las fiestas del calendario litúrgico, era el tiempo de ayuno el que ocupaba el corazón de la sociedad y regulaba su vida. Es este momento de privación, sentido como unión con Cristo, el que el obispo Simon Atallah presenta como un «acompañamiento o viaje, guiado por el propio Jesús». Los momentos de celebración venían sólo en segundo lugar, como realización de la experiencia de este encuentro con lo divino y su acogida. Toda la sociedad estaba en ósmosis total con su Iglesia, según el modelo de San Juan Crisóstomo, para quien nada diferencia a los monjes de los laicos, «salvo la cohabitación con una mujer».


La familia


Esta forma de «escatología moralizante», por citar al padre Michel Hayek, garantizaba la modestia, la humildad y el espíritu de sacrificio que están en el origen de toda empresa noble en la progresión de la humanidad. La unidad familiar maronita tomaba como ejemplo a la Sagrada Familia, de la que pretendía ser una reproducción en la medida de lo posible. Según esta concepción, la santidad no está fijada en el espacio ni en el tiempo. No se limita a las ermitas ni a los recintos de los monasterios, ni podría alcanzarse jamás. Está, citando al obispo Gabriel Barcleius, «en perpetuo crecimiento», evolucionando con la guía de Cristo, tanto en la experiencia individual como para la comunidad en su camino nacional.


La vida de estas personas giraba en torno a la Eucaristía, haciendo de la Hostia su centro. Toda la semana era una preparación para este momento de recibir el Cuerpo de Jesús. En torno a este valor central, explicitado por el Patriarca Esteban Douaihy, formaron lo que Jad Hatem llama «una comunidad eucarística». Y como tal han compuesto y estructurado su sociedad, empezando por sus parroquias. Mientras que la lengua siríaca designa la iglesia con la palabra 'idto, los maronitas han preferido el término knoushto, que se refiere a la reunión, a la comunidad.


#Bechara_RAI
Niñas delante de la iglesia de Santa Tecla en Chamet. © Photothèque de la Bibliothèque Orientale de l’USJ.

Los dos genocidios


En este estado de ánimo se reconstruyó el Líbano entre los dos genocidios que sufrió en 1283-1307 y en 1914-1918. En la Edad Media, los mamelucos habían devastado el país, despoblándolo, deforestándolo, arrasando sus pueblos y deportando a sus gentes. Y durante la Primera Guerra Mundial, los otomanos organizaron una hambruna que hizo que el Monte Líbano perdiera dos tercios de su población a causa de la muerte y el éxodo. Pero, ¿qué ocurrió entre estos dos cataclismos?


A principios del siglo XIV, la población cristiana había quedado reducida a una región entre Tannourine y la Gebbe de Bcharre. Jezzine y Deir el-Amar fueron devastadas, así como todos los pueblos y monasterios de Metn y Kesrouan. El patriarcado maronita consiguió mantenerse en Ilige hasta 1440, cuando se vio obligado a retirarse a Qannoubine, en la Qadicha. Esta vida casi troglodita duró hasta que los mamelucos se retiraron frente a los otomanos en 1516, dando paso a una nueva era. Esta era no tenía nada de la pompa de la Iglesia triunfante de Constantinopla, Roma o Bkerke. Fue una época de oración, ayuno y arado en la que campesinos, obispos y patriarcas vivían con extrema sencillez, pero en autosuficiencia. Fue durante estos cuatro siglos, entre 1516 y 1914, cuando se reconstruyeron todos los pueblos del Líbano.


La reconstrucción


El movimiento se desarrolló de norte a sur. Primero, hacia Aqoura y el país de Jbeil, luego hacia Kesrouan, Metn, Chouf, Jezzine, y hasta Qleiaa y más allá. En todas partes, los campesinos tuvieron que cavar la tierra para encontrar los cimientos de las iglesias arrasadas por los mamelucos dos siglos antes. Tuvieron que trabajar como aparceros antes de poder volver a comprar las tierras de sus antepasados.


Ni un solo campo fue recuperado por la fuerza de las armas. Ni una iglesia, ni un monasterio fueron recuperados por las guerras. Todo fue fruto del trabajo duro, de la estrecha colaboración con la Iglesia y de la inscripción en el territorio de los hitos de la fe que se convirtieron en símbolos de estabilidad y desarrollo. El monasterio fue el hospital, la escuela y el ayuntamiento. A través de sus relaciones con Toscana, Roma y Francia, aportó las nuevas técnicas de agricultura, panadería, farmacia y construcción. Pero el monasterio, sin el pueblo, no podía hacer nada.


Lejos de reducir la religión a un despliegue de marcadores territoriales, la sociedad vivía su fe en todos los ámbitos de la vida cotidiana. Fue esta profunda espiritualidad, vivida en la carne de Cristo, la que reconstruyó al Líbano de norte a sur. La sintieron los viajeros orientalistas o misioneros, pero también las demás poblaciones levantinas, que no podían permanecer insensibles ante ella. Chiitas y drusos han financiado o participado a menudo en la construcción de una iglesia, como en Nuestra Señora de Besri.

#sancharbel
El sacerdote y la iglesia de Mar Nohra en Btedee en 1899.

Liberación y libertad


La fuerza de estos constructores de pueblos suspendidos en las laderas del Líbano residía en su humildad, su dedicación y su extrema sencillez. Para el obispo Simon Atallah, esta abnegación no era sólo «un alejamiento o un retiro de las riquezas de este mundo, sino sobre todo una liberación de la mente y del corazón». Así, su espiritualidad, vivida en lo cotidiano, se convirtió en el fundamento de su libertad, que acabaría asociándose al principio mismo del Líbano.


Es esta Iglesia perseguida, atrincherada en las cuevas de Qannoubine, la que reconstruyó el Líbano entre 1516 y 1914, bajo el yugo otomano. Volviéndose espiritualmente hacia el cielo, conquistó la tierra, mientras que la Iglesia triunfante, que se estableció en la temporalidad, dejó atrás el alma y la fuerza del cristianismo. ¿Qué puede haber más revelador en esta gran historia de la construcción libanesa que el llamamiento del obispo Hector Douayhi formulando el deseo de que «la Iglesia Maronita acepte ser crucificada para que su causa sea victoriosa»?

#Iglesia-de-San-Charbel
El sacerdote y la Iglesia de Mar Nohra en Btedee en 1899.
 

Para leer el texto original en francés: La spiritualité maronite

91 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page